Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Exigen el Carnet de la Patria para la entrega del kit quirúrgico a estudiantes embarazadas PDF Imprimir Correo
23-03-2018 a las 09:21:41

El gobierno, a través de la Fames, indemnizaba los gastos por parto, cesárea y hospitalización por complicaciones del embarazo de las estudiantes universitarias; pero, desde el 22 de mayo del 2017, la atención se redujo a la entrega de un kit quirúrgico 

 

Luis Gerardo Petit

 

Exigen el Carnet de la Patria para la entrega del kit quirúrgico a estudiantes embarazadas

Foto: Archivo
Govinda Córdoba tiene 21 semanas de embarazo. Ella, en su condición de estudiante regular de la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Bolivariana (Unefa), ingresó a la página web de la Fundación para el Servicio de Asistencia Médico Hospitalaria para los Estudiantes de Educación Superior (Fames) con un propósito: solicitar el servicio de maternidad.

 

«Buenas tardes. ¿La fundación presta el servicio de asistencia médica hospitalaria (maternidad) en mi casa de estudios?, ¿cuánto cubre el baremo actual?». Las preguntas formuladas por la bachiller son comunes para las universitarias que acceden al portal de la fundación con la intención de informarse sobre el procedimiento y conocer cuáles son los requisitos para gozar de uno de los beneficios estudiantiles establecidos en la ley: la atención a la salud

 

Desde su creación, en 1989, Fames tiene la misión de «brindar asistencia médica hospitalaria» a los estudiantes de educación superior de las instituciones públicas, con la finalidad de que «sus problemas de salud no interfieran con su prosecución académica». La fundación, que está adscrita al Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología (MPPEUCT), es la encargada de garantizar el servicio de hospitalización, cirugía y maternidad «de manera directa», mediante el otorgamiento del «beneficio solidario» a los centros de salud convenios, a través de las comisiones de salud de cada institución universitaria.

 

De acuerdo con el Instructivo de Normas y Procedimientos para la solicitud del Beneficio de Asistencia Médica Hospitalaria para los Estudiantes de Educación Superior —aprobado el 17 de julio de 2013 por la junta directiva de la Fames y que aún se encuentra publicado en la página web de la fundación—, el compromiso de indemnización está sujeto a los gastos establecidos en un baremo. «La Fundación se compromete a indemnizar los gastos estipulados en el baremo por parto normal o con fórceps, parto múltiple, cesárea, aborto natural, así como aquellas complicaciones del embarazo siempre y cuando requieran de hospitalización, y cuyo origen haya sido consecuencia directa del proceso mismo de gestación».

 

Asimismo, se reseña en el instructivo que la fundación solo «dará cobertura a aquellos neonatos que presenten complicaciones médicas o quirúrgicas inmediatas al parto o cesárea, que no hayan sido egresados del centro de salud convenio, bajo lo estipulado en el baremo».  

 

La última actualización del baremo corresponde al 2016. Para ese entonces, el servicio de maternidad tuvo un aumento de 300 % aproximadamente. En el documento intitulado Baremo Social Fames. Noviembre 2016 se establece que la fundación solo indemniza 54 mil bolívares por parto normal o cesárea, 81 mil bolívares por embarazo múltiple y 31 mil bolívares por aborto y curetaje uterino. En el caso de óbito fetal —muerte del feto antes de su expulsión o extracción en el nacimiento—, la cobertura es de 54 mil bolívares.

 

Respecto al tratamiento médico para las pacientes producto de una sepsis puerperal, hipertensión por el embarazo, amenaza de parto prematuro y transfusión de sangre, la fundación cubre menos de 25 mil bolívares. Asimismo, para el tratamiento del recién nacido por las patologías de insuficiencia respiratoria, incompatibilidad de grupo sanguíneo, sepsis neonatal y malformaciones ostemusculares y congénitas el costo es inferior a 22 mil bolívares. 

 

Los costos establecidos por Fames no solo estaban desfasados de la realidad económica del país en el 2016, cuando la inflación se ubicó en 274 % según el Banco Central de Venezuela (BCV), sino que, hasta el 22 de mayo de 2017 —cuando la atención hospitalaria se redujo a la entrega de un kit de obstetricia—, se convirtieron en una restricción para el servicio médico de las bachilleres, quienes, al consignar los documentos ante la Comisión de Salud, debían firmar la Solicitud de Atención Médica para Maternidad, donde declaraban estar en conocimiento de que, si el presupuesto de las clínicas no se ajustaba al baremo, debían asumir «con responsabilidad» la cancelación de la diferencia.

 

    Insumos del kit
  El kit «Parto Humanizado», denominado anteriormente «Parto libre» —entregado a las estudiantes embarazadas como parte del «beneficio solidario» para la atención hospitalaria de maternidad—, contiene un equipo de infusión, compresas esterilizadas, un clam umbilical, un jelco N.° 8, un obturador, un lápiz eléctrico para cauterizar, suturas, aguja espinal y solución fisiológica.
    
Ahora bien, en un país con una inflación que supera los 3 dígitos y que se prevé llegará a 13.000 % al finalizar el 2018, ¿por qué no se han actualizado los costos para los servicios de maternidad de las estudiantes de las universidades públicas?, ¿cuál es el costo real de una cesárea o parto en un centro de salud privado?

 

Al consultar el presupuesto de un parto o cesárea en algún centro de salud privado del país, diversos son los montos publicados en los foros de discusión virtuales. El 16 de marzo de 2018, «Anjelilla», una usuaria de un reconocido portal web, publicó que en la Policlínica Arboleda de Caracas la atención para un parto cuesta 75 millones de bolívares, mientras que la cesárea, 95 millones. «En la clínica Las Ciencias —ubicada en Los Chaguaramos, Distrito Capital— el parto cuesta 53 millones y la cesárea 67 millones de bolívares». Advierte a los miembros del foro sobre algo que no se puede esconder: el proceso hiperinflacionario. «Mañana puede ser otro precio, pero es una referencia».

 

En la búsqueda de una respuesta para la primera pregunta, el equipo de LUZ Periódico, a través de un contacto telefónico con la Fames en Caracas, confirmó que la atención de maternidad —hospitalización y tratamiento pre y posparto en los centros de salud convenios— no se presta a las bachilleres de las universidades públicas desde hace un año aproximadamente. El baremo no ha sido actualizado debido a que la atención ya no se presta en las clínicas convenios.

 

La atención médica y hospitalaria para la maternidad fue reducida a la entrega de un kit de obstetricia denominado «Parto libre», que contiene un equipo de infusión, compresas esterilizadas, un clam umbilical, un jelco N.° 8, un obturador, un lápiz eléctrico para cauterizar, suturas, aguja espinal y solución fisiológica.

 

La Fames, al reducir la atención hospitalaria, no solo dejó de suministrar el «beneficio solidario» de 54 mil bolívares para cubrir parte de los gastos de una cesárea o parto en las clínicas convenios, sino que, indirectamente, destinó la atención de las bachilleres a los centros de salud públicos del país que, según la Encuesta Nacional de Hospitales 2016, ya presentaban fallas graves o absolutas de material médico quirúrgico, salas de parto inoperativas y un escaso número de anestesiólogos, ginecobstetras y neonatólogos.

 

Del «parto libre» al «parto humanizado»

 

Del «parto libre» al «parto humanizado»

Foto: Kit quirúrgico
A mediados del 2017, el Gobierno nacional anunció la implementación del «Plan Nacional de Parto Humanizado» como una política pública para reducir la violencia obstétrica de la que son objeto las mujeres al momento del parto; sin embargo, debido a que el texto formal no ha sido publicado, se desconocen sus objetivos, financiamiento e implementación

 

No fue sino hasta el 7 de enero de 2018 cuando el presidente Nicolás Maduro anunció que el plan se desarrollará a través del denominado «Carnet de la Patria», mediante un «bono especial para la protección de las mujeres embarazadas» y el otorgamiento de los insumos médicos para atenderlas durante el parto o la cesárea.

 

De allí la decisión del Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología de enmarcar la entrega del kit «Parto libre» —ofrecido por la Fames— en el «Plan Parto Humanizado», pero con un requisito obligatorio: el Carnet de la Patria

 

Desde mayo de 2017, cuando la fundación implementó la entrega del kit de obstetricia, las bachilleres solicitaban el beneficio a través de la Comisión de Salud de la Fames en sus instituciones a partir de la semana 28 del embarazo. Los requisitos exigidos —copia de la cédula de identidad, constancia de estudio, informe médico y un ecosonograma— eran revisados y enviados a Caracas para que la fundación aprobara la dotación del kit. 

 

Una vez aprobada la solicitud, el personal de la Fames enviaba el kit de obstetricia a través de una empresa privada. Durante 5 meses, la fundación se encargó de pagar el envío desde Caracas hasta las distintas universidades del país. Sin embargo, desde septiembre de ese mismo año, las estudiantes debían costear el envío.

 

En el caso de la Universidad del Zulia, la Dirección de Desarrollo y Servicios Estudiantiles (Didse) pagó los envíos durante los últimos meses del año con ingresos propios «para que las bachilleres no perdieran el beneficio», según informó Rafael De Espagnolis, titular de la dirección, quien fue notificado por el personal de la fundación sobre la medida dictada por el MPPEUCT para enmarcar la entrega del kit quirúrgico en el plan gubernamental «Parto Humanizado», y sobre la exigencia del mencionado carnet como un requisito obligatorio.

 

LUZ Periódico, mediante el contacto telefónico con la Fames, confirmó que, además de los requisitos establecidos originalmente, el «Carnet de la Patria» es obligatorio para optar por el kit de obstetricia. «Eso —la instrucción— lo estamos recibiendo directamente desde el Ministerio de Educación Universitaria. Ellos hacen la aprobación; nosotros solo entregamos el kit», indicaron desde la Fames.

 

La medida también implica que la fundación únicamente cumpla con la labor de entregar el kit a través de sus comisiones de salud. Rafael De Espagnolis informó que la Dirección de Participación Estudiantil del Viceministerio del Vivir Bien Estudiantil y la Comunidad del Conocimiento será la encargada de recibir los requisitos y de aprobar la solicitud. «Los requisitos serán enviados por correo electrónico a las 35 semanas de gestación para que el personal encargado por el viceministerio apruebe la solicitud; es decir, los documentos que se consignaban a través de la Didse no deben ser enviados a la Fames. Indican una dirección electrónica para remitir esa documentación», indicó De Espagnolis.

 

Mecanismo de coacción

 

El titular de la Didse-LUZ confirmó que el kit «Parto Humanizado» le fue negado a una estudiante de la institución por no estar registrada en la base de datos del «Carnet de la Patria». De Espagnolis calificó el acto como discriminatorio, inconstitucional y violatorio de la Ley de Universidades. «Tenemos un caso que estamos atendiendo directamente desde la Didse. Le indicamos al personal encargado de la Dirección de Participación Estudiantil del viceministerio que la bachiller no tenía el Carnet de la Patria, y nos informaron que sin ese requisito no puede gozar del beneficio y del bono de 700 mil bolívares que está entregando el Gobierno a las mujeres embarazadas».

 

La exigencia del denominado carnet para disfrutar de los beneficios estudiantiles no solo está relacionada al servicio de salud. El 15 de enero de 2018, el presidente Nicolás Maduro creó un «sistema de apoyo y protección» a través del «Carnet de la Patria» para los estudiantes de las universidades públicas y privadas del país. Con anterioridad, y bajo el lema «Estudiantes en Revolución», el Ejecutivo nacional había anunciado la creación del «Carnet de la Patria Estudiantil», para otorgar 50 mil becas universitarias por un monto mensual de 80 mil bolívares.

 

Transparencia Venezuela, en su informe Carnet de la Patria: El apartheid revolucionario, denuncia que el carnet es un mecanismo de coacción y de discriminación política. «Se ha generado una política pública para exigir a los ciudadanos afiliarse al sistema del carnet, so pena de no poder acceder a algunos bienes y servicios básicos, lo que al final limita el ejercicio de sus derechos. Hay evidencia de que esto se hace de forma indiscriminada, sin que medie alguna instrucción o resolución oficial, y de esta forma se obliga a gran parte de la población a insertarse en el mecanismo», concluye la organización en su informe.

 





Última actualización ( 23-03-2018 a las 10:37:22 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir