Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Venezuela tiene más de 17 mil infectados de Sida PDF Imprimir Correo
03-12-2009 a las 04:49:19

Desde el Hospital Universitario de Maracaibo, Rafael Villalobos constata cada día cómo crecen las estadísticas de enfermos con Sida: en 2008, se diagnosticaban 15 casos al mes; hoy, entre 24 y 25 casos.


Raydán Leal

 

 
  Rafael Villalobos: La transmisión sexual es la principal causa en el 99% de los casos de Sida
Foto: Vanessa Caldera

Rafael Villalobos es un catedrático que ha dedicado parte de su vida al estudio de las enfermedades tropicales. Actualmente es el jefe de la Cátedra de Medicina Tropical de la Facultad de Medicina de LUZ y es médico de la consulta VIH-Sida del Hospital Universitario de Maracaibo.


A propósito de la celebración del día internacional de la lucha contra el Sida, el 1 de diciembre de 2009, Villalobos, desde los micrófonos de LUZ Radio 102.9 FM en el programa Agenda Pública que conduce el profesor y periodista Jesús Urbina, habló del impacto del Sida en el planeta, en Latinoamérica y, particularmente, en Venezuela. ¿Qué tanto se ha avanzado, a partir del descubrimiento del primer caso de Sida, hace más de 20 años? ¿La preocupación mundial se ha traducido en un control de la enfermedad?

¿Por qué llamaríamos a esta enfermedad una pandemia?


Se calcula que en la actualidad alrededor de 40 millones de personas están afectadas por el Sida. Esta es una cifra importante. Esto representa para cualquier sistema de salud un peso nada desdeñable si tomamos en cuenta los costos de diagnóstico, hospitalización y tratamiento. La tenemos que considerar una pandemia porque afecta a todo el mundo y está en todos los continentes.

Si es un asunto de salud pública y de política de Estado, ¿por qué hay diferencia entre las pruebas del sector público y el privado?

 

La respuesta es el costo. No tiene el mismo costo una prueba Elisa o Elfa, que una prueba rápida. No puedo explicar por qué razón las clínicas utilizan las pruebas rápidas, pues no trabajo ahí. Una prueba de buena calidad que se llama Elisa de Tercera Generación, solamente determina la presencia de anticuerpos contra el VIH; la otra prueba de mayor complejidad se llama Elfa, que es la combinación de la prueba Elisa más inmunofluorescencia. Esta última tiene la ventaja de determinar anticuerpos contra el virus y un componente del virus que es el antígeno P24. Esto es un asunto de política del Estado. Aquí en Venezuela, las instituciones públicas tienen las mejores pruebas que existen en el mundo para hacer el diagnóstico. En eso, sí estamos bien. Nuestros hospitales tienen Elisa de Tercera Generación o el Elfa. Esto quiere decir que en las instituciones públicas las pruebas son confiables.

¿Cuál es el impacto hoy día de esta enfermedad?

 

África es el continente más afectado. Tiene el mayor número de casos de pacientes infectados y siguen teniendo el mayor número de casos proporcionalmente, aunque los últimos reportes dicen que está bajando la incidencia en el número de casos nuevos. En África ha habido gran mortalidad y eso hace –lamentablemente- que disminuya el número de infectados y por lo tanto el número de transmisores. África depende mucho de la ayuda de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuyos esquemas disponibles son los más sencillos, porque son los más económicos. La mayor fuerza de la OMS está concentrada ahí; por eso ha disminuido el número de casos, gracias al gran esfuerzo que están haciendo la OMS y muchas ONG’s.

¿Cómo está la situación en el resto de los continentes?


En segundo lugar está Europa; América en el tercero por Estados Unidos, México y Brasil, que son los países de América con el mayor número de casos. Esta clasificación es producto de la forma de propagación. En Venezuela, por ejemplo, la mayoría de los casos, podemos decir que 99%, son por transmisión sexual. Quedarían, en segundo lugar, las transmisiones verticales: madre e hijo. En tercer lugar, las transfusiones; y en cuarto lugar, quedarían los accidentes laborales y no laborales.

¿Cuál sería el impacto de la enfermedad en Venezuela?


Cifras oficiales no tenemos, porque el Ministerio tarda mucho en actualizar cifras. Pero cálculos recientes indican que en Venezuela hay por lo menos 17 mil infectados por el virus de inmunodeficiencia humana. El número crece, porque se diagnostica o se siguen diagnosticando pacientes. Particularmente, estoy diagnosticando más pacientes que el año pasado en el Hospital Universitario de Maracaibo. Antes, el año pasado, diagnosticaba en promedio 15 pacientes nuevos al mes. Este año, en estos últimos meses, he diagnosticado 24 ó 25 pacientes cada mes. Es decir, se percibe un incremento de aproximadamente 40%.

¿Ese aumento del 40% influiría para que el Estado forzara sus políticas públicas?


Lo que ocurre es que la enfermedad VIH-Sida depende de un aspecto individual, que es la conducta sexual. Mientras no cambien nuestras pautas de conducta sexual, si seguimos teniendo un comienzo de vida sexual a los 13 años, mientras no exista educación, ni preparación emocional ni siquiera física para la vida sexual, este factor seguirá siendo importante. Pero un Estado responsable que observa fenómenos como esos, inmediatamente pone en marcha una serie de medidas para atender la situación. En políticas de prevención, de educación, en los niveles básicos de la formación de los muchachos, quienes están llevando las riendas son las ONG’s. En esta materia, es allí donde verdaderamente se está haciendo algo.

¿El Estado está realmente sensibilizado con esta situación?


En Venezuela estamos bien. Hay sensibilidad y disponibilidad de lo que el Estado debe garantizar, como los medicamentos por ejemplo. Tanto, que no podemos envidiar a ningún país del mundo. En Venezuela, los pacientes de Sida tienen los mejores medicamentos que existen en el mercado. En fin, tenemos lo suficiente para dar un buen tratamiento a nuestros pacientes.  Lo que sí no tenemos son campañas públicas de prevención, ni en las escuelas, ni en las comunidades, ni en la sociedad en general. Esas campañas son fundamentales porque mientras no mejoremos nuestra conducta sexual, seguirá subiendo el número de casos.

¿Cuál sería el papel de las escuelas en la formación de la vida sexual?


La educación sexual, sin ser exagerados, debe comenzar desde el preescolar. Lo que lleva a situaciones más complejas, porque no es lo mismo hablarles a ciudadanos jóvenes de 17 ó 18 años que a niños de 11 ó 12 años. La forma de enfrentar la situación en ambos casos es diferente. Por eso no debemos esperar el bachillerato para tocar ese punto, sino desde el comienzo de la escuela primaria.

¿Puede determinarse si un joven o niño con este padecimiento ha recibido información sobre este mal?


Lamentablemente, de acuerdo con la dinámica de nuestras consultas, donde vemos a un volumen alto de pacientes, es obvio que  ese aspecto no se atiende debidamente, aunque sí llevamos una encuesta sobre el inicio de la vida sexual.

¿Existe la necesidad de adecuar las políticas públicas?


Definidamente hacen falta políticas públicas, privadas, de la sociedad, educativas, religiosas. Si logras establecer conductas sexuales sanas en la sociedad, enfrentas dos grandes problemas: el VIH-Sida y el embarazo precoz.

¿Estos pacientes experimentan algún tipo de rechazo?


Los pacientes son rechazados por las familias, por la comunidad, inclusive por los propios médicos.

 

 
  En Venezuela, los pacientes de Sida tienen los mejores medicamentos que existen en el mercado
Foto: Vanessa Caldera

¿Cuál es la orientación del tratamiento que se desarrolla hoy día en el mundo?


Con los medicamentos que tenemos no se ha podido lograr la cura definitiva de ningún paciente. Se sigue enfrentando la reproducción del virus, lo cual lleva a dos situaciones: si se detiene el deterioro del sistema inmunológico, el organismo tiene la capacidad de regenerar su sistema inmunológico, pero al existir reproducción, no se puede eliminar el virus del cuerpo, y el individuo deja el tratamiento y vuelve a recaer en la sintomatología.

¿Cuál o cuáles podrían ser la razones de abandono del tratamiento?


Muchos dicen que abandonan por los efectos colaterales de los medicamentos, que van desde dolor de cabeza, manifestaciones digestivas, dolor abdominal, diarrea, alteraciones del sueño, sensación de hormigueo y depresiones. De acuerdo con estudios, la depresión es una de las principales causas de abandono del tratamiento. En el Hospital Universitario, la consulta de Sida tiene el apoyo de la Unidad de Salud Mental. En todo caso, los efectos colaterales se han ido subsanando, porque cuando le indicamos un tratamiento al paciente, tenemos criterios para decidir cuál es el esquema a seguir.

Conviene saber


¿Por qué llamarla enfermedad?


El agente etiológico es el virus de inmunodeficiencia humana que produce la enfermedad VIH-Sida. Ella tiene tres fases claramente distinguidas. La primera etapa son las manifestaciones que pueden o no aparecer por la infección, se llama Síndrome Retroviral Agudo. Aunque la literatura dice que 80% de los infectados la presentan, sus síntomas son inespecíficos. Habitualmente se presenta como un cuadro viral catarral y eso no se diagnostica. La gente podría no saber, particularmente, que muchas otras enfermedades pueden tener formas abortivas o formas muy leves y no ser diagnosticadas.

 

Luego que pasa esa etapa inespecífica, el individuo cae en una etapa de latencia, donde no hay manifestaciones clínicas, que la llamamos infección VIH, donde el virus está produciendo su daño, está destruyendo las células blancas que son los linfocitos CD4, las células más importantes del sistema inmunológico del cuerpo. La última etapa, donde hay infecciones oportunistas o malignas asociadas, es lo que conocemos como Sida.

¿Con el deterioro del sistema inmunológico puede aparecer otro tipo de problemas?


Luego de 5 y 10 años, con el deterioro del sistema inmunológico, aparecen dos problemas que pueden manifestarse individualmente o en conjunto de individuos con inmunidad normal que llamamos infección oportunista y/o infecciones malignas.

¿Cómo se diagnostica esta enfermedad?


Cuando existe el antecedente epidemiológico, es decir, una pareja 0 positivo, o a un padre o madre de un niño 0 positivo, ahí tengo la certeza de que la persona está afectada. Pero el diagnóstico se hace habitualmente con pruebas celulósicas y existen de diferentes niveles de calidad.

¿Qué es una prueba serológica?


Es una prueba de sangre que determina la presencia de anticuerpos contra el virus. Existen pruebas de diferentes calidades. La Prueba Rápida la consideramos una prueba de pesquisaje. Dicho en otras palabras, es una prueba sencilla y rápida que se hace en una plaquita.

¿Por qué es una prueba de pesquisa?


Porque si es positiva, no se diagnostica, se tendrían que hacer pruebas específicas; y si es negativa y un paciente tiene síntomas, no niega que la persona esté infectada. Es una prueba que desafortunadamente hace la mayoría de las instituciones privadas, mientras que en las instituciones públicas se hacen dos tipos de prueba.

 





Última actualización ( 05-12-2009 a las 13:27:23 )
Me gusta

Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

LUZ en los medios

 

 

 

LUZ Periódico



 

 

 



images/stories/botones/twitter_logo.jpg

 

 

images/stories/botones/logo_facebook.jpg

 

 

 

images/stories/botones/vimeo.jpg

 

 


Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir