Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
El Maczul apunta hacia su consolidación con nuevas metas en 2018 PDF Imprimir Correo
18-05-2018 a las 15:24:33

Los principales logros de la institución en la última década se evidencian en su reconquistada popularidad y su marcada resonancia en el movimiento cultural y artístico de la ciudad

 

Laura Nieto Carrillo


20 años atan al Museo de Arte Contemporáneo del Zulia (Maczul) a la memoria popular del estado. Sus 13 mil metros cuadrados de construcción, ubicados en la prolongación Cecilio Acosta con avenida Universidad, se consolidan como un punto de referencia para los maracaiberos que han atesorado su patrimonio cultural y su imaginario colectivo dentro de la fachada diseñada por la arquitecto Thaís Ferrer de Molero. Hoy, son cientas las obras plásticas que, tras 2 décadas, continúan llenando de vida las 5 salas de exposición que integran el complejo artístico y que, con mayor convicción, se mantienen abiertas este 2018.

 

De miércoles a domingos, este complejo se convierte en una alternativa para los niños, jóvenes y adultos zulianos que desean refugiarse de los problemas cotidianos en un espacio donde la creatividad, la sensibilidad y la estética sirven como herramientas para reflexionar e idear soluciones a través de sus proyectos educativos y actividades culturales diarias.

 

Para la profesora de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad del Zulia y presidenta de la junta directiva de la Fundación Museo de Arte Contemporáneo del Zulia, Anabelí Vera, si bien la crítica coyuntura venezolana ha afectado al museo, les corresponde a las instituciones culturales y, precisamente al Maczul, funcionar como punto de encuentro entre los ciudadanos.

 

«En Maracaibo, las instituciones culturales son las que están dando el ejemplo de lo que es mantener sus actividades y una presencia permanente dentro de la comunidad sin parar un día. Somos modelo de institucionalidad. Somos un espacio de encuentro, de cultura y de pluralidad; y eso lo debemos promover ahora más que nunca. El museo está abierto y dentro está vivo. Es como un oasis dentro del desierto», afirma.

 

Gestión contemporánea

 

La esencia innovadora que caracteriza al arte contemporáneo trasciende del lienzo para actuar como un elemento que impulsa el trabajo de quienes forman parte del equipo del Museo de Arte Contemporáneo del Zulia. En vísperas de su próximo aniversario, el 24 de octubre de 2018, son múltiples las iniciativas y proyectos que, desde la junta directiva de la institución, tienen como objetivo continuar con la labor desarrollada por la arquitecto, artista plástica, expresidenta y miembro de la actual junta directiva, Lourdes Peñaranda, para fortalecer su perfil como, justamente, «museo de arte contemporáneo».

 

Anabelí Vera define que la misión del Maczul, desde esta perspectiva, está enmarcada en el primero de 5 ejes de trabajo fundamentales, el de las colecciones y exposiciones. Para la presidenta de la Fundación Museo de Arte Contemporáneo del Zulia, incrementar la disfunción de las obras que constituyen la colección propia del museo —así como diversificarla hacia otras áreas como el diseño y la arquitectura— es importante para esta nueva etapa de acercamiento hacia las comunidades. «El museo, como cualquier otro, se define inicialmente por su colección. Cuando uno va a un museo quiere ver su colección de forma permanente».

 

La arquitecto y museóloga considera que la labor de la institución de arte zuliana es seguir mostrando obras que permitan a la gente no solo de la producción plástica de un artista, sino de sus reflexiones en torno a la realidad del mundo actual que se materializa en sus creaciones y en su discurso expositivo. «Esas miradas que el artista permite hacer de la realidad son la misión del museo, que se vea esa otra realidad que solo el artista tiene la sensibilidad y la capacidad de traducirnos para que la gente tenga otras formas de ver el mundo».

 

En ese sentido, expone que se encuentra evaluando la instalación de una sala exclusiva y de nuevas exposiciones itinerantes que permitan a los zulianos disfrutar de la exhibición del patrimonio artístico y cultural que conserva el Maczul, pero que —asegura— es de todos. Así mismo, promete el reforzamiento de programas iniciados desde hace tiempo, como el establecimiento de espacios alternos en los hoteles Kristoff y Maruma.

 

También, como parte de los proyectos, Anabelí Vera resalta el interés por fortalecer el rol educador del Maczul dentro del Zulia mediante la realización de proyectos permanentes que permitan a niños, jóvenes y adultos desarrollar su sensibilidad a través del cine, la danza, la pintura y otras actividades lúdicas dentro y fuera de la ciudad.

 

Mientras que, en relación al mantenimiento de las instalaciones, indica que, pese a que el Maczul está sufriendo las consecuencias de la crisis nacional, entre los planes a ejecutar durante su gestión está recuperar el edificio y sus jardines. Todo ello, partiendo de una reorganización institucional que permita mejorar las condiciones de trabajo, formar al personal y adaptar los reclamos y manuales de procedimientos a los tiempos modernos.

 

«El enfoque es que nuestra labor dentro de nuestra sociedad, en estas circunstancias, llegue a más lugares del estado Zulia, que los planes y proyectos que desarrollamos dentro de nuestros nuevos programas sirvan de modelos para otras instituciones; que nuestra actividad, que nuestras ansias de seguir manteniendo el museo abierto en tiempo de crisis, sea ejemplo para otras instituciones», asegura.

 

Trabajo en equipo

 

La responsabilidad de servir a la región como espacios para el desarrollo intelectual y cultural de los ciudadanos afianza la relación que, a partir 1998, unen al Maczul con la Universidad del Zulia —y otros organismos de la región—, cuando un grupo de mujeres y hombres de la casa de estudios, sensibilizados por el arte y sus cultores, impulsó el proyecto de este complejo cultural.

 

Anabelí Vera explica que «el apoyo y la ayuda de la universidad es invalorable para el Museo» porque en la actualidad, son múltiples los beneficios que ambas instituciones obtienen de este vínculo, al convertirse en una oportunidad para compartir el talento humano que —desde los salones de clases o las salas de exposiciones— demuestra pasión por preservar y difundir el patrimonio artístico del Zulia, Venezuela y el Caribe.

 

Para la museóloga, fortalecer y constituir nuevas alianzas que apoyen la labor que desde LUZ y el Maczul se realiza es también uno de los objetivos principales para este año.

 

Ser «amigo Maczul» es, para la empresas y organizaciones venezolanas, una de las máximas representaciones de su compromiso con la sociedad y su entorno. De allí que sean múltiples las expresiones de agradecimiento que se extienden a lo largo de las salas, jardines y pasillos que componen su fachada. «Seguimos manteniendo distintos tipos de alianza. Hablamos de diversificación y eso lo aplicamos a todas las áreas», comenta Vera.

 

Programación para todo público

 

Los principales logros del Museo de Arte Contemporáneo del Zulia en la última década se evidencian en su reconquistada popularidad y su marcada resonancia en el movimiento cultural y artístico de la ciudad. Exposiciones guiadas, talleres abiertos, conversatorios, cursos, conciertos y proyecciones cinematográficas comprenden parte de la oferta de entretenimiento y formación que brinda mensualmente al público maracaibero este ícono regional a través de programas como Cine en el Museo, Sala abierta, Una mañana en el museo, Escolarte, Danza en el Museo y Yoga en el Museo. «Necesitamos espacios de encuentro, y el Museo es y debe serlo siempre. Queremos reforzar que vengan los colegios y la gente, que hagan las visitas guiadas, que vengan a los encuentros», reitera.  

 

Un espacio de hiperconectividad

 

Con el propósito de celebrar el Día Internacional de los Museos, el Maczul se unió al Consejo Internacional de Museos para acoger el tema Museos hiperconectados: Enfoques nuevos, públicos nuevos, promovido este año. Durante el jueves 17 y el viernes 18 de mayo de 2018, el público marabino disfrutó de una programación de actividades diversas, de manera gratuita.

 

El compositor y músico electrónico Miguel Noya fue el encargado de dar inicio a la actividad en el Centro de Información y Documentación de Arte y Cultura, en la planta baja del Maczul, donde conversó, a partir de las 4:00 de la tarde, sobre este género, su evolución con la tecnología y su desarrollo en Venezuela y el mundo.

 

Posteriormente, a las 5:00 de la tarde, se inauguró, en la Sala base, la exposición multimedia Borlars, una obra de Carlos Conde; mientras que, en la Sala lateral, se dio apertura a la exposición Planteamiento de un poema del artista Ángel Leiva, para finalizar el día con la muestra de Algoritmos sónicos, un proyecto desarrollado por ETNOE3 que rinde tributo a la tradiciones propias de las etnias indígenas y africanas a través de la fusión de sus sonidos con la moderna música electrónica, esto en el marco del estreno del programa Intervenciones sonoras.

 

Por su parte, el viernes, las instalaciones de Totuma Café, ubicadas en la terraza del museo, sirvieron de escenario para la clausura del evento, con la conferencias sobre La Interconectividad mundial y La presencia cultural en las plataformas digitales y social media en el MACZUL, a cargo de la directora de Wepaa Latinoamérica, Estefanía Semprún, y Melannie Sarcos, estratega de medios digitales de la agencia.





Última actualización ( 18-05-2018 a las 15:36:47 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir