Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Escasez de antirretrovirales afecta al 80 % de los pacientes con VIH PDF Imprimir Correo
16-06-2017 a las 09:50:35

124 organizaciones civiles denunciaron que existen graves fallas en el suministro de medicamentos antirretrovirales y de reactivos e insumos para la realización de pruebas de detección primaria, de monitoreo y de control para el tratamiento del VIH en el país


Luis Gerardo Petit

 

La escasez de antirretrovirales y de reactivos, así como la falta de insumos y medicamentos en los hospitales, ponen en peligro la vida de las más de 300 mil personas que viven con VIH en el país, según estimaciones de organizaciones no gubernamentales.  

 

Feliciano Reyna, presidente de Acción Solidaria, considera que el tratamiento para las personas con VIH no podía escapar de la crisis general del sistema de salud público, sin embargo, denuncia —como un problema adicional— que no hay manera de conseguir antirretrovirales por otra vía que no sea a través del Estado. 

 

  
  Haga clic para ampliar
Infografia: Anthony García
«Hay programas de donaciones que son muy limitados de alcance como el que tenemos nosotros en Acción Solidaria, pero eso nos permite mantener a unas 10 o 15 personas en tratamiento por periodos que nunca van a poder pasar de unas 4 u 8 semanas». 

 

Desde el 2013, en el país se han presentado episodios «gravísimos» por la escasez de antirretrovirales. Feliciano Reyna recuerda que en el 2013 y 2014 la situación fue de «muchísima gravedad», mientras que en el 2015 y 2016 hubo algunas fallas, pero en el presente año la situación se ha agravado

 

«Hay un producto que quienes lo tomaban no han podido tomarlo más, que se llama Complera. Es la combinación de 3 medicinas —Rilvirapina, Emtricitabina, Tenofovir— para unas 550 personas. Entendemos que están por llegar por una gestión ante la Organización Panamericana de la Salud, pero cada vez que hay una interrupción se producen daños psicológicos, más allá de los daños que pueda producir en el mismo VIH», manifiesta el presidente de Acción Solidaria. 

 

Negociación con la OPS

 

«Venezuela nunca ha fabricado un antirretroviral», afirma Estevan Colina, secretario de la Red Venezolana de Gente Positiva, quien asegura que la actual escasez de fármacos en los depósitos del Programa de Suministro de Antirretrovirales del Programa Nacional de Sida del Ministerio del Poder Popular para la Salud —que atiende a más de 77 mil pacientes— se debe a que la licitación para el 2017 se hizo en diciembre del 2016, pero no fue hasta junio del presente año que el Gobierno nacional le canceló a la Organización Panamericana de la Salud

 

«No dieron los tiempos para la negociación de los medicamentos. Un gobierno normal y sano, en este momento, debe estar negociando la compra del 2018 para que en enero lleguen los medicamentos», denuncia el secretario de la Red Venezolana de Gente Positiva. Agrega que, como no se le había cancelado a la Organización Panamericana de la Salud, la llegada de los antirretrovirales al país se prolongará hasta noviembre. 

 

El mecanismo de compra a través del organismo internacional de salud tiene un lapso de 8 meses —explica Estevan Colina—, debido a que, primeramente, los gobiernos tienen que hacer una licitación para conocer los precios y la disponibilidad de los fármacos antes de autorizar a la OPS para que los fabrique con la regulación sanitaria que el país requiere. 

 

Cifras en aumento
Alrededor de 12 mil nuevos casos de VIH se registran en Venezuela cada año, y 2.500 personas mueren por complicaciones asociadas al Sida anualmente. El incremento de los casos, tanto de mortalidad como de infección, obedece al agravamiento general de la calidad de vida del venezolano, denuncian activistas de derechos humanos.
Sin fármacos ni reactivos 

 

La falta de reactivos e insumos para la realización de pruebas de detección primaria del virus, así como de monitoreo, también impiden el control del VIH en el país. De acuerdo con Johan León Reyes, coordinador de Azul Positivo Zulia, desde octubre de 2016, no hay reactivos para realizar el examen de Carga Viral, que permite saber la cantidad de virus en el organismo, y la prueba de SubPoblación Linfocitaria CD4, que indica cómo está trabajando el sistema inmunológico con el tratamiento. 

 

«Vamos para casi un año que no ha habido reactivos para esos exámenes. En toda la zona occidental del país únicamente se están haciendo en el Hospital General del Sur, en Maracaibo, y vienen pacientes de los estados Falcón y Trujillo, además de los cerca de 8.800 pacientes que hay con VIH en el Zulia». 

 

El riesgo de no hacerse estas pruebas es tan peligroso como dejar de ingerir los antirretrovirales. Johan León explica que, si un paciente comienza un tratamiento y no se hace los exámenes, no se sabrá si el medicamento está haciendo efecto o, por el contrario, está dañando el organismo.  

 

Por recomendación médica, las pruebas de Carga Viral y la de SubPoblación Linfocitaria CD4 deberían hacerse semestral, pero «se estaban haciendo anualmente para que los pacientes tuvieran una idea de cómo estaba reaccionando su organismo», expresa León, quien agrega que para la mayoría de los pacientes se han vuelto inaccesible por su alto costo en los centros de salud privados. 

 

Otra de las pruebas que se imposibilita realizar en los hospitales es la denominada Cuarta Generación, que determina si la persona tiene el virus. «Esa prueba hace muchos meses no la hay en el sector público. Los pacientes la tienen que pagar en el sector privado», indica el coordinador de Azul Positivo. Asimismo, Estevan Colina denuncia que la falta de reactivos se debe a su costo. «Se necesitan 140 mil reactivos al año, y eso es un dineral en dólares», señala.  

 

Para el 2015, el 90 % de los pacientes registrados en el estado Zulia fueron casos de personas con sintomatología, informa Johan León. «Ya estaban en la fase Sida. Eso es el riesgo de no hacerse la prueba, sino que se le detecta cuando ya tiene los síntomas. Muchísimas personas pueden ser portadores del virus y no lo saben si no se hacen las pruebas». 

 

A juicio de Feliciano Reyna, la falta de reactivos es un problema grave. «El Estado debería tener como política pública en atención al VIH el acceso a las pruebas de detección en todo el país». Denuncia que hay estados en donde no ha habido insumos para hacer las pruebas. «Eso es gravísimo». 

 

De acuerdo a los últimos datos presentados por Venezuela ante las Naciones Unidas, se reporta un descenso de 6 mil casos con relación a la cifra presentada en 2014, que se ubicaba entre 11 y 12 mil nuevos casos cada año. El supuesto descenso, según Feliciano Reyna, se debe a que no se están realizando las pruebas de detección. «Eso es gravísimo. Apenas se está teniendo para detectar un tercio de los casos, quiere decir que hay un buen número de personas que, aunque pudiesen estar infectados, no lo saben y no han comenzado todo el proceso del tratamiento».





Última actualización ( 19-06-2017 a las 09:25:24 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir