Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Torres de electricidad que atraviesan el lago requieren una rehabilitación completa PDF Imprimir Correo
17-02-2017 a las 09:10:47

Especialistas del Centro de Estudios de Corrosión aseguran que las condiciones ambientales del estado Zulia hacen que la corrosión del acero galvanizado de las 14 torres de electricidad —que surten a casi todo el estado— sea mucho más rápida


Karledys García

 

Torres de electricidad

Foto: Eloy Hernández

A través de 2 líneas de 400 kilovoltios llega la energía eléctrica generada en la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar —comúnmente conocida como El Guri— en el estado Bolívar hasta el Zulia, no sin antes atravesar la geografía nacional de un extremo a otro. Según el documento intitulado Sistema de transmisión troncal e interconectado de la Corporación Venezolana de Guayana y la empresa Electrificación del Caroní (Edelca), la transmisión de energía eléctrica hacia la zona occidental del país va desde la subestación Yaracuy hasta la subestación El Tablazo por medio de 3 líneas de 400 kilovoltios, además de «una línea doble terna a 230 kilovoltios hasta la subestación El Tablazo, pasando por la subestación Las Morochas II y 2 líneas a 230 kilovoltios desde la subestación Yaracuy hasta las subestaciones Barquisimeto y Cabudare».
 

En el mismo documento se detalla que la conexión entre Edelca y Energía Eléctrica de Venezuela —centralizadas desde julio de 2007 en la Corporación Eléctrica Nacional— es posible mediante una red troncal que «atraviesa el Lago de Maracaibo mediante 3 cables a 230 kilovoltios desde la subestación El Tablazo hasta la zona occidental del lago, así como la existencia de 2 líneas a 400 kilovoltios que cruzan el lago y permiten un nexo fuerte de interconexión entre la costa oriental y la occidental del lago de Maracaibo». 
 

Desde Yaracuy hasta Maracaibo el cableado reposa en 790 torres de acero galvanizado en un recorrido de 335 kilómetros a través de Yaracuy, Lara y Falcón; mientras que desde la subestación de El Tablazo hasta la subestación Cuatricentenario hay un recorrido de 8,5 kilómetros sobre las aguas del lago de Maracaibo. Una vez en la capital zuliana, la subestación Cuatricentenario es la encargada de distribuir la energía eléctrica proveniente de El Guri por casi todo el estado Zulia. 


Participación universitaria
 

Oladis Troconis    
Foto: Eloy Hernández  
Antes de la construcción de las torres de acero galvanizado que atraviesan el lago de Maracaibo, Edelca, que en ese entonces era la responsable de ejecutar el sistema de transmisión troncal, buscó el apoyo y asesoría del Centro de Estudios de la Corrosión de la Universidad del Zulia para determinar el material con el que debían ser construidas las 14 torres que cruzan el lago. Oladis Troconis, profesora de la Facultad de Ingeniería y especialista en corrosión, rememora que en ese momento hubo una especie de convenio entre Edelca y el equipo de investigación del Centro de Estudios de Corrosión para el diseño de ingeniería de detalle. 
 

Manifiesta que el proyecto original de construcción del sistema de transmisión de energía eléctrica hacia el estado Zulia cruzando el lago de Maracaibo no contemplaba el uso de torres sino de un cableado submarino: «Lo que iba a pasar por allí no eran torres, era un cableado submarino; pero cuando eso se diseñó vieron que por primera vez en el mundo se iba a usar un cable submarino de 400 kilovoltios y no quisieron arriesgarse sino que prefirieron las torres».
 

  
Haga clic en la imagen para agrandar
Infografia: Anthony García
En el proceso de diseño de las torres, la profesora Oladis Troconis explica que la recomendación que hizo el equipo en ese entonces fue utilizar aluminio estructural para la construcción, con la salvedad de que debían tener cuidado con los diferentes elementos que componen la torre y «evitar que se generen espacios confinados, que son espacios donde se pueda acumular el agua, porque eso es grave». Además, detalla: «Nosotros nos oponíamos a que se hicieran en acero galvanizado desnudo porque se nos estaba pidiendo una estructura que estuviese 30 años sin mantenimiento y era imposible que el acero galvanizado, en esa zona, pudiese durar 30 años sin mantenimiento». 
 

Troconis asegura que para el momento en el que fueron consultados por Edelca ya tenían toda una trayectoria en estudios relacionados a la corrosión atmosférica en espacios marinos, incluso en el ámbito internacional, por lo que no era un tema nuevo para los especialistas de LUZ. Precisamente los estudios previos sobre el comportamiento de la corrosión en otras estructuras como el Puente sobre el lago de Maracaibo —en el que tienen una vasta experiencia— les permitió negar con claridad el uso del galvanizado: «Esa zona es muy agresiva y las velocidades del viento son altísimas. Hay muchas características que hacen que la agresividad para el galvanizado sea muy alta».
 

    Nathalie Romero
  Foto: Eloy Hernández
Nathalie Romero, profesora de la Facultad de Ingeniería e investigadora del Centro de Estudios de la Corrosión, manifiesta que la recomendación de los investigadores no estaba sustentada en la calidad del galvanizado —que es acero recubierto con zinc— porque «siempre se ha utilizado en estructuras de este tipo, pero no en ambientes tan agresivos como los que tenemos aquí. No es que el galvanizado sea malo, sino que particularmente para las condiciones que tenemos aquí no debería utilizarse desnudo, sin un recubrimiento protector». Sin embargo, y pese a las recomendaciones que hizo el Centro de Estudios de la Corrosión, Edelca construyó las torres con acero galvanizado. 


Torres corroídas
 

Hace aproximadamente 13 años y 2 o 3 años después de que se pusieran en funcionamiento las torres de electricidad, Edelca acudió nuevamente a los especialistas de LUZ. «Nos llamaron a nosotros porque ya mostraban signos evidentes de deterioro», asegura Oladis Troconis. En ese momento, «no solo se generó un proyecto integral para la evaluación, diagnóstico y los procedimientos de reparación de las torres, sino que también allí se formó a mucha gente».
 

Los hallazgos encontrados por los investigadores fueron los esperados: «La zona de los vientos preferenciales había sufrido mucho deterioro y parte del galvanizado con el que habían sido hechos los perfiles ya no existía», explica Romero. «El galvanizado, en un ambiente donde hay un fuerte contenido de vientos con partículas, iba a sufrir deterioro porque ese viento que trae partículas de arena va erosionando el recubrimiento. El viento aunado a altas temperaturas y altos contenidos de cloruro porque es un ambiente marino genera un producto blanquecino en el galvanizado que se ve, incluso, desde lejos».
 

Las especialistas explican que en climas poco severos como los de Mérida o San Cristóbal el acero galvanizado puede durar muchos años, pero en condiciones climáticas como las del estado Zulia y, en particular, del lago de Maracaibo «no iba a resistir el tiempo que esperaba la empresa que durara», asegura Romero. A partir de esto, los investigadores se encargaron de hacer un estudio completo y detallado de las estructuras para «seleccionar un sistema alternativo que permitiera proteger el galvanizado que quedaba y otra opción para hacer las reparaciones».
 

Troconis aseguró que las experiencias anteriores en proyectos relacionados al comportamiento de materiales y la velocidad de la corrosión del acero en diferentes ambientes del país sentaron las bases para las recomendaciones que le hicieron a Edelca. «Había que usar un sistema dúplex con pintura, que es cuando se utiliza el galvanizado y adicionalmente un recubrimiento. Hay que usarlo los 2, que es lo que nosotros le decíamos a la empresa originalmente. El galvanizado hay que pintarlo, hay que recubrirlo para que aguante la condición a la que va a estar expuesto».
 

Las condiciones climáticas corroen velozmente las torres de electricidad sobre el lago, al punto de que los cálculos hechos por los investigadores del Centro de Estudios de la Corrosión establecen que en el caso del galvanizado, la velocidad del deterioro «es de 52 micras por año en la zona de vientos preferenciales y el espesor que tenían las torres era de 82 micras, o sea que ni siquiera podía durar 2 años completos. Y cuando empieza a corroerse el acero, la velocidad es de más de 200 micras por año y estamos a más del máximo». Troconis agrega que una vez que se cae el galvanizado «lo que se va a corroer es el acero al carbono porque ya el galvanizado no lo va a proteger».

 

Rehabilitación necesaria
 

Los resultados del proyecto integral desarrollado desde la Universidad del Zulia para el diagnóstico y tratamiento de las torres fueron entregados a Edelca para que hicieran los respectivos estudios presupuestarios y se encargaran de la ejecución. Troconis y Romero coincidieron en que desde el punto de vista técnico detallaron todo lo necesario: «La información se les dio a ellos de manera tal que les permitiera identificar las zonas más críticas donde tenían que sustituir perfiles, y las zonas donde tenían que sustituir los tornillos y cómo sustituirlos para que no afectara la parte estructural».
 

Entre los puntos críticos de las estructuras está «la zona de los vientos preferenciales, que es la más afectada» y «en las partes más altas, que es donde la velocidad del viento le pega a la torre con mayor fuerza, es donde hay más deterioro». A esto, la profesora Oladis Troconis agrega que precisamente los perfiles de la zona superior son más finos y «esos son los que están sufriendo más, por eso se mandaban a sustituir» en el momento en el que se ejecutó el estudio.
 

Manifiesta que luego de haber entregado el estudio pasó algún tiempo sin que recibieran noticias, pero luego conocieron que «sí se comenzaron algunas reparaciones, se sustituyeron algunos perfiles y se pintaron algunas torres», esto gracias a la participación directa de estudiantes de posgrado —formados por el Centro de Estudios de Corrosión— en los trabajos de Edelca. Además, expresa la necesidad de actualizar el estudio para cualquier trabajo que se ejecute en la zona: «Para lo que se vaya a hacer hay que actualizar el diagnóstico que hicimos porque ya el protocolo de recuperación que se dio para esa época no sería el mismo. Se aplicaría el mismo sistema de recubrimiento que recomendamos porque eso ya está evaluado pero el problema es la limpieza de superficie que puede que sea otra. De repente, ya no tenemos que cuidar mucho el galvanizado porque ya no queda».
 

En 2015, Marcelo Monnot, presidente del Centro de Ingenieros del estado Zulia, aseguró que en una visita realizada a las torres de electricidad que atraviesan el lago —junto a 2 investigadores del Centro de Estudios de la Corrosión— se observó que presentaban una «alta corrosión». Enfatizó que los pilotes y las bases de las estructuras «están altamente corroídos y si se llega a caer una de estas torres la ciudad se queda sin 1000 megavatios, producto de la falta de mantenimiento preventivo». 
 

A juicio de Troconis, «las torres ya no necesitan mantenimiento sino rehabilitación completa. Después de la rehabilitación hay varias cosas que cuidar: una de ellas es que la inspección sea fuerte y dura en no aceptar que se haga nada irregular porque si la recuperación de la superficie no se hace adecuadamente, el recubrimiento no queda bien». Asimismo, Romero añade que luego de la recuperación, «el mantenimiento debe ser constante. Tiene que haber una cuadrilla allí haciendo inspección constantemente, que estén cada 1 o 2 años chequeando si hay algún detalle para corregirlo».
  

Hace aproximadamente 9 años que los investigadores de LUZ en el área de la corrosión no estudian las torres de electricidad por falta de presupuesto y ante la inexistencia de vínculos con la Corporación Eléctrica Nacional. Sin embargo, las investigadoras expresaron que a pesar de que no han sido contactados por Corpoelec, están en total capacidad y disposición de trabajar en conjunto nuevamente y de que la universidad aporte su capital humano y científico para la resolución de los problemas del país. «Sería maravilloso volver a trabajar en una obra tan importante para la región, sobre todo en medio de la crisis del sector eléctrico», puntualizó Troconis. 





Última actualización ( 22-03-2017 a las 13:46:06 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir