Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Renovación de partidos políticos busca entorpecer el funcionamiento de las organizaciones opositoras PDF Imprimir Correo
03-03-2017 a las 12:03:34

El profesor de LUZ, Henry Vaivads, considera que hubo una mala interpretación de la Sala Constitucional del TSJ sobre los periodos constitucionales sucesivos para la renovación de los partidos políticos antes de los comicios regionales


Luis Gerardo Petit
 

El 7 de febrero de 2017 —y en cumplimiento de la sentencia 783 de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ)—, el Consejo Nacional Electoral (CNE) reprogramó el cronograma para la renovación de los partidos políticos, que se iniciaría el 18 de febrero de 2017, pero que luego fue pospuesto para el 4 de marzo de 2017. Alrededor de 60 organizaciones políticas tendrán que cumplir con las condiciones establecidas por la máxima sala de jurisdicción constitucional del país, en un proceso que se llevará 80 días, desde la consignación de los recaudos y manifestaciones de voluntades hasta  el proceso de impugnación y decisión final por parte de la Junta Nacional Electoral. 
 

  
Foto: Eloy Hernandez  
De acuerdo con la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Políticas y Manifestaciones (2010), el CNE podrá cancelar la inscripción de las asociaciones con fines políticos cuando hayan dejado de participar en las elecciones de 2 periodos constitucionales sucesivos o cuando no cumplan con los requisitos establecidos por la ley al momento de su inscripción. En ese sentido, el TSJ —después de interpretar los artículos 10, 16 y 25 de la ley— decidió que los partidos políticos que no participaron en las presidenciales de 2013 y en las parlamentarias de 2015 o los que no alcanzaron el 1 % de los votos tendrán 2 días para la recolección de las firmas de al menos el 0,5 % del censo electoral en 12 estados del país, que establece la normativa legal para legitimarse ante el organismo electoral.
 

El registro electoral que tomó en cuenta el CNE para este proceso fue el utilizado en la última elección de la Asamblea Nacional, por tanto, los militantes de los partidos deberán validar su identificación en el estado donde se encontraban registrado hasta el 6 de diciembre de 2015. De acuerdo con el profesor Henry Vaivads, investigador del Instituto de Estudios Políticos y Derecho Público de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad del Zulia, hubo una «mala interpretación de la ley» por parte del Tribunal Supremo de Justicia y del Consejo Nacional Electoral al tomar en cuenta como periodos sucesivos a los próximos comicios regionales eventos de naturaleza distinta. 
 

«Si nos apegamos a lo que establece la ley, la exigencia de nuevamente realizar el registro de los partidos políticos está fuera de lo que establece la norma porque la ley señala 2 periodos constitucionales sucesivos, y como estas son elecciones regionales, no se pueden contabilizar elecciones de carácter distinto; es decir, no deberían contabilizar la elección parlamentaria nacional y tampoco incluir la elección presidencial, que han sido realmente los 2 últimos procesos. Se tendría que contar a partir del evento regional», explica el profesor Henry Vaivads. 
 

«Folklor político» 
La Ley de Partidos Políticos —a juicio del profesor Henry Vaivads— regula en demasía la creación de organizaciones políticas, debido a que establece condiciones que en muchos de los casos resultan incumplibles; sin embargo, aclara que el objetivo de la ley es evitar la proliferación de grupos políticos sin respaldo electoral. «La norma persigue dificultarla creación de partidos políticos personalistas; es decir, que simplemente sean producto de la subjetividad y de la creencia de una persona. La ideaes regular la emergencia folklórica de organizaciones políticas».
El Consejo Nacional Electoral informó que, en la actualidad, 5 organizaciones políticas se encuentran vigentes: Mesa de la Unidad Democrática (MUD), el Partido Socialista de Venezuela (Psuv), el partido Unión y Entendimiento (Puente), Independientes por el Progreso (IPP) y la Unidad Política Popular 89 (UPP89). En el caso de los 2 partidos con mayor fuerza política en el país —MUD y Psuv—, no tendrán que renovar su nómina por haber obtenido más del 1 % de los votos en 12 estados durante las elecciones parlamentaras de 2015, mientras que los 3 grupos restantes no lo harán por ser organizaciones nuevas, cuya formalización en la Gaceta Electoral se produjo después de esos comicios. 
 

Según el profesor de LUZ, habría que revisar cuáles de las organizaciones políticas no se presentaron en los últimos comicios regionales —los del 12 de diciembre de 2012— para saber si deben renovar su inscripción ante el CNE, debido a que en las parlamentarias de 2015, la MUD presentó su tarjeta respaldada por un grupo de partidos opositores, pero en el pasado sí presentaron sus logos en el tarjetón electoral. «El único problema en este momento es con la última elección, donde no se presentaron realmente los partidos políticos, sino que se presentó solamente la MUD, pero en los procesos electorales anteriores no fue ese el caso. Si la interpretación se hiciese de la manera como lo estoy planteando, no habría necesidad, honestamente, de registrar todos los partidos, excepto aquellos que son de nueva data, que han surgido posterior al último proceso regional». 
 

¿Subjetividad del TSJ?
 

La Sala Constitucional del TSJ —a través de la sentencia N° 878— ordenó al CNE reprogramar el cronograma para la renovación de los partidos políticos que, en un principio, se había pautado desde el 2 de mayo hasta el 30 de noviembre de 2016. Los magistrados argumentaron que durante esa fecha no se cumplieron los lapsos establecidos por la solicitud del referendo revocatorio presidencial solicitado por la oposición venezolana. 
 

  
Foto: Eloy Hernandez  
Asimismo, la máxima instancia judicial estableció las condiciones que deben regir el proceso. A juicio del profesor Henry Vaivads, la motivación de la Sala Constitución queda en la subjetividad y especulación al determinar como periodos constitucionales sucesivos los procesos electorales anteriores independientemente de su cualidad. «Hay 2 posiciones que son incomodas para el propio organismo judicial. Una es simplemente ignorancia de la ley y la otra es una intención para favorecer al Gobierno y entorpecer el funcionamiento del resto de las organizaciones políticas», asevera Vaivads, quien afirma que se deben comparar periodos constitucionales de la misma naturaleza. «Como quedó abierto allí —en la normativa electoral— podemos pensar que se trata de cada proceso electoral que se realiza, pero los que trabajamos en el campo del comportamiento electoral y político entendemos que todas esas elecciones son de una naturaleza distinta». 
 

Desde el punto de vista de la interpretación de la ley, el profesor de LUZ insiste que lo lógico debería ser comparar periodos constitucionales de la misma cualidad. «Es un principio científico, no es un invento. Se debió haber interpretado eso de los periodos sucesivos en relación a la cualidad de cada uno de esos procesos electorales. La motivación que pudo haber tenido el tribunal para sus decisiones queda básicamente en el terreno de la especulación», asegura. 
 

Por su parte, el especialista en procesos electorales, Aníbal Sánchez, considera que las condiciones establecidas por el TSJ y el CNE son una «misión imposible» para los partidos políticos. A su juicio, el ente electoral atenta contra el derecho de asociación y participación política al implementar el uso de máquinas captahuellas, «que son un instrumento intimidatorio, y el hecho de que el Consejo Nacional Electoral va a conocer quien milita en qué partido». 
 

Sin participación política
 

Los partidos políticos que no cumplan con la renovación de sus nóminas no podrán postular candidatos en ningún proceso electoral, sea de carácter nacional, regional o local, así lo estableció el TSJ, por tal motivo, las rectoras del CNE han hecho público que los comicios regionales para elegir a los gobernadores y legisladores estatales se convocarán luego de que finalice la renovación de partidos; sin embargo, el profesor Henry Vaivads advierte que hay procesos que demorarían el registro de las organizaciones políticas. 
 

«La Ley de Partidos Políticos abre un espacio para que los partidarios de una organización política objeten su participación. Eso puede introducir demoras dentro del proceso del registro de los partidos políticos». Vaivads explica que el Ejecutivo Nacional, ante la Sala Político Administrativo del TSJ, también puede objetar el registro de un partido político si es capaz de demostrar que la organización no actúa dentro de los parámetros constitucionales.«Entraríamos nuevamente en un litigio de tipo legal que pudiera significar ciertos atrasos», advierte. 
 

  
  Foto: Eloy Hernández
En el caso de que los partidos mayoritarios de la oposición no aprueben el proceso de renovación, Aníbal Sánchéz manifiesta que solo quedarían 2 opciones. «Usar los partidos Gente o Puente, o postular por iniciativa propia o por la constitución de un grupo de electores, pero esto es complicado por el tema de las captahuellas, la verificación de firmas y los reparos». Ante este escenario, Eugenio Martínez, periodista y especialista en procesos electorales, también afirma que no es viable debido a que el proceso estaría sometido a tropiezos legales. «Al día de hoy la posibilidad de presentar candidaturas por iniciativa propia en este escenario no luce viable por las trabas burocráticas (recolección de firmas y verificación posterior) que impone el CNE para este tipo de postulación. Además, provocaría que la oposición no pueda competir por los cargos tipo lista que deben elegirse en las asambleas legislativas de los estados».  
 

De convocarse las elecciones regionales —que debían realizarse en diciembre de 2016— y el proceso de renovación de partidos políticos de manera simultánea, el profesor Henry Vaivads considera que primeramente se deben establecer cuáles y cuántas organizaciones políticas están formalizadas, y para ello es necesario realizar la renovación de los partidos antes de las elecciones. «El problema es que nuestro sistema electoral es automatizado, y en base a esa situación se construye un problema. Ciertamente hay 2 procesos que deberían realizarse en el mismo tiempo, pero, por ejemplo, la elaboración de los tarjetones no se puede realizar si previamente no se ha establecido cuáles son las organizaciones políticas que van a participar. Primero tienen que estar formalizados los partidos políticos», enfatiza.  
 

Por su parte, Eugenio Martínez asegura, ante este escenario, que los principales partidos nacionales de oposición; así como los minoritarios del chavismo no podrían participar inscribiendo sus candidatos, ni presentando alianzas, además de que no estarían legitimados para participar en la campaña electoral. 





Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir