Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
CNE aleja los comicios venezolanos de las garantías constitucionales PDF Imprimir Correo
18-04-2018 a las 11:33:11

José Vicente Haro, presidente de la Asociación Venezolana de Derecho Constitucional, afirma que en el país no existen condiciones para tener elecciones libres, justas y transparentes


Luis Gerardo Petit

 

Aunque en la legislación están establecidas, el sistema electoral venezolano —en la práctica— adolece de garantías que permitan a los ciudadanos elegir a sus gobernantes en condiciones libres, justas y transparentes mediante el ejercicio pleno del derecho al sufragio universal, directo y secreto.

 

La falta de independencia entre los poderes públicos y, en definitiva, la pérdida absoluta de un Estado social y de derecho, han permitido que el Consejo Nacional Electoral (CNE) retrase o adelante la convocatoria a elecciones y establezca regulaciones y normas a favor o en contra de un grupo político, lo que reitera la falta de neutralidad y el detrimento de los valores y principios que rigen un Estado democrático.

 

De acuerdo con José Vicente Haro, abogado constitucionalista y profesor de derecho constitucional en la Universidad Central de Venezuela, en el país no existen condiciones ni garantías para tener elecciones libres, justas y transparentes. A su juicio, la base del problema radica, no solo en cómo se aplica la Ley Orgánica de Procesos Electorales (Lopre) y su reglamento, sino en las autoridades del Poder Electoral. «Mientras los rectores no sean autónomos y no estén apegados a la Constitución, sino que sigan las directrices político partidistas del oficialismo, no vamos a tener elecciones libres y transparentes; garantías que están establecidas en la Constitución y que, de alguna manera, están desarrolladas en la ley».

 

El Poder Electoral venezolano —a criterio del también presidente de la Asociación Venezolana de Derecho Constitucional— no es independiente ni autónomo. «Las autoridades del CNE han demostrado su vinculación política directa con el régimen y han seguido sus instrucciones para socavar el derecho humano de carácter político al sufragio, impidiendo que el voto represente realmente una elección».

 

Desde el 2009, cuando fue aprobada por la mayoría oficialista de la antigua Asamblea Nacional, la Ley Orgánica de Procesos Electorales legalizó un sistema electoral mayoritario, contrario a la personalización del sufragio y a la representación proporcional que establece la Constitución en su artículo número 63. Investigadores del programa Integridad Electoral Venezuela de la Universidad Católica Andrés Bello consideran que la ley, además de violar la carta magna, desvirtuó el sistema electoral y permitió a las autoridades del CNE modificar las normativas y convocatorias bajo su discrecionalidad.

 

«El problema radica en cómo el CNE aplica la ley y el reglamento al margen de la Constitución», indica el profesor José Vicente Haro al explicar que el texto constitucional establece un sistema electoral mixto. «Se debe cumplir con el principio de proporcionalidad y el de personalización del voto. Es decir, debe haber un equilibrio y respeto al principio de la representación de las minorías; pero, en todo caso, se debe respetar la regla de un elector, un voto».

 

El incumplimiento de las normas establecidas en la Constitución de la República se ha perpetuado con el aval de los magistrados de las salas Constitucional y Electoral del Tribunal Supremo de Justicia y de la antigua Asamblea Nacional que, a través de sentencias, normativas y leyes, han vulnerado los principios de igualdad, confiabilidad, imparcialidad, transparencia y eficiencia que deben regir, según la carta magna, el sistema electoral venezolano.

 

Alejado de la Constitución

 

El Consejo Nacional Electoral no evita el ventajismo ni garantiza la igualdad de condiciones en las contiendas. Según el profesor José Vicente Haro, las autoridades del ente electoral han promovido un sistema totalmente alejado de la Constitución. Hace referencia a las elecciones y bases comiciales que estableció el CNE para elegir a los representantes de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). «Durante los comicios de la ilegítima ANC, se rompió la regla del equilibrio que debe haber entre la personalización y la proporcionalidad del voto, que se establecen en la Constitución como parte de las garantías de los comicios», expresa.

 

A su juicio, el incumplimiento de esas reglas demuestra «el quebrantamiento del orden constitucional del sistema democrático electoral que debe prevalecer en Venezuela»; así como «violaciones o malas aplicaciones de la Ley Orgánica de Procesos Electorales y del reglamento de la ley». Insiste en que el sistema electoral padece de «muchos problemas» relacionados con el sistema automatizado, el Registro Electoral Permanente (REP), el escrutinio y el acompañamiento internacional que, desde su punto de vista, no se hace con verdaderos observadores ni técnicos especializados.

 

El profesor de la UCV manifiesta que el problema de raíz es la autoridad electoral; sin embargo, considera que la Ley Orgánica de procesos Electorales y su reglamento deben ser reformados en «muchos aspectos» e inclusive suprimir varias normas que violan la Constitución.

 

La credibilidad del ente electoral ha sido cuestionada por su parcialidad a favor del partido oficialista. A la lista de abusos permitidos por las autoridades del CNE —propaganda electoral en organismos gubernamentales, el uso de recursos públicos y bienes del Estado, el voto asistido indebido y el uso de las cadenas de radio y televisión durante las campañas— se le suman las denuncias de fraudes y la falta de garantías que, al finalizar una contienda, no permiten certificar que los resultados anunciados sean la voluntad de los venezolanos.

 

REP sin auditoría

 

La confiabilidad del sistema automatizado parte de dos procesos: la auditoría electoral y la verificación ciudadana. La primera, de acuerdo con el artículo número 130 de la Lopre, certificará la legalidad y confiabilidad del proceso automatizado previo a los comicios, mientras que la segunda se efectúa al cierre de la votación para la revisión de los comprobantes y su correspondencia con los datos de las actas de escrutinio.

 

Una de las revisiones previas consiste en verificar el Registro Electoral Permanente que, según el profesor José Vicente Haro, no ha sido realmente auditado ni actualizado. Insiste en que las auditorías de cada proceso son parciales y mínimas. «El proceso de inscripción y actualización del Registro Electoral está envuelto por una opacidad que no brinda al ciudadano información suficiente, ni el acceso a los puntos de actualización del registro en condiciones de igualdad».

 

Aunque en cada comicio, el CNE incluye en el cronograma un lapso para la actualización y verificación del REP, José Vicente Haro explica que las muestras auditadas no son representativas y no garantizan confiabilidad estadística para verificar la fiabilidad del padrón electoral. «No existe la posibilidad de que organizaciones independientes de los partidos políticos puedan hacer una contraloría y verificación de la confiabilidad del Registro Electoral. Las pocas y muy parciales auditorías que se han hecho destacan contrastes entre el REP y los datos contenidos en el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería».

 

«Mega elecciones» sin garantías

 

La convocatoria adelantada a elecciones presidenciales por parte de la Asamblea Nacional Constituyente —calificada como un órgano ilegal y fraudulento desde su génesis por los grupos disidentes, organismos internacionales y gobiernos del hemisferio— se suma a la lista de arbitrariedades avaladas por el Consejo Nacional Electoral.

 

Recuperar el estado de derecho
El reto de los venezolanos —según el profesor José Vicente Haro— es exigir el restablecimiento pleno de la Constitución. «Hay que recuperar una autoridad electoral autónoma e independiente, a través de la cual se puedan hacer elecciones libres que permitan escoger un gobierno que, en sus inicios, sea de transición y tenga como primera tarea el restablecimiento y plena vigencia de la Constitución en todos los aspectos. Ese es el gran reto que tenemos los ciudadanos».
Una vez más, los venezolanos están convocados a las urnas electorales. En esta oportunidad, el ente comicial —siguiendo las directrices de la ANC— pautó para el domingo 20 de mayo de 2018 las elecciones para escoger al presidente de la República y a los integrantes de los consejos legislativos estadales y concejos municipales, convocatoria que ha sido rechazada por la mayoría de los partidos que integran la alianza opositora.

 

Para garantizar un «proceso equilibrado y en igualdad de condiciones», en la mesa de diálogo entre el gobierno y la oposición, los cancilleres de Chile, México, Bolivia, Nicaragua y San Vicente y Las Granadinas presentaron 7 propuestas de «equilibrio electoral» que no fueron aceptadas por los representantes del gobierno. En concreto, los cancilleres propusieron realizar los comicios presidenciales durante el segundo semestre del 2018, renovar las autoridades del CNE —2 nombrados por el gobierno, 2 por la oposición y uno de común acuerdo—, reinstalar los centros de votación en sus lugares de origen, revocar las inhabilitaciones de dirigentes políticos, invitar a las misiones de observación internacional con apoyo de las Naciones Unidas y permitirle el «pleno acceso» a todas las fases del proceso, garantizar el voto de los venezolanos en el exterior y flexibilizar los procesos de inscripción en el REP, así como evitar que el Plan República interfiera en el trabajo de la mesas de votación.

 

El 14 de abril, durante la VIII Cumbre de las Américas en Lima, el denominado Grupo de Lima —integrado por los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía— y Estados Unidos exhortaron al gobierno de Venezuela para que garantice «un proceso libre, justo, transparente y democrático» en las próximas elecciones. Advierten, además, que cualquier proceso que no cumpla esas condiciones carecerá de legalidad y credibilidad. Por su parte, la alianza opositora calificó la convocatoria como un «fraude electoral» e instó a los venezolanos a no participar bajo las condiciones establecidas por la ANC y el CNE.


¿Participar o abstenerse?

 

Ante el contexto actual del país —caracterizado por el quebrantamiento del estado de derecho, escasez de alimentos y de medicinas, pérdida del poder adquisitivo, diáspora masiva e inseguridad—, las urnas electorales son vistas como una solución para, a través de un cambio de gobierno, se implementen las políticas adecuadas y pueda superarse la grave crisis nacional; sin embargo, especialistas aseguran que no existen las mínimas garantías para participar.

 

En definitiva, los venezolanos se encuentran en un dilema: votar o no votar. De acuerdo con el profesor José Vicente Haro, «si nos quedamos solo en la disyuntiva de votar o no votar, fácilmente podemos caer en el juego al que nos quiere llevar el régimen, que es el de participar con las reglas que ellos quieren imponer, cubiertas de opacidad, de una cantidad de fraudes y de violaciones a las garantías electorales que establece la Constitución, la Lopre y su reglamento». A su juicio, las fuerzas políticas y los ciudadanos deben concentrarse en exigir la renovación de las autoridades que integran el CNE.

 

«Recordemos que los 5 rectores del CNE fueron electos en su oportunidad por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia cuando la Constitución de la República dice claramente que lo debe hacer la Asamblea Nacional. El Parlamento que está vigente, que fue electo por el pueblo en diciembre de 2015, y que está en funciones desde el 5 de enero de 2016, debe proceder a elegir esos rectores, y el gobierno debe permitir que eso se haga sin mayores obstrucciones por parte del Tribunal Supremo de Justicia ni de la ilegítima ANC», indica el profesor de la Universidad Central de Venezuela.

 

Considera que, con nuevas autoridades electorales autónomas e independientes, se debe establecer una modificación de las condiciones para ofrecer garantías electorales suficientes y, finalmente, los venezolanos puedan acudir a unos comicios libres y transparentes.





Última actualización ( 18-04-2018 a las 11:46:55 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir