Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Hiperinflación potenció la pobreza reciente en Venezuela PDF Imprimir Correo
02-03-2018 a las 08:06:41

Los resultados de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida dan cuenta de cómo la pobreza multidimensional aumentó 10 puntos en el 2017 debido al deterioro de los servicios básicos en el país

 

Luis Gerardo Petit 

 

Pobreza en Venezuela

Foto: Noticias Venezuela
  
La dimensión del deterioro de la calidad de vida de los venezolanos quedó evidenciada en los resultados de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) correspondiente al 2017. Las cifras, que se acercan a una realidad social desestimada por las principales instituciones del Estado, sustentan la declaratoria de Emergencia Humanitaria Compleja que ha sido denunciada por organizaciones no gubernamentales ante instancias internacionales. 

 

Después de aplicar la encuesta en 6 mil 168 hogares distribuidos en 90 municipios del país, los investigadores de la Universidad Central de Venezuela (UCV), la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) y la Universidad Simón Bolívar (USB) determinaron que el empobrecimiento de la población venezolana es masivo: todos los hogares están por debajo de una línea de pobreza inalcanzable.

 

En el año 2017, la pobreza por ingreso (87 %) subió 6,8 puntos porcentuales con respecto al 2016 (81,9 %), mientras que la pobreza reciente escaló de 49,4 % a 56,2 %. Los resultados de la Encovi 2017 demuestran cómo la grave crisis económica —caracterizada por un proceso hiperinflacionario— ha repercutido negativamente en la calidad de vida de todos los sectores de la sociedad. 

 

Según los investigadores, el impulso inflacionario incrementó nuevamente la pobreza reciente en el país. Advierten que, de mantenerse el empobrecimiento como se ha manifestado en los últimos años, el peso de la nueva pobreza será menor, pero el de la pobreza crónica será mayor. En consecuencia, a los hogares les costará mucho más salir de esa condición.  

 

Pobreza multidimensional 

 

Desde 2013, en América Latina se utiliza el método multifactorial para calcular cómo la privación a los servicios básicos, educación, protección social y empleo inciden en la pobreza. Se habla de que la pobreza es más severa cuando menos condiciones se satisfagan; es decir, si un hogar llega a un 25 % de privaciones, se considera pobre

 

Desde 2015, el equipo multidisciplinario de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida aplica el método para demostrar el tamaño del empobrecimiento en Venezuela y cuáles son sus causas. En ese año, la pobreza multidimensional se ubicó en 41,3 %; en el 2016 en 46,2 % y en el 2017 aumentó 10 puntos porcentuales al llegar a 51,1 %. «Quiere decir que el empeoramiento de la calidad de vida no solo se relaciona con la pérdida del poder de compra, sino que afecta las dimensiones más estructurales de los hogares», explican los investigadores.

 

Aunque en este método se le resta peso al ingreso económico para incluir otras características del hogar, en Venezuela, el ingreso sigue siendo el componente que más pesa como causa de la pobreza. Le sigue la precariedad de los servicios (18,9 %), las condiciones de la vivienda (16,4 %) y el empleo y la protección social con un 15 %. 

 

A través de esta medición, la Encovi evidencia una «profunda desigualdad territorial» en el país. Mientras que en las ciudades pequeñas y caseríos la pobreza multifactorial alcanza el 74,5 %, en Caracas  —donde vive menos del 20 % de la población— es de 34 %. En las ciudades medianas es de 50,6 %. 

 

Inseguridad alimentaria 

 

El 80 % de los hogares venezolanos presentan inseguridad alimentaria. La Encovi preguntó a su muestra de estudio si el ingreso familiar es suficiente para la adquisición de alimentos dentro y fuera del hogar. El 89,4 % (5 mil 245 hogares) respondió que el ingreso es insuficiente. Es decir, 9 de cada 10 personas no puede pagar su alimentación diaria. De acuerdo con los resultados obtenidos, aproximadamente 8,2 millones de venezolanos solo ingieren dos o menos comidas al día, siendo el desayuno el plato que más se omite. 

 

    Misiones sociales en declive
  Según la Encovi 2017, las misiones sociales desaparecieron para concentrarse en la distribución de una caja de comida a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap). Sin embargo, la frecuencia de la recepción de la caja es discrecional. Poco más de la mitad de los hogares beneficiarios no la reciben periódicamente. En las ciudades pequeñas y caseríos, el 69 % respondió que no le llega todos los meses, mientras que el 64 % de los hogares beneficiarios de la Gran Caracas la recibe mensualmente.
La dieta tradicional continúa perdiendo calidad y cantidad. El arroz, el maíz, la harina de trigo y los tubérculos son parte de la ingesta diaria, mientras que el consumo de las hortalizas se redujo de manera significativa con respecto a los resultados del 2016. Se destaca una disminución de hierro y de otros micronutrientes. 

 

El aporte de proteínas de alto valor biológico sigue reduciéndose. En 2016, 44,1 % de los encuestados mantenía en su planificación de compra semanal la adquisición de carne; sin embargo, en 2017 se redujo 4,2 puntos porcentuales. Apenas un 39,9 % de la muestra incluye los cárnicos en su compra. Asimismo, la reducción del consumo de pollo también es significativa. Si se comparan los resultados obtenidos en 2014 (79,4 %) con los de 2017 (34,3 %), la disminución es de 17,6 %. 

 

Los investigadores de las universidades y de la Fundación Bengoa para la Alimentación y la Nutrición afirman que la dieta del venezolano es «anémica», debido a que, además de haber perdido cantidad y variedad, presenta una disminución importante de micronutrientes, en particular de hierro. A esto se le suma la continua disminución en el aporte de lácteos. 

 

En el 2014, 47,2 % de la población encuestada manifestó ingerir lácteos. La disminución es de 28 puntos porcentuales en 2017. Apenas un 19,2 % de los venezolanos incluye en su planificación de compra los derivados de la leche. Se presenta una disminución de proteínas, calcio y ácidos grasos. 

 

La Encovi arroja que, en 2017, 6 de cada 10 venezolanos han perdido aproximadamente 11 kilogramos de peso por hambre, siendo los estratos más vulnerables los más afectados. Se acentuó la desigualdad e inequidad en la alimentación durante 2017.

 

Para evitar el acelerado deterioro en materia de alimentación, los investigadores recomiendan al Estado venezolano entender cuáles son las verdaderas necesidades de la población teniendo en cuenta que el estado nutricional, la salud y la vida de los venezolanos están comprometidos. Por tal motivo, consideran necesario establecer planes para atender a quien está en peligro y poder realizar la prevención en el resto de la población. 

 

Rezago escolar

 

Pobreza en Venezuela

Foto: La Patilla
 
El empeoramiento de los servicios básicos en el país ha incidido en que más de 2 millones 828 mil estudiantes asistan de manera irregular a los centros de educación. El estudio arrojó que, de los 8 millones 493 mil niños y adolescentes entre 3 y 17 años escolarizados, un 12 % nunca asiste y un 39 % falta algunas veces por problemas en el servicio de agua (19 %), fallas en sistema eléctrico (11 %), falta de comida en el hogar (12 %), transporte (9 %) y protestas sociales (6 %). 

 

Los resultados de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida del 2016 y 2017 han dado cuenta de que hay más de un millón de niños y adolescentes desescolarizados. Entre 2015 y 2017, el acceso a la educación descendió de 78 % a 71 %, mientras que 475 mil adolescentes presentan rezago escolar severo, «cuyo riesgo de exclusión educativa puede potenciarse si el entorno socio-familiar es adverso», advierten los investigadores. En cuanto a la población estudiantil universitaria, la Encovi arroja que, de los 4 millones 241 mil venezolanos entre 18 y 24 años, 2 millones 546 mil no asisten a las instituciones de educación para continuar sus estudios. 

 

Entre las recomendaciones, los investigadores consideran necesario la implementación de acciones «más duras y efectivas» para incorporar la población desescolarizada de los estratos más desfavorecidos al sistema de educación. Asimismo, para asegurar la permanencia de la población en el sistema educativo, exhortan al Estado a implementar mecanismos de protección social para niños, niñas y adolescentes, «quienes son sujetos de doble violación de sus derechos al ser vulnerados su derecho a la alimentación y a la educación».  

 

Inseguridad ciudadana

 

Las condiciones de vida del venezolano relacionadas con la violencia e inseguridad se mantienen en su gravedad y victimización. En el 2017, 1 de cada 5 personas fue víctima de un delito. Solamente en el 10 % de las comunidades no se reportaron hechos violentos. 

 

El 93 % de los encuestados por el equipo de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida considera que la violencia aumentó en el 2017; además, se sostiene la no denuncia del delito como respuesta, debido a que los venezolanos no confían en las instituciones de administración de justicia ni en los cuerpos policiales. 

 

En 2017, se contabilizaron 26 mil 616 muertes violentas. Según el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), la tasa de muertes violentas se ubicó en 89 % por cada 100 mil habitantes. Cada día, en Venezuela, 5 adolescentes entre 12 y 17 años, 24 jóvenes entre 18 y 24 años y 15 adultos jóvenes entre 25 y 29 años mueren de forma violenta. 

 





Última actualización ( 02-03-2018 a las 11:46:48 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir