Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Clase media integra las filas de la nueva pobreza en Venezuela PDF Imprimir Correo
19-01-2018 a las 10:53:09

Hasta el primer semestre del 2015, 2,4 millones de hogares se encontraban en pobreza general, según el Instituto Nacional de Estadística. La Encuesta de Condiciones de Vida del 2016 reveló que 9,6 millones de venezolanos solo comen dos o menos veces al día


Luis Gerardo Petit

 

Foto: Archivo


Las condiciones de vida de los venezolanos siguen en detrimento. La grave crisis económica, política y social, que se ha acentuado en los últimos 3 años producto de la pérdida del poder adquisitivo, el fenómeno hiperinflacionario, la contracción de la economía, las distorsiones en el control cambiario y el desabastecimiento de alimentos y medicamentos, ha conllevado a un empobrecimiento masivo de la población.

Según la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) —realizada por la Universidad Central de Venezuela, la Universidad Católica Andrés Bello y la Universidad Simón Bolívar—, el porcentaje de familias en situación de pobreza crónica pasó de 16,1 % a 31,9 %, mientras que la pobreza reciente saltó de 33,1 % en el 2014 a 49,38 % en el 2016.

Neritza Alvarado, investigadora del departamento de Estudios Sociales de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad del Zulia, considera que el aumento de la pobreza extrema en el país «es un retroceso porque, desde el año 2005, Venezuela había logrado cumplir adelantadamente una de las metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que se formularon en el 2000» para reducir los niveles de pobreza en el mundo.

La última cifra oficial que publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre la situación de pobreza por línea de ingreso en los hogares venezolanos corresponde al primer semestre del 2015. Para la fecha, 2.434.035 hogares (33,1 %) se encontraban en situación de pobreza general y 683.370 (9,3 %) estaban en pobreza extrema.

En el documento —publicado con año y medio de retraso— el Gobierno nacional reconoció que 12.170.175 venezolanos (un 39,7 % de la población) vivían en condición de pobreza, y que 950.771 hogares habían ingresado a la línea de pobreza por ingreso desde enero del 2013.

Pobreza reciente en aumento


«Venezuela ha ido creciendo en pobreza extrema, en pobreza crítica y en pobreza general», dice la investigadora de LUZ, quien utiliza los resultados de la Encovi para afirmar que la población no pobre del país era más de la mitad en el 2014, pero la cifra se revirtió en el 2016. «La población en pobreza crítica es ese mismo porcentaje que se consideraba no pobre, y la población en pobreza extrema es de 36 %», asevera.

La clase media en Venezuela ha sido la más afectada por el deterioro del poder adquisitivo y de las condiciones generales de vida en el país. La profesora Neritza Alvarado afirma que la denominada clase media, que en su mayoría son los profesionales, en la actualidad, son los nuevos pobres. «Cada día hay menos clase media en Venezuela porque nos estamos viendo con sumas dificultades para mantener el nivel de vida que teníamos y hemos sufrido un gran deterioro del salario y de las condiciones de vida en general. Ha habido un empobrecimiento generalizado de la población en los últimos cuatro años, sobre todo del 2015 para acá. Ese retroceso hasta ahora ha sido indetenible».

Aunado a la polarización política, para la investigadora de la Universidad del Zulia, se ha profundizado una polarización social producto del empobrecimiento generalizado de la población. «Los pobres cada vez son mayoría y los ricos son minoría, pero más poderosos. Tienen acumulado el poder económico de manera mucho más estable. Se ha estrechado la clase media porque ha pasado a conformar las filas de la nueva pobreza reciente». 

Conflictividad social por hambre
 El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) registró en los primeros 11 días del mes de enero 386 protestas, 107 saqueos en 19 estados del país y 5 fallecidos. Según el OVCS, la cantidad de protestas y saqueos registrados es superior a los hechos documentadas en todo el mes de enero de 2017.
 Reclutamiento de jóvenes en pobreza extrema
 De acuerdo con investigaciones del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), los grupos delictivos están avanzando en la conquista de jóvenes que incursionan en la violencia. En su informe 2017, el OVV reseña que las bandas delictivas brindan apoyo material a quienes se identifican como pobres o vulnerables, lo que les permite su captación.

Según la Encuesta de Condiciones de Vida un 81,8 % de los hogares se encontraban en condición de pobreza y un 51 % de ellos en pobreza extrema para el 2016. El mismo estudio reportó un 49,9 % de pobreza general durante el 2015.

 

Con respecto a la cifra de pobreza por línea de ingreso en los hogares que presenta la Encovi, Alvarado indica que es «exagerada», a pesar de que reconoce que sí hay un incremento en todos sus tipos. «Ellos hablan de que en Venezuela hay un 81,8 % de pobreza en el 2016. Eso me parece un poco exagerado y bastante comprometedor porque esas encuestas no tienen una cobertura nacional y las muestras son muy pequeñas. Lo que sí podemos afirmar como tendencia es que indiscutiblemente la pobreza se ha incrementado».

Recientemente, en la presentación de su Memoria y Cuenta ante la Asamblea Nacional Constituyente, el presidente Nicolás Maduro informó que la pobreza general se ubicó en 18,1 % y la pobreza extrema en 4,4 % durante el 2017; sin embargo, los índices económicos y sociales publicados por organizaciones internacionales y nacionales, además de la realidad evidenciada en las calles del país y en los medios de comunicación, ponen en entredicho tal aseveración. 

80 % de pobreza en Mara y Guajira
De acuerdo con el Mapa municipal de pobreza crítica multifactorial 2017, elaborado por la Universidad Católica Andrés Bello, cerca de un 58 % de los 335 municipios del país requieren asistencia humanitaria debido a que se encuentran en pobreza crítica.

En el estado Zulia, los municipios Mara y Guajira, la pobreza ha pasado la barrera del 80 %, según un estudio de campo realizado en el 2016 por el Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad del Zulia.

Natalia Sánchez, socióloga e investigadora de LUZ, afirma que se ha superado la barrera del 80 % de pobreza en el municipio Guajira. «Esa línea, desde que hacemos estudios, no la habíamos traspasado. En el municipio Guajira estimamos un aumento de la pobreza general de 24 puntos porcentuales y en el municipio Mara de 12 puntos porcentuales, lo cual ubica en promedio al municipio Guajira en más de un 80 % de pobreza general y al municipio Mara en más del 75 %».

Investigadores del Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos de LUZ miden la pobreza en el estado desde hace 18 años, y siempre —en sus conclusiones— los municipios Mara y Guajira han estado por encima de la media regional en materia de pobreza. «Más del 35 % de esa pobreza es extrema. Hace 10 años, era un 16 %», asevera Sánchez, quien explica que el incremento de la pobreza en los municipios estudiados se debe al aumento de la inflación, a las condiciones de ruralidad y dispersión de la zona, y a la existencia previa de niveles de pobreza estructural asociados a indicadores de salud, educación y laborales, que los caracterizan como una de las más pobres del estado e incluso del país.
 
Los investigadores de la Universidad del Zulia determinaron que el nivel educativo en las parroquias de los municipios Mara y Guajira es bajo. La deserción escolar entre personas mayores de 15 años es generalizado. «En la mayoría de los hogares, los jefes declaran no haber seguido estudiando fundamentalmente por 2 razones: primero, por no querer seguir estudiando, y segundo, por tener que trabajar», afirma Natalia Sánchez, quien agrega que la primera razón la declaran en mayor porcentaje las mujeres, mientras que los hombres, la segunda.

Natalia Sánchez explica que la respuesta asociada a no querer seguir estudiando se relaciona con la disminución de la oferta educativa por parte del sistema público de en los niveles medios y diversificados. «El mayor déficit educativo detectado, y que impacta en las propuestas de ocupación laboral a considerar para estrategias socioproductivas, es el déficit en educación preescolar y sistemas de cuido infantil. Eso es el 71 % de la población comprendida en estas edades, quienes se encuentran desprovistos de servicios de atención infantil».

Hasta el 2016, un 12 % de la población asistía al sistema preescolar o sistemas de cuido, 56 % a centros de educación primaria, 26 a centros de educación media y diversificada, y apenas un 6 % asistía a centros de estudios de educación superior. Entre las medidas inmediatas que se deben accionar para minimizar el impacto de la situación socioeconómica en la zona, los investigadores de la Universidad del Zulia recomiendan al Estado —como urgencia— diseñar un programa de acompañamiento nutricional para el 16 % de las viviendas en peores condiciones de habitabilidad, y luego extender esa atención a los hogares en condiciones precarias.

Asimismo, recomiendan como política pública social, un plan estratégico de cuidado infantil, debido a que el déficit de atención para niños entre 0 y 3 años es muy alto. «Es necesario que esos programas cuenten con un componente nutricional para contribuir con la disminución de la desnutrición en la zona», recomienda Sánchez.

Empobrecimiento desenfrenado
De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Producto Interno Bruto (PIB) de la economía venezolana se redujo por cuarto año consecutivo en el 2017, lo que supone una contracción acumulada del 31,9 % con respecto al 2013. Asimismo, el 2017 sería el cuarto año con tasas de inflación de más de 2 dígitos y el segundo con tasas superiores al 300 %. Según la Asamblea Nacional, la inflación acumulada del 2017 fue de 2.616 %.

Adicionalmente, el poder adquisitivo de los venezolanos no permite cubrir —como mínimo— la Canasta Alimentaria Familiar. De acuerdo con el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros, para el mes de noviembre del 2017, la canasta alimentaria se ubicó en 3.822.128,50 bolívares, mientras que el salario mínimo nacional —con el último aumento de 40 % decretado desde el primero de enero de 2018— es de 248.510,40 bolívares.

Además del estancamiento de la economía y al proceso hiperinflacionario, el aparato productivo nacional, en la actualidad, solo produce un 30 % de los alimentos consumidos nacionalmente. El 70 % restante era cubierto por las importaciones, pero, debido a la caída de los precios del petróleo, disminuyeron en más del 50 % solo en el 2015, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. En cuanto al desabastecimiento, las últimas cifras de la firma Econométrica revelan que la escasez general se ubicó en 52 %, mientras que la escasez de alimentos y bebidas no alcohólicas fue de 73,4 %.
 
La escasez y el alto costo de los alimentos también tienen un impacto indudable en el empobrecimiento acelerado de la población venezolana que ha tenido que sustituir alimentos por otros. La situación nutricional, de acuerdo a los resultados de la Encovi, muestra un deterioro marcado: 32,5 % de las personas expresan hacer 2 comidas o menos al día, lo que corresponde a una estimación aproximada de 9,6 millones de venezolanos.

En cuanto a la desnutrición infantil, los datos más recientes del monitoreo que realiza Cáritas Venezuela reveló que el 68 % de los niños evaluados muestran algún grado de desnutrición y que, entre estos, el 15 % tiene un tipo de desnutrición muy grave que permite calificar a la situación, según la escala y la intensidad del daño, como una emergencia humanitaria en las parroquias estudiadas.

«Cuando las personas en los hogares no tienen un ingreso suficiente para satisfacer las necesidades básicas de alimentación, se habla de pobreza extrema. Hay personas que no hacen tres comidas al día; a veces hacen una o ninguna. Ya eso se conceptúa como indigencia», afirma la profesora Neritza Alvarado, quien explica que la indigencia no es estar en condición de calle. «Es básicamente no poder acceder a los nutrientes necesarios para tener una alimentación adecuada».





Última actualización ( 22-01-2018 a las 09:06:53 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir