Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Universitarios exigen la implementación correcta de los aumentos salariales PDF Imprimir Correo
10-05-2018 a las 11:02:02

Profesores, empleados y obreros de la Universidad del Zulia protestaron el 9 de mayo de 2018 en rechazo al desconocimiento por parte del MPPEUCT del 50 % de aumento salarial otorgado en abril al sector universitario


LUZ Agencia de Noticias

 

En un acto público realizado el 3 de abril de 2018, el presidente Nicolás Maduro anunció un aumento del 50 % para el sector universitario, con vigencia a partir del 1.° de abril del 2018. Casi un mes después y a propósito del Día del Trabajador, el Ejecutivo aprobó un aumento del salario mínimo nacional que ocasiona un impactó en las tablas salariales del sector universitario.

 

En la III Convención Colectiva del Sector Universitario (III CCU) no se contemplaron aumentos adicionales para este sector, sino que se aprobó el inicio de las tablas salariales en 1,5 salarios mínimos para la escala más baja de los trabajadores, por lo que los aumentos estarían a la par de los decretados por el Gobierno nacional para el resto de los trabajadores del país a través del salario mínimo nacional.

 

El instrumento de cálculo enviado por la Oficina de Planificación del Sector Universitario (Opsu) a las instituciones de educación universitaria no contempla los aumentos salariales del 50 % y del salario mínimo que corresponden a este sector. El coordinador del área docente de la Federación de Trabajadores Universitarios de Venezuela (FTUV), Telémaco Figueroa, explicó que con el aumento del 50 % se ubicó en 2,25 la cantidad de salarios mínimos de la que deben partir las tablas salariales. «Si hubo un incremento especial para los trabajadores universitarios, eso fue lineal para todas las escalas de la tabla salarial, incluyendo la primera escala que subió de 1,5 a 2,25 salarios mínimos y que, multiplicado por 1 millón de bolívares del salario mínimo, serían 2 millones 250 mil bolívares como punto de arranque para la tablas».

 

Aseguró que, a partir del decreto presidencial de aumento del 50 % en abril, los trabajadores universitarios adquirieron el derecho a calcular sus salarios en base a 2,25 salarios mínimos, por lo que no debe haber cuestionamientos al respecto. «Cualquier tabla salarial tiene que arrancar de 2,25 salarios mínimos en el primer nivel de los obreros y, de allí, las siguientes escalas; si no es así, esa tabla no sirve».

 

A partir del instrumento de cálculo enviado por la Opsu, también la Federación de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv) convocó a sus agremiados a una jornada de protesta nacional que incluyó un paro nacional por 12 horas el 9 de mayo y otro de 24 horas planteado para el 15 de mayo de 2018.

 

La Federación Nacional de Sindicatos Profesionales Universitarios en Funciones Profesionales en la Administración de las Universidades de Venezuela (Fenasipruv) anunció que se plegarían a las 2 jornadas de protesta planteadas por la Fapuv para el 9 y el 15 de mayo de 2018. Asimismo, mediante un documento público, los sindicatos federados en la Fenasipruv se declararon en conflicto nacional y expresaron la agudización de las protestas «hasta que el MPPEUCT envíe el correspondiente instructivo corrigiendo el exabrupto cometido y respetando nuestros derechos constitucionales y laborales».

 

LUZ en protesta

 

Desde la Universidad del Zulia, la alianza intergremial entre el Sindicato de Obreros, la Asociación Sindical de Empleados y la Asociación de Profesores acordó convocar a sus agremiados a la jornada de protesta nacional que se efectuó el 9 de mayo de 2018.

 

La intersección entre la avenida Universidad y la calle Cecilio Acosta de Maracaibo sirvió como espacio para la protesta que unió a profesores, empleados y obreros en la lucha por las reivindicaciones laborales de los universitarios. El presidente encargado de la Asociación de Profesores del Zulia, Álvaro Soto, expresó que el gobierno tiene como política equivocarse en el cálculo de las tablas salariales. «Ya lo han hecho anteriormente. Nos han negado aumentos que nos corresponden como empleados públicos».

 

El presidente de Asdeluz, Julio Villalobos, informó que la jornada de protesta realizada el 9 de mayo de 2018 tuvo como foco la aplicación correcta de los aumentos salariales que incluye el 50 % decretado por el presidente Maduro para el sector universitario y el aumento del salario mínimo. «Esos 2 aumentos tienen que ser bien aplicados para los universitarios. Lamentablemente, las tablas y el instructivo enviado a las universidades no lo aplican. Hay una reducción importante y una mala aplicación de esos aumentos».

 

En espera de la IV CCU
Mientras gremios como Asdeluz exigen el inicio inmediato de la discusión de la IV Convención Colectiva Única, el coordinador del área docente de la FTUV, Telémaco Figueroa, expresó que hasta el momento no se ha planteado el inicio de esa discusión «porque esta convención colectiva —la III CCU— se vence en diciembre y qué proyecto podemos meter si no está claro el panorama económico, no sabemos si se va a aclarar o si vamos a derrotar la guerra económica y la inflación».
A la lucha salarial, Villalobos suma la falta de dotación de uniformes que se adeuda desde 2016 y que, pese a diferentes gestiones realizadas directamente en el MPPEUCT, no han logrado respuesta sobre este beneficio. Además, de los problemas presupuestarios que enfrentan los Servicios Médico Odontológicos de los empleados administrativos y de la exigencia del adelanto de la próxima Convención Colectiva Única del sector universitario.

 

El secretario general encargado de Soluz, Nerio Meleán, aseguró que la protesta del 9 de mayo de 2018 fue la primera de muchas jornadas que se realizarán en la lucha por salarios dignos. «Queremos hacerle entender al gobierno que no es la política correcta, que debe reunirse con el trabajador universitario y con los estudiantes para buscar salidas que sean satisfactorias para todos. Nosotros no vivimos de promesas porque con promesas no llenamos nuestros estómagos, no llevamos a nuestros hijos al colegio, ni venimos a trabajar porque el sueldo no alcanza ni para los pasajes».

 

Soto aseguró que actualmente los profesores universitarios «gastan una fortuna al tener que ir a la universidad, sin contar que la alimentación es prohibitiva y que se consiguen con los apagones constantes que deterioran nuestro sistema educativo integral y la vida del ciudadano». Asimismo, destacó que las preocupaciones de los trabajadores universitarios no solo tienen que ver con los sueldos, sino también con que «las universidades se están cayendo a pedazos, la investigación ha desaparecido, estamos trabajando en un horario de contingencia y nos van obligando al cierre de la universidad, a no poder trabajar».

 

Los gremios de la Universidad del Zulia coincidieron en que, de no ser escuchadas sus peticiones por parte del MPPEUCT, radicalizarán las acciones de protesta.


Por debajo de los maestros

 

La II Convención Colectiva, aprobada recientemente para los maestros y el personal obrero y administrativo del Ministerio del Poder Popular para la Educación, contempla un ajuste de la tabla salarial a partir de 2.382.151 para el primer escalafón de los docentes graduados y que asciende a 3.191.830 bolívares con las primas salariales básicas.

 

En el caso de los profesores universitarios, las tablas salariales enviadas recientemente por la Opsu establecen un salario básico de 2.132.470 bolívares para los auxiliares docentes a tiempo completo, lo que ubica a los profesores universitarios por debajo de los maestros de educación básica y secundaria.

 

Al respecto, el coordinador del área docente de la FTUV, Telémaco Figueroa, aseguró que la diferencia entre las tablas salariales de los maestros y los profesores universitarios es motivo de lucha por las reivindicaciones salariales. «No puede ser que un profesor instructor a tiempo completo esté ganando menos que un docente no graduado de educación básica. Aun partiendo del 2,25 y con el aumento del 1.° de mayo de 2018, quedaríamos por debajo de un maestro no graduado. Nosotros no aceptamos estar por debajo de la escala salarial de educación básica, aunque creemos que es una conquista de ellos, que es justa y que, incluso, con la inflación se termina desbaratando también. Respetamos eso y es bueno que lo hayan conseguido, pero nosotros consideramos que un docente universitario no puede estar por debajo de un maestro de educación básica y secundaria, y mucho menos por debajo de un maestro no graduado».

 

Por su parte, el presidente encargado de la Asociación de Profesores del Zulia, Álvaro Soto, destacó: «No diré que no es concebible que un bachiller tipo I gane cinco millones de bolívares, porque todos los venezolanos se merecen, de acuerdo a la ley, que su trabajo sea remunerado conforme a las condiciones económicas del país, pero no es posible que un profesor titular con 25 años de antigüedad y doctorado también gane 5 millones de bolívares».





Última actualización ( 10-05-2018 a las 11:15:51 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir