Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Una o dos personas al mes son diagnosticadas con cáncer oral en Maracaibo PDF Imprimir Correo
03-11-2017 a las 09:36:24

El sexo oral sin protección y la promiscuidad inciden en la aparición de cáncer bucal en pacientes menores de 45 años que padecen, además, del Virus del Papiloma Humano

 

Karledys García

 

Una o dos personas al mes son diagnosticadas con cáncer oral en Maracaibo

Foto: Eloy Hernández
 
Aunque la boca es un órgano de fácil visibilidad, el cáncer oral se presenta como una patología discreta debido al desconocimiento de la población sobre esta enfermedad que puede afectar cualquier zona de la cavidad bucal. Así lo describió un grupo de especialistas de la Facultad de Odontología de la Universidad del Zulia durante el simposio Cáncer oral, una patología silente: diagnóstico, tratamiento y prevención, realizado en el Congreso de la Red de Investigación Estudiantil de LUZ.

 

La Organización Mundial de la Salud estima que cada año se diagnostican 529 mil nuevos casos y ocurren 300 mil muertes por cáncer en la cavidad oral. Según el último Anuario de mortalidad, publicado por el Ministerio del Poder Popular para la Salud en el 2013, el cáncer en general es la segunda causa de muerte en el país con un registro de 23.118 casos, lo que representa un 15,42 % del total. En el Zulia, las muertes por cáncer ocuparon el segundo lugar en el 2013 con 3.317 casos. Sin embargo, en Venezuela no hay cifras sobre la epidemiología del cáncer bucal.

 

    Luis Herrera
  Luis Herrera, profesor e investigador de la FACO.
Foto: Eloy Hernández
Luis Herrera, profesor e investigador de la Facultad de Odontología y especialista de la consulta de Medicina Bucal del Servicio de Odontología del Hospital Universitario de Maracaibo, asegura que en los últimos 2 años se han diagnosticado 34 pacientes con cáncer oral. «34 pacientes con cáncer oral en 24 meses es más de un paciente por mes y no es que sea una cifra súper alarmante en comparación con otras patologías pero significa que todos los meses llegan uno o dos pacientes con cáncer».

 

Factores de riesgo

 

El consumo de tabaco y alcohol se presentan como las principales causas de cáncer oral en el mundo. Sin embargo, Neira Chaparro, profesora e investigadora del Instituto de Investigaciones de la Facultad de Odontología y fundadora de la consulta de Medicina Bucal del Servicio de Odontología del Hospital Universitario de Maracaibo, explica que el cáncer es una enfermedad multifactorial, de manera que además del tabaco y el alcohol, la predisposición genética, la exposición a carcinogénicos como pesticidas u otros químicos, la mala higiene oral, la alimentación y la práctica de sexo oral sin protección se suman como factores de riesgo de la enfermedad.

 

«No es una sola cosa lo que te va a producir cáncer, pero siempre le digo a mis pacientes que no compren todos los tiques de la rifa. Si ya tienes una predisposición genética, fumas, tomas y, además, practicas sexo oral y tienes mala higiene bucal, tienes un montón de factores que estás sumando para tener la posibilidad de padecer este tipo de cáncer. Lo ideal es la prevención, la protección y la educación para que podamos protegernos de una enfermedad tan terrible como esta», asegura.

 

Herrera explica que la revisión de los casos que han atendido en los últimos 2 años les ha permitido generar cifras en cuanto a la epidemiología del cáncer oral en la consulta de Medicina Bucal y han logrado determinar que el 63 % de los pacientes eran fumadores y no todos consumían bebidas alcohólicas. Detalla que a diferencia de la estadística mundial en la que este tipo de cáncer ocurre más en los hombres, «nosotros nos encontramos con que es igual en hombres y en mujeres. En hombres es diagnosticado, en su mayoría, antes de los 50 años; mientras que en las mujeres está por encima de los 60 años, es decir que la aparición es más tardía en mujeres que en hombres». 

 

A pesar de las edades promedio observadas en la casuística del Hospital Universitario de Maracaibo, Chaparro ve con preocupación que cada día «nos llegan casos más jóvenes. Esto es preocupante porque las conductas sexuales de riesgo como el sexo oral sin protección y la promiscuidad están aumentando la epidemiología de casos y nos está bajando la edad. Antes se decía que un cáncer bucal podía estar diagnosticado entre la cuarta y la sexta década de la vida, ahora podemos encontrar pacientes de 30 años porque tenemos un factor de riesgo que es el Virus del Papiloma Humano, que puede estar influyendo en la aparición de esas lesiones bucales».

 

Al respecto, Herrera afirma que en los casos estudiados las lesiones se ubican principalmente en la lengua y el paladar blando. «Un tercio de los pacientes están por debajo de los 45 años de edad y son asociados principalmente a VPH porque no fuman ni beben». Además, «cuando hacemos el estudio socioeconómico de estos pacientes encontramos que aquellos que son objetivo de infecciones por VPH tienen un mejor estatus económico y grado académico, y presentan una buena higiene oral, a diferencia de los que están asociados a tabaco y alcohol».

 

Diagnóstico oportuno

 

De acuerdo con el TNM —sistema de estadiaje de cáncer—, el cáncer oral puede dividirse en cuatro estadios, los primeros dos representan la fase inicial y los dos últimos corresponden a estados avanzados. Para Neira Chaparro, es fundamental que el diagnóstico ocurra en los dos primeros estadios de la enfermedad para lograr un mejor pronóstico de vida del paciente.

 

Autoexamen bucal    
Haga clic en la imagen para ampliarla.
Infografía: Anthony García
 
La especialista expresa que la realización de un autoexamen bucal de manera periódica puede contribuir a que el mismo paciente detecte a tiempo la enfermedad. «Igual que en el caso del cáncer de mama, tú puedes hacer un autoexamen, dedicarte unos minutos para tocarte, mirarte la boca y los tejidos. Una úlcera que tiene 15 días que no cura es razón para acudir a un especialista. El epitelio de la boca tarda de 10 a 14 días en curarse, si pasó ese tiempo y no se curó, algo está pasando. Una úlcera que no cure, una placa blanca, una zona roja o cualquier zona elevada, sobrelevada o dura que tengamos en nuestra cavidad bucal, nos debe llamar la atención y hacer acudir a un especialista».

 

Para Nicolás Solano, profesor de la Facultad de Odontología y jefe adjunto del Servicio de Cirugía Bucal y Maxilofacial del Hospital Universitario de Maracaibo, el diagnóstico oportuno de los pacientes también depende en gran medida del trabajo de los odontólogos «por ser quienes, por estadística y por profesión, vemos más cavidad oral que cualquier especialista. La tarea es detenernos un rato en el interrogatorio del paciente y la evaluación cuidadosa de todas las zonas de la cavidad oral porque debemos ser nosotros los encargados de hacer la pesquisa para encontrar los estadios tempranos y poder ofrecerles a los pacientes un mejor pronóstico de vida y cirugías menos mutilantes».

 

También Chaparro insiste en que los odontólogos deben estar alertas ante cualquier lesión que presenten sus pacientes. «A pesar de las nuevas técnicas de diagnóstico con tinciones, biomarcadores, pruebas de aliento y muchas otras técnicas, la más válida sigue siendo el examen bucal. El odontólogo debe estar entrenado si no para decir qué tipo de cáncer o dar especificaciones, por lo menos para decir ‘esto no es normal’. El proceso de diagnóstico está en detectar cambios de color, de textura, de tamaño. Cualquier cambio que presente la mucosa o cualquiera de los tejidos bucales, bien sea las encías, la lengua, la mandíbula o el hueso».

 

Luego del examen bucal y del interrogatorio del paciente es necesario hacer una biopsia de la lesión observada. Solano asegura que la biopsia «va acompañada de un protocolo establecido en nuestro servicio que es la tomografía de cara y de cuello, y la nasofibroscopia porque siempre hay un 2 % de posibilidad de que pueda haber un segundo tumor al mismo tiempo del que estás diagnosticando y con eso puedes evaluar otras zonas de cabeza y cuello de una forma más directa y efectiva para poder buscar cualquier lesión en la zona. Esto va a permitir estadiar al paciente de acuerdo al TNM que ya está establecido y de acuerdo a ese estadio se plantean las opciones de tratamiento tomando en cuenta aspectos como la edad del paciente, su estilo de vida».

 

Baja expectativa de vida

 

Solano expresa que en la cavidad oral «estadísticamente la zona más afectada es el borde lateral de la lengua o los dos tercios de la lengua en la casuística nuestra. Sin embargo, tenemos casos donde son afectados los maxilares, el carrillo, la mucosa, los labios». Al respecto, Herrera revela que 75 % de los pacientes que acuden al Hospital Universitario de Maracaibo presentan lesiones en la lengua y el piso de boca.

 

    Neira Chaparro
  Neira Chaparro, profesora e investigadora de la FACO.
Foto: Eloy Hernández
En relación al tipo de cáncer, Neira Chaparro explica que de los cánceres de cabeza y cuello, el bucal «en el 90 % de los casos puede tratarse de carcinoma oral de células escamosas, pero también tenemos linfomas, leucemia, sarcomas, tumores de glándulas salivales. Es impresionante la cantidad de tumores malignos que podemos tener pero nos enfocamos en el carcinoma oral de células escamosas porque es el que se presenta en el 90 % de los casos».

 

Luego de todo el diagnóstico de la zona afectada, la principal dificultad que se encuentran los especialistas de la Universidad del Zulia para el tratamiento de los pacientes radica en la detección tardía de la enfermedad. «El problema es que los pacientes que llegan a nuestro servicio están en estadios muy avanzados, donde a veces es difícil darle una respuesta como quisiéramos a todos estos pacientes», expresa Solano.

 

Según Luis Herrera, «casi todas las lesiones medían más de 4 centímetros y eso inmediatamente ubica al paciente en un estadio avanzado. Más de la mitad de los pacientes estaban en estadios 3 y 4, donde ya el pronóstico es muy reservado». Solano agrega que los pacientes «llegan después de los 6 meses o un año con tumores importantes donde ya la sobrevida es directamente proporcional al tamaño y al estadio de ese tumor. Mientras el tumor sea más grande y el estadio más avanzado, la sobrevida va disminuyendo y cuando ya se desplaza a zonas como el cuello baja mucho más esa sobrevida. Todo radica en la prevención y en la atención a tiempo del diagnóstico».

 

Chaparro coincide en que cuando las lesiones son detectadas en tamaños pequeños «el paciente tiene una sobrevida altísima. Probablemente va a recordar eso como un mal episodio en su vida, pero va a seguir vivo. Pero cuando nos tocan lesiones grandes en estadio 3 o 4 es lamentable porque las secuelas son gravísimas» debido a la patología y al tratamiento médico que se requiere. 

 

El tratamiento para el cáncer oral implica hacer un procedimiento quirúrgico y radio o quimioterapia. «La cirugía permite resecar todo el tumor y poder garantizar que se dejó limpia la zona. Cuando son tumores de mucha envergadura en los que no se tiene garantía de que se pueda resecar sin dejar márgenes libres, la cirugía pasa a un segundo plano y se avocan los esfuerzos en hacer tratamientos adyuvantes como la quimio o radioterapia para tratar de reducir ese tumor y en un segundo tiempo poder rescatar lo que quede, pero siempre la primera línea de tratamiento para el cáncer en cavidad oral es la cirugía», asegura Solano.

 

Neira Chaparro expresa que en el procedimiento quirúrgico «quitamos gran cantidad de tejidos, se afectan las funciones, el paciente se impacta desde el punto de vista psicológico, disminuye su capacidad para comunicarse y para comer, su calidad de vida también disminuye; se tiene que enfrentar a otras secuelas que son producidas, por ejemplo, por la quimioterapia o la radioterapia además de la cirugía. Es muy impactante no solamente por el área quirúrgica que vamos a quitar sino por todas consecuencias y las secuelas que vienen con ella».

 

Con respecto a la expectativa de vida de los pacientes, Nicolás Solano destaca que según cifras del hospital neoyorquino Memorial Sloan Kettering Cancer Center, «mundialmente, la expectativa de vida para el cáncer oral está en el 63 % con una sobrevida de 5 años. Sin embargo, para nosotros la casuística de la sobrevida de 5 años oscila en el 50 %, aproximadamente». Chaparro, por su parte, detalla que si el paciente «está en los estadios 1 y 2 la tasa de supervivencia puede llegar entre el 80 y 90 % en 5 años, pero si está en un estadio 3 o 4 la tasa de supervivencia baja drásticamente hasta, aproximadamente, un 50 % y eso sí tenemos suerte o quizás en otros países».

 

La fundadora de la consulta en Medicina Bucal en el Hospital Universitario asegura que en nuestro país, «con las condiciones que estamos viviendo, posiblemente esa tasa sea muchísimo menor porque se involucran otros factores. Si te toca hacerte una radioterapia, buscar 60 millones para que te la hagan y no los tienes. Si el paciente tarda 3 semanas, en ese tiempo el cáncer crece y se hace inoperable, en 3 semanas o en un mes las condiciones no son las mismas y el presupuesto cambia».

 

Solano afirma que según la estadística que tienen en el Servicio de Cabeza y Cuello del Hospital Universitario de Maracaibo «el 50 % de los pacientes sobreviven a los 5 años» de haber sido diagnosticados con la enfermedad. Sin embargo, Herrera asegura que de 34 pacientes diagnosticados con cáncer oral, 32 han fallecido, por lo que «no tener un buen estudio epidemiológico sobre estas lesiones es no saber qué necesitamos para poder atacarla, porque si yo sé que de mis 34 pacientes, 32 han fallecido debo tomar conciencia desde el punto de vista de la salud pública para poder evitar que fallezcan. Podríamos decir que estamos peor que a nivel mundial porque tenemos unas tasas mucho más altas de mortalidad».

 

Pese a los grandes esfuerzos que realiza el equipo médico multidisciplinario que involucra a varias áreas de la Medicina y la Odontología, además de varios servicios del Hospital Universitario de Maracaibo, Herrera explica que en el proceso de curación de los pacientes intervienen aspectos como el turno quirúrgico que «en un hospital público se tarda mucho y que desde julio se dañó el equipo de radioterapia del hospital. Entonces uno puede operar para eliminar la lesión, pero igual hay que hacer radioterapia de manera preventiva. No se puede hacer, hay reaparición de las lesiones y cuando una lesión es recidiva es mucho más agresiva que como estaba al principio».

 

Los especialistas insisten en mantener los esfuerzos para prevenir y tratar el cáncer oral desde la vinculación de la academia, la investigación y la práctica. Solano expresa que entre el 2017 y 2018 esperan hacer el «primer colgajo microvascular de peroné para una reconstrucción mandibular. Si nosotros logramos esa unidad, podemos lograr una mejor calidad de vida para esos pacientes que están vivos. Estamos proponiendo hacer pesquisas de cáncer oral al menos 2 veces al año en el Hospital Universitario para tratar de detectar la enfermedad en estadios más tempranos para poder brindarle un mejor tratamiento y una sobrevida mayor». 





Última actualización ( 03-11-2017 a las 13:10:54 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir