Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Los profesores universitarios se han empobrecido en los últimos 10 años PDF Imprimir Correo
09-02-2018 a las 13:16:43

El sueldo de un profesor titular a dedicación exclusiva —máximo escalafón y dedicación—  solo permite cubrir el 10 % del valor de la canasta básica familiar mensual valorada en diciembre de 2017 en 25.123.437 bolívares

 

Karledys García

Foto: Archivo

 

El ejercicio docente en la educación universitaria fue signo, en otrora, de estatus social y económico. Ser profesor universitario implicaba tener unas condiciones de bienestar que compensaban la formación, experiencia y compromiso con la enseñanza de los futuros profesionales del país. Rafael Piña Pérez, economista e investigador de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, rememora que en los años 80 y 90, un profesor universitario tenía facilidades para adquirir un carro, una vivienda y hacer viajes al extranjero, pero «eso hoy en día no se puede hacer. No podemos ni reparar equipos en nuestras casas, ni mantener nuestros vehículos».

 

Un profesor titular a dedicación exclusiva —máximo escalafón y dedicación— devenga un salario básico de 2.053.304 bolívares. En su análisis de la situación del poder de compra de los profesores, Piña Pérez asegura que un profesor titular a dedicación exclusiva puede llegar a devengar 2.500.000 bolívares al sumar las primas; sin embargo, con una Canasta Básica Familiar que fue calculada en diciembre de 2017 en 25.123.437 bolívares, el salario de los profesores titulares apenas les permite cubrir el 10 %.

 

  
  Foto: Eloy Hernández
«El profesor que más gana en la universidad solo puede cubrir el 10 % del valor de la canasta básica familiar mensual y para los que están debajo —en niveles más bajos del escalafón y con menor dedicación— es peor todavía», explica. Asegura que la pérdida del poder de compra de los sueldos de los profesores universitarios ha ocurrido de manera progresiva y acentuada, por lo que «dejamos de ser clase media en los últimos 10 años». Añade, además, que en general, «la clase media venezolana ha sido arrasada, ya no existe prácticamente». 

 

Con una inflación acumulada de 2.616 % en 2017 —según cifras de la Asamblea Nacional— y la pérdida progresiva del poder adquisitivo, Piña Pérez asegura que los profesores universitarios se ubican «en el segmento D de la población, en la pobreza general. Estamos en el nivel D porque solo estamos cubriendo el 10 % de la canasta básica. Los profesores en verdad estamos generando un ingreso para medio comer, estamos pasando hambre y la situación para este año tiende a agravarse».

 

La crisis en el país ha provocado también la migración de los docentes: «se están yendo de las universidades y lo mismo pasa en todos los niveles educativos. El aula está quedando vacía, sin profesores y sin alumnos». Asegura que esta situación se agrava con el hecho de que las universidades «están bastante asediadas. El 90 % de los recursos que ingresan son para pagar al personal y el otro 10 % para gastos de funcionamiento».

 

Sin medidas económicas

 

Ante el proceso hiperinflacionario y la escasez de productos que vive Venezuela, Piña Pérez explica que el Gobierno nacional no ha tomado las medidas necesarias para corregir la situación. «Las medidas del Gobierno no están enfrentando el problema sino que lo está agravando. Lamentablemente, no se están tomando las medidas que deben conducir al enfrentamiento del problema de la escasez y de la inflación, ambos se están agravando y será peor este año».

 

Destaca que la economía nacional «se ha reducido en cerca del 40 % en los últimos 4 años, pero en los 18 años de este modelo de desarrollo ‘Socialismo del siglo XXI’ la economía se ha reducido en casi un 70 %».  Recomienda «un cierre temporal del Banco Central de Venezuela para que no siga emitiendo dinero inorgánico porque ese dinero que no tiene respaldo de la producción es, indiscutiblemente, inflacionario, aumenta los precios y disminuye el poder de compra».

 

Entre las medidas urgentes que debe tomar el Gobierno nacional, Piña Pérez afirma que la eliminación del control cambiario y las oportunidades para la inversión privada son imprescindibles. «El control cambiario tiene 15 años. Eso es demasiado tiempo porque siempre los controles de cambio se prestan, en cualquier parte del mundo y en toda época, para manejos dolosos, por eso se considera siempre que el control de cambio sea temporal, que dure máximo un año y ya lleva 15 años».

 

En cuanto a las posibilidades de inversión privada, expresa que para estabilizar la economía «se debe crear un clima de confianza para la inversión privada nacional, pero sobre todo, extranjera. Necesitamos mucha inversión extranjera, pero nadie quiere invertir en el país en estas condiciones de conflictividad en la que no hay garantías para la inversión privada. Entonces si no hay inversión, no hay producción. Seguimos estancados». Afirma, además, que no hay indicios de que el Gobierno nacional considere medidas que permitan revertir la crisis económica del país, por lo que cada vez hay más inflación y menos poder de compra.





Última actualización ( 15-02-2018 a las 10:04:55 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir