Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
LUZ, la gran custodia del Teatro Baralt PDF Imprimir Correo
25-05-2018 a las 10:58:24

Hoy, cuando los centros culturales de la región y las instituciones de educación superior se resisten a las imposiciones gubernamentales, el Teatro Baralt y la Universidad del Zulia siguen siendo espacios autónomos para la expansión de todas las manifestaciones artísticas

 

Luis Gerardo Petit

 

Foto: Archivo

 

Desde 1955 —26 años antes de que fuese declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad—, el Teatro Baralt es tutelado por la Universidad del Zulia a través de la Fundación Teatro Baralt (Fundabaralt). Sus espacios han sido protagonistas de eventos trascendentales, como la proyección de las primeras producciones cinematográficas venezolanas: Muchachas bañándose en el lago de Maracaibo y Célebre especialista sacando muelas en el Gran Hotel Europa, pero también han marcado la historia cultural del Zulia por su trayectoria signada de luchas y conquistas.

 

Tras destituir al profesor Régulo Pachano de la dirección del Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez (CAMLB), el gobernador del Zulia, Omar Prieto, asomó la posibilidad de que lo «mismo ocurriría con el Teatro Baralt» y, el miércoles 23 de mayo de 2018, en un acto público, le ratificó al alcalde de Maracaibo, Willy Casanova, que «en las próximas horas tendrá el Teatro Baralt a su disposición para hacer cultura».

 

La presidenta de la Fundación Teatro Baralt, Jeanette Rincón, explica que el cambio de autoridad en el CAMLB tiene toda la legitimidad y la legalidad debido a que es el ejecutivo regional quien designa o quien decide sustituir a la directiva de la Fundación Centro de Arte Maracaibo Lía Bermúdez, pero enfatiza que la situación en el Teatro Baralt es completamente distinta. «No es una fundación de Estado la que administra el Baralt; es una fundación de la Universidad del Zulia, que tiene una participación mayoritaria, y es el rector de la universidad quien designa al presidente de la fundación».

 

El teatro Baralt es administrado y cuidado por la Fundación Teatro Baralt —creada en 1994 por la Universidad del Zulia— justamente cuando se trabajaba en función de la reapertura del teatro. La presidenta de Fundabaralt explica que, a principios del 2018, hubo una manifestación por parte de la Gobernación del Zulia en la que se expresó mantener los espacios del teatro abiertos los jueves, viernes y sábados para el accionar cultural de las comunidades; sin embargo, manifiesta que, en ningún momento, se ha planteado que el teatro deje de ser tutelado por la Universidad del Zulia porque, a su juicio, es un beneficio tanto para la institución como para el teatro. «Es un gran aporte de la universidad y es la fundación quién formal y legalmente hace uso, cuida y ofrece una programación para la ciudad en el Teatro Baralt, no es el ejecutivo regional».

 

Respecto a la petición de la Gobernación del Zulia, Rincón manifestó que tendrían que darse algunas condiciones que garanticen el financiamiento de las producciones, del espacio y del mantenimiento del teatro debido a que la fundación no recibe asignaciones presupuestarias de ninguna institución, sino que se sustenta en el autofinanciamiento por arrendamiento de espacios. «Si nosotros tuviésemos que tomar varios días de la semana para producir actividades gratuitas, necesitaríamos a alguien que financie no solamente la producción del evento, sino también el uso del espacio y el mantenimiento».

 

Desde su creación, el consejo directivo de la Fundación Teatro Baralt se ha caracterizado por ser un cuerpo colegiado integrado por representantes de la Universidad del Zulia, la Gobernación del estado Zulia, la Alcaldía de Maracaibo, el Centro Rafael Urdaneta (CRU), el Consejo Legislativo del estado Zulia y el Instituto de las Artes Escénicas y Musicales (IAEM), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura.

 

Aunque todos los representantes tienen la misma participación en cuanto a las decisiones sobre la programación y distribución de recursos, durante la gestión del gobernador Omar Prieto el representante de la gobernación ha estado ausente. «El Ejecutivo regional, junto con las otras instancias, tiene una participación en el consejo directivo, una participación que siempre hemos valorado mucho, porque la Fundación Teatro Baralt es una organización autónoma y plural», expresa Rincón, quien asegura que se han presentado «algunas situaciones incómodas que quizás se hubiesen podido evitar si nosotros tenemos a ese representante. Ya nos habían informado que un profesor iba a asumir la representación del ejecutivo, pero no se concretado esa presencia».

 

LUZ y el Baralt: identidad y unidad

135 años de historia

La presentación de la zarzuela Choza y Palacio — interpretada por un grupo de niñas del colegio La Inmaculada— marcó el inicio del Teatro Baralt el 24 de julio de 1883; sin embargo, 45 años después, el general Vicencio Pérez Soto, quien presidia el cargo de presidente del Zulia, ordenó y ejecutó la demolición del viejo teatro. Cuatro años más tarde, en 1932, se inaugura el nuevo Teatro Baralt en la misma esquina de las calles Venezuela y Urdaneta, ubicado en el Casco Central de Maracaibo.

 

La historia reciente del Teatro Baralt parte desde 1998, cuando se logró su reapertura gracias al esfuerzo de la Universidad del Zulia, del Centro Rafael Urdaneta y del antiguo Ministerio de Desarrollo Urbano (Mindur), después de permanecer por más de una década cerrado.

 

«El teatro ya estaba bajo la tutela de LUZ desde mediados del siglo pasado, pero lamentablemente sufre el cierre por el uso indiscriminado de los espacios y, cuando la corriente modernizadora quiso arrasar con el Teatro Baralt como se arrasó con El Saladillo, la Universidad del Zulia se plantó para defender el espacio», comenta la profesora Jeanette Rincón.

 

Documentos hemerográficos dan cuenta de que el trabajo de la Universidad del Zulia por mantener las puertas del teatro abiertas se inició a partir de 1973, cuando una comisión de la Dirección de Cultura presentó un informe ante el Consejo Universitario para demostrar el deterioro del edificio. Inmediatamente, las autoridades de LUZ autorizaron al Departamento de Planificación Física de la universidad para presentar un anteproyecto de reforma, que contempló el cierre del teatro para iniciar trabajos sustanciales, como la colocación de aire acondicionado, estudio acústico, eliminación de los palcos y ampliación de la platea para un aforo de mil personas.

 

El trabajo de la universidad se concentró entonces en la investigación histórica e iconográfica y en un levantamiento planimétrico del edificio con su respectivo análisis estructural. «Es la Universidad quien primero defiende que el teatro no sea destruido, que sea reabierto; luego quien acompaña todo el proceso de restauración, que fue un proceso muy bien pensado de una alta factura científica con elementos de museología, museografía, arqueología, antropología y, por supuesto, de arquitectura e ingeniería. Esa mezcla entre ciencia, arte y resguardo del patrimonio es un aporte que todavía no podemos cuantificar», rememora la profesora Jeanette Rincón.

 

Para el año 1986, con el auspicio del Mindur, se inician las labores de restauración, bajo la responsabilidad de un equipo pluriprofesional. 9 años más tarde —en 1995— el ministerio firmó un convenio con el CRU, mediante el cual se le transfiere la coordinación de los trabajos y la administración de los recursos necesarios para la culminación de la restauración. «El protagonismo de la Universidad del Zulia se hace más evidente en el momento que se crea la fundación, justamente, para poder canalizar los muchos recursos que estaban dispersos para poder financiar el trabajo de la restauración».

 

Por último, el Gobierno Regional otorga al CRU el aporte necesario para culminar la restauración del teatro y, finalmente, se produce su reapertura el 18 de julio de 1998, quedando bajo la tutela de la Universidad del Zulia y administrado por la Fundación Teatro Baralt, quienes han comprendido la responsabilidad pedagógica de este espacio propicio para la difusión del arte y para el rescate de la identidad cultural del Zulia. «Es a través de la Fundación Teatro Baralt que se logra reabrir el teatro y se ha logrado mantener el funcionamiento hasta hoy».


Debilitamiento del programa pedagógico

 

Desde su reapertura, en 1998, la Fundación Teatro Baralt dispuso de un programa permanente de carácter educativo y cultural denominado La escuela va al teatro, orientado a los niños de la región con la finalidad de incorporar a los programas de educación básica el estudio y comprensión del legado del Teatro Baralt en el quehacer cultural de la región como una manera de consolidar, en el niño y en sus familiares, los valores de nuestras tradiciones arquitectónicas, artísticas y culturales en general.

 

Sin embargo, hasta la gestión del exgobernador Francisco Arias Cárdenas, el programa contó con el apoyo de la Gobernación del Zulia para la contratación de autobuses. «Contábamos con un aporte del Ejecutivo regional para poder contratar los autobuses. Nosotros hacemos una programación gratuita, pero cómo ponemos a los niños allí si no contamos con un servicio de transporte digno, accesible y seguro para la ciudadanía», se pregunta la presidenta de Fundabaralt, quien afirma que el Estado no garantiza el acceso a los servicios culturales. «Más que estar apuntando a que los centros culturales no están haciendo una oferta, hay que apuntar a qué condiciones está generando el Estado venezolano y el Ejecutivo regional para que los niños puedan disfrutar de la oferta cultural que nosotros presentamos».





Última actualización ( 28-05-2018 a las 13:47:20 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir