Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Desnutrición y falta de medicamentos amenazan la vida de embarazadas en Venezuela PDF Imprimir Correo
27-07-2018 a las 12:00:11

Las embarazadas en Venezuela carecen de garantías efectivas de alimentación, atención médica y medicinas en pleno avance de una crisis humanitaria que el Gobierno venezolano se niega a reconocer

 

Nayarith Gutiérrrez M.

Foto: Archivo

 

La crisis humanitaria y el hambre que arrecia a la población venezolana están afectando a las mujeres embarazadas. Según el reporte sobre situación nutricional elaborado por la fundación Cáritas Venezuela, entre enero y marzo de 2018, el 60 % de la mujeres embarazadas evaluadas presentan desnutrición en grados que van desde moderado hasta severo.

 

El estudio permitió evaluar a 278 mujeres embarazadas en distintas parroquias de 7 estados del país: Carabobo, Miranda, Vargas, Distrito Capital, Lara, Sucre y Zulia. El reporte precisa que 38 % de las futuras madres presentaron desnutrición severa, mientras que el 31 % mostró signos de desnutrición moderada.

 

El gineco-obstetra y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad del Zulia Noren Villalobos aseguró que toda mujer embarazada debe cumplir una dieta balanceada, con el consumo de suficientes proteínas para poder llevar un embarazo a feliz término y que el niño nazca sano.

 

La fundación Cáritas Venezuela trabajó como indicador en el estudio para evaluar el riesgo nutricional de la madre y del futuro hijo, la medida del brazo de las mujeres evaluadas, que permite reflejar la masa corporal total que incluye el tejido graso y muscular de la persona.

 

La investigación arrojó que las mujeres presentaban una circunferencia media del brazo menor a 24 centímetros, número establecido por las organizaciones internacionales para diagnosticar si existe un déficit nutricional. Algunas de las embarazadas con desnutrición severa, presentaron una circunferencia menor a 21 centímetros.  

 

El estudio evidencia que las embarazadas en Venezuela carecen de garantías efectivas de alimentación, atención médica y medicinas en pleno avance de una crisis humanitaria que el Estado venezolano se niega a reconocer; todo esto unado a la escasez y altos costos de alimentos y medicamentos.

 

El profesor de la cátedra Ginecología y Obstetricia de la Facultad de Medicina de LUZ Nasser Baabel destacó la importancia que tiene que las embarazadas se alimenten de manera balanceada para recibir las proteínas, los nutrientes, el ácido fólico y el hierro necesario para que el desarrollo del niño sea normal.

 

«Cuando una paciente no está bien nutrida, los valores hematológicos se distorsionan, aparece la anemia en algunos casos de manera carencial, que es capaz de provocar aumento en la morbilidad del recién nacido, incrementa los abortos y los partos prematuros; en consecuencia, aumenta la morbilidad y mortalidad neonatal», expresó Baabel.

 

A juicio del especialista en ginecología y obstetricia, el ácido fólico es esencial para disminuir los defectos del tubo neural, evitar las malformaciones neurológicas y de la columna.

 

Mortalidad infantil y materna en ascenso

 

La mortalidad infantil y materna en Venezuela va en aumento. Pese a que no existen cifras oficiales recientes, la escasez y la emergencia económica que vive el país y las fracasadas políticas de salud mantienen en riesgo a los niños recién nacidos y a sus madres.

 

De acuerdo al boletín epidemiológico de la semana 52 de 2016, el último publicado por el Ministerio del Poder Popular para la Salud, durante ese año murieron 11.466 menores de un año, lo que representó un incremento de 30,12 % en relación al 2015, cuando la cifra alcanzó 8.812 muertes. El documento registra que también se incrementó el número de fallecimientos de mujeres embarazadas de 456 en 2015 a 756 en 2016 que representa un 65,79 %.

 

Las estadísticas muestran que el estado Zulia ocupó el primer lugar en mortalidad infantil y materna. En 2016 fallecieron 107 mujeres en gestación y en 2015 se registraron 75 muertes; mientras la mortalidad infantil creció a 56,73 % con 1.409 muertes de niños menores de un año

 

El informe revela que las causas de los decesos fueron por hemorragias, hipertensión inducida por el embarazo, infecciones, embolia de coágulo sanguíneo obstétrica, desprendimiento prematuro de la placenta, hemorragias traqueobronquial originada en el período perinatal. 

 

El profesor de LUZ y  jefe del Servicio de Alto Riesgo Obstétrico del Hospital Universitario de Maracaibo, Noren Villalobos, confirmó que se han incrementado los casos de pacientes que presentan infecciones urinarias y hemorragias postparto. En la consulta de gineco-obstetricia de este hospital, se presentan casos de preeclampsia, infecciones urinarias y hemorragias.

 

«La frecuencia de mortalidad materna está aumentando debido a que en la mayoría de los casos el control prenatal no es adecuado, no tienen acceso a medicamentos, exámenes de laboratorio, ecogramas para detectar infecciones urinarias u otras patologías», señaló Villalobos.

 

Explicó que las infecciones urinarias e hipertensión traen como consecuencia partos prematuros. «Los neonatos no están preparados para nacer; no tienen la madurez desde el punto de vista pulmonar ni metabólicamente. Todo eso hace que los niños tengan más dificultad para sobrevivir, mientras más prematuros nazcan».

 

Las infecciones urinarias traen también como consecuencia que los niños que nacen prematuros pueden venir infectados y eso aumenta la morbilidad neonatal. Además, la carencia de medicamentos para la madre y para el bebé que aumentan la mortalidad de ambos.

 

Según el profesor Noren Villalobos, pese a que el Estado tiene la obligación de proveerles a las mujeres embarazadas los medicamentos necesarios para garantizar el sano desarrollo de su estado de gravidez, el acceso depende de la condición económica de la paciente. «Antes, en los centros de salud y hospitales se les proveía a las embarazadas de medicinas y vitaminas; pero en los últimos años solo se hacía en los Centros de Diagnóstico Integral (CDI)».

 

Embarazos de adolescentes

 

Los embarazos en adolescentes tienen aún mayor riesgo y necesitan de una atención más especializada. Según el profesor y gineco-obstetra Nasser Baabel, en algunos hospitales, la consulta de adolescentes embarazadas son atendidas aparte por todas las implicaciones que trae, sobre todo, si no cumple un control prenatal adecuado, si no recibe una alimentación balanceada, porque los riesgos son mayores.

 

El profesor Villalobos indicó que la inmadurez sistemática de las adolescentes embarazadas las hace más propensas en padecer las patologías que afectan a las mujeres en estado de gravidez que pone en riesgo la vida de la madre y del niño. A su juicio, es importante garantizar «un  control prenatal adecuado, las inmunizaciones necesarias, buena alimentación, realizarse cultivo al inicio del embarazo para prevenir las infecciones urinarias, buena comunicación del médico con la paciente para tener un mejor control del embarazo».





Última actualización ( 27-07-2018 a las 12:59:51 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir