Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Entre 10 y 15 procesos de contratación abre LUZ anualmente PDF Imprimir Correo
03-02-2017 a las 11:09:33

El balance permite asegurar que los procesos más difíciles son los de comedores, vigilancia, gastos funerarios, HCM y tarjetas de alimentación


Hugo Delgado
 

«En 2009, la Comisión de Contrataciones (CC) de la Universidad del Zulia se instaló formalmente, como una instancia asesora obligatoria del Consejo Universitario, para instaurar articuladamente la Ley de Contrataciones Públicas», dijo su actual coordinador, Everto Fernández. 
 

Este instrumento legal estableció que todos los organismos públicos deben designar, de acuerdo con sus necesidades, una Comisión de Contrataciones para regir las obras y adquisiciones de bienes y servicios. Por está razón, el Consejo Universitario respondiendo a ese compromiso conformó un equipo con fisonomía estructural dentro de LUZ, adscrita al Consejo Universitario, para asesorar en estos procesos que finalmente son autorizados por esa instancia.
 

Proceso complejo
 

  
Everto Fernández: en el proceso de legalizar las contrataciones en LUZ, existen variables complejas que afectan su instrumentación plena.
Foto: Armando Rosales
 
En este proceso complejo se ha consolidado el trabajo de la CC, explicó Fernández. «LUZ le ha dado de forma progresiva apoyo y soporte para legalizar las contrataciones de bienes y servicio; claro que ha habido dificultades porque la ley que la rige es compleja, especialmente en materia de obras, pero LUZ se ha ido ajustando a derecho. Sobre este último punto, el mecanismo institucional, delegaba sus obras al organismo que ejecuta su mantenimiento; sin embargo, en la parte de bienes y servicios la comisión ha sido más ágil y la asesoría ha sido más efectiva.
 

En materia de obras ha tenido una evolución lenta y firme. «En 2009 la CC hizo un pliego de condiciones que aprobó el CU, pero no se ha aplicado con la celeridad necesaria porque la estructura y los mecanismos que existen lo afectan, más cuando los proyectos son complejos y diversos para sus áreas de mantenimiento físico y saneamiento ambiental, reparaciones, áreas verdes».
 

El balance del período 2009-2017, señala que LUZ tiene una evolución positiva, pero, dijo Everto Fernández, aún en la toma de decisiones existen factores externos que interfieren, presionan y generan contratiempos. «Hay servicios que se han visto afectados por estos factores. Por ejemplo, los procesos con los comedores y vigilancia son los que tienen mayores dificultades, por las diversas razones que van más allá de las funciones de la comisión y de la misma institución».
 

Regidos por ley
 

Entre 2009 y 2017, se han intervenido entre 10 y 15 procesos abiertos anualmente, explica Fernández, los mismos son publicados y permiten la participación de empresas legalmente habilitadas y registradas en el Sistema Nacional de Contratistas (SNC), que aspiran a concursar por esos servicios. Detalló que en los procesos cerrados pueden realizarse entre 4 y 6 anuales. 
 

Existen otros casos, detalló Fernández, que se manejan por asignaciones y no por el presupuesto ordinario de LUZ; tal es el caso de los financiamiento controlados por la Oficina de Planificación del Sector Universitario (Opsu), que respondiendo a solicitudes de decanos y autoridades, se asignan para cubrir necesidades específicas, como obras de impermeabilización, reparaciones de instalaciones y equipos, etcétera. Esta modalidad se atiende por la CC, a pesar de que está fuera de la normalidad, porque viene diferente a la vía del presupuesto ordinario.
 

Los más frecuentes
 

Los casos de mayor frecuencia, dijo Fernández, «son las contrataciones de servicios de comedores, de compromisos contractuales o legales como el de dotación de uniformes para el personal administrativo y obrero y hasta 2016 docentes, de prevención de gastos funerarios para el personal administrativo y obrero y docente, servicios de HCM del personal obrero, y la tarjeta de alimentación».
 

La composición de la composición es especializada, en la actualidad, dijo Fernández, la CC la integran 5 miembros principales y sus suplentes y una secretaria ejecutiva, Lisbeth Vílchez. Los 5 primeros atienden las áreas fundamentales definidas como económico-financiero (Everto Fernández / Ricardo Sánchez), técnica (Daniel Vera / Anelsi Araujo) y legal (Gustavo Montero). Todos están nombrados por el CU.
 

Con mucha responsabilidad
 

En cuanto a los aportes por Responsabilidad Social, Fernández explicó que «está regida por la Ley de Contrataciones. No es una regalía y es una parte de la misma contratación, y es muy importante definir y comprender los 3 elementos fundamentales que rigen a todos los participantes en los distintos procesos».
 

«Se determina La viabilidad del contratante, LUZ demuestra con este cumplimiento su función de extensión y gran compromiso con su entorno; el segundo, la empresa debe incluirla como parte del contrato y como parte de su inversión en el medio social, es una forma de demostrar que no es solamente rédito sino también un compromiso con la sociedad; y finalmente el receptor que debe ser una fundación u organización de carácter benéfico, social, y que beneficia a grandes mayorías que no tienen posibilidades ni recursos».
 

La responsabilidad de la CC, explica Fernández, es proponer la organización beneficiada la que se selecciona en un banco de datos plenamente evaluada, por ejemplo, ahí están incorporadas la Fundación del Hospital de Especialidades Pediátricas, el Hogar San José de la Montaña, las fundaciones de los Niños con Cáncer o la de los Niños con Sida, la Casa de la Misericordia, instituciones docentes con cuotas solidarias, Azupane, etc.
 

Cuando se envía la propuesta al CU, detalla Fernández, se incorpora la recomendación de la organización a beneficiar con los aportes de Responsabilidad Social. Hay una figura, tipo comisión, que existe legalmente, pero en LUZ se intentó con 3 autoridades (Rector, Vicerrector Administrativo y el Director de Administración), pero al final se decidió que en la propuesta se incluyera, previa evaluación de las organizaciones sociales, el candidato a recibir el aporte.
 

Este aporte es una gestión exitosa, dijo Everto Fernández, las empresas contratistas hacen sus aportes financieramente o con los mismos bienes o servicios que ellas prestan; por ejemplo, en 2016, Vital Salud, que presta el servicio de HCM del personal obrero, entregó a la Fundación de Niños con Cáncer un doble beneficio, el financiero y la reducción del costo (previamente definido el baremo) y se estableció un costo favorable por los exámenes que se le hacen a los infantes afectados. También se hacen contribuciones con insumos y bienes necesarios para el funcionamiento de las instituciones benefactoras.
  

Divulgación obligatoria
 

Desde el punto de vista  legal, para LUZ es importante divulgar este tipo de acciones coordinadas por instancias como la CC, dijo Fernández, porque se proyecta la obra y el respeto a la legalidad de la institución, por ejemplo con el Compromiso Social,  que garantiza un  beneficio para la sociedad. «Es un experiencia positiva, porque la selección de las instituciones beneficiadas ha garantizado el buen uso y el impacto positivo en las comunidades necesitadas, y las empresas contratantes han estado conformes con el cumplimiento de su deber».
 

Fernández también aclaró que este tipo de aporte no puede dirigirse a organismos de LUZ, porque la ley es clara e indica que debe ser de la institución hacia su entorno. Igualmente, el coordinador de la CC destacó que es de obligatorio cumplimiento, la publicación de estos procesos a través de los sitios web de LUZ y del SNC que aprueba –inicialmente- el cronograma, legalmente hay que hacerlo, esos avisos democratizan la participación de las empresas que tengan capacidad para asumir el compromiso.
 

Estas empresas están sujetas a procesos de evaluación dual, por una parte se le aplica la evaluación económico-financiero y técnica (por puntuación de acuerdo con el pliego de condiciones), y la legal (documentación); en este proceso existen reglas limitantes que obligan a superar cada fase de evaluación, «si no pasa una, no puede pasar a la siguiente», en el caso de la fase legal es la documentación, en el económico-financiero y técnico debe responder a las establecidas en el pliego de condiciones, si no aprueban la fase de evaluación de la empresa, no puede ir a la apertura de la oferta, en ésta última, lógicamente se considera el precio.
 

El esfuerzo de la CC, resume, Everto Fernández, «es de encarrilar a LUZ en la legalidad de la Ley de Contrataciones, recomendar al CU la mejor opción, basada en la valoración normada, cuando se atiendan procesos de contratación para obras, bienes y servicios y utilizando la regulación de los artículos del 31-38 relacionadas con Responsabilidad Social, hacer que las empresas cumplan y beneficien organizaciones que atienden a los más necesitados». 





Última actualización ( 03-02-2017 a las 15:04:31 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir