Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Casos de hepatitis aumentan en Venezuela por poca recurrencia a vacunas preventivas PDF Imprimir Correo
17-03-2017 a las 10:03:16

Un estudio realizado en la Facultad de Medicina indicó que el tratamiento actual para la hepatitis B crónica solo tiene una efectividad del 50 %


Yémily Berrueta


A pesar de que las vacunas preventivas para proteger a la comunidad ante diversos virus de la hepatitis se aplican en el país desde hace años, estos siguen presentes entre las enfermedades que ponen en riesgo la salud de los venezolanos. En 2010, una investigación publicada por la Sociedad Venezolana de Gastroenterología intitulada ¿Qué sabemos de hepatitis en Venezuela? refleja que 51 % de los encuestados asegura tener poca información sobre la enfermedad, mientras que 80 % de ellos desconoce cómo se transmite la hepatitis B y C.
 

  
  Haga clic en la imagen para ampliar
Infografia: Anthony García
El doctor Edgardo Mengual, profesor de la Facultad de Medicina de LUZ explicó que en Venezuela el virus que posee la prevalencia más elevada es el de tipo A, el cual suele producir una hepatitis aguda que, en la mayoría de los casos, puede ser curado y no evoluciona a cronicidad, «sin embargo, en menos del 10 % de los casos puede ser fulminante».
 

No obstante cuando el virus que ataca es el B o el C, las consecuencias tienden a ser mayores. Aseguró que entre el 20 % y 30 % de los casos de hepatitis B se desarrollan de forma crónica, lo que puede desencadenar una cirrosis hepática. «Este virus se transmite de forma sexual o parenteral, es decir, a través de la sangre».
 

En el caso de la hepatitis C, las posibilidades de cronicidad aumentan hasta un 60 %, según indica Mengual, por lo que las probabilidades de que se produzca cirrosis y cáncer hepático aumentan significativamente. La transmisión de la enfermedad es parenteral, mayoritariamente.
 

Con respecto a la hepatitis D, solo se presenta en Venezuela dentro de comunidades indígenas, «especialmente en la Sierra de Perijá, donde hay alta prevalencia del virus este virus que necesita la coinfección con el virus de hepatitis B».
 

Mayores riesgos
 

    Edgardo Mengual
  Edgardo Mengual, profesor de la Facultad de Medicina de LUZ
Foto: José E. Millán 
La falta de protección brindada por las vacunas preventivas representa una vulnerabilidad suficiente para poder adquirir los virus, mayoritariamente el de hepatitis A, dado a que su mecanismo de transmisión es fecal u oral, es decir, alimentos y bebidas contaminadas, principalmente.
 

En cuanto a la hepatitis B, por tratarse de un mecanismo de transmisión sexual o parenteral (sangre contaminada), los individuos más propensos al contagio son quienes comparten agujas, «principalmente quienes utilicen drogas, se tatúen sin tomar en cuenta los cuidados necesarios o simplemente cualquier persona sexualmente activa que no esté protegida».
 

Según datos de la Organización Panamericana de la Salud, 56 % de los casos nuevos de infección por el virus de la hepatitis B en el continente americano se deben a la transmisión perinatal. «Es crucial saber si una embarazada tiene la enfermedad porque le puede transmitir la infección a su hijo al momento del parto, lo que puede hacer que el niño desarrolle cirrosis hepática en el futuro. Si se diagnostica, puede ser tratable en el tercer trimestre de gestación y se tomarían previsiones al momento del parto para disminuir el riesgo de trasmisión», comentó Mengual.
 

Dado a que el principal mecanismo de transmisión de la hepatitis C es el parenteral, de acuerdo a Mengual, los individuos más propensos a contraer este virus son aquellos que se expongan a jeringas contaminadas al consumir drogas, objetos corto punzantes, tatuajes no realizados con los cuidados adecuados y aquellos que hayan tenido trasfusiones sanguíneas o intervenciones quirúrgicas antes de 1992, –ya que no se tenían los parámetros universales de prevención en ese tiempo–. La Organización Panamericana de la Salud agrega a este listado de individuos propensos a los «presidiarios, los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, los profesionales del sexo y las personas seropositivas para el VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana)». 
 

Prevención y tratamiento
 

Evento científico
Expertos reflexionarán sobre las implicaciones del virus de la hepatitis durante el VII Congreso de la Facultad de Medicina, bajo el epónimo de la doctora Maribel Lizarzábal, del 9 al 12 de mayo de 2017
El doctor Edgardo Mengual afirmó que «no se justifica que tengamos una alta prevalencia por virus de hepatitis A en Venezuela si tenemos una vacuna que es universal y segura. Generalmente esta se coloca durante el primer año de edad como parte del control de vacunación y luego una dosis de refuerzo. El problema está en que muchos descuidan la aplicación de la segunda dosis».
 

En el caso de la hepatitis B, «la vacuna se coloca en tres dosis y es muy segura. Luego de un mes de la primera dosis, se aplica la segunda, y luego de dos meses de la segunda aplicación, se recurre a la tercera dosis; y esta  también protege contra la hepatitis C y D».
 

Recalcó que las políticas preventivas pueden incluso reducir el riesgo de muerte por diversas enfermedades hepáticas. «Estudios corroboraron que en países de Asia disminuyó la prevalencia de cáncer de hígado en un 30 % al vacunar a toda una población», dijo.
 

La vacuna contra la hepatitis C sigue en fase experimental. Actualmente se cuenta con un tratamiento a nivel mundial «que no garantiza la curación de la enfermedad. Según un estudio realizado en la facultad, solo 50 % de los casos de este virus pueden ser curados en su totalidad a través de estos medicamentos, pero es el recurso que tenemos en el país». Edgardo Mengual explicó que en 2014 se creó un medicamento que funciona como una cura efectiva, no obstante, debido a su alto costo, solo está siendo aplicada en los Estados Unidos y países de Europa, «incluso en estos países se está priorizando quién recibirá el tratamiento, en lugar de ser aplicado a todos por igual, debido a lo costoso que resulta». 
 

Mencionó que tanto Venezuela como República Dominicana realizaron trámites para importar estos medicamentos, pero no ha habido mayor información al respecto. «Existe una lucha para hacer que podamos obtenerlo, cambiar el rumbo de esta enfermedad en el país, reducir los casos de cirrosis y cáncer hepático y, a su vez, reducir la mortalidad».





Última actualización ( 17-03-2017 a las 15:17:47 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir