Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Venezuela carece de un plan de desarrollo fronterizo PDF Imprimir Correo
27-01-2017 a las 10:14:00

Afirman que el Estado no ha implementado políticas integrales para el resguardo y desarrollo de la frontera. El aumento de las actividades ilícitas y la presencia de grupos armados ponen en tela de juicio el papel de la Fuerza Armada Nacional


Luis Gerardo Petit

 
 





 

«La característica más notable del anillo fronterizo venezolano es la ausencia de una política del Estado hacia sus fronteras», así lo afirma Rocío San Miguel, presidenta de la asociación civil Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional, debido a que no ha existido una política de Estado hacia las fronteras, pese a que el ordenamiento jurídico y constitucional lo establecen como una obligatoriedad del Estado. 
 

La Constitución de la República —en su artículo 15— señala que el Estado tiene la obligación de establecer una política integral en los espacios fronterizos terrestres, insulares y marítimos para preservar la integridad, soberanía, defensa y seguridad de la nación. Asimismo, la Ley Orgánica de Fronteras —aprobada por el presidente Nicolás Maduro el 30 de diciembre de 2015 después de 16 años de mora legislativa— prescribe que el desarrollo integral fronterizo se llevará a cabo a través de un instrumento de planificación y coordinación que atienda las especificidades de los espacios fronterizos, denominado Plan de Desarrollo Integral en los Espacios Fronterizos.
 

  
«Mientras exista vinculación de la Fuerza Armada Nacional con los delitos fronterizos, no habrá fórmula legal ni práctica para resolver la problemática fronteriza», Rocío San Miguel 
Foto: Archivo
 
Venezuela tiene 5.161 kilómetros de frontera terrestre, de los cuales 2.219 los comparte con Colombia a través de los estados Zulia, Táchira, Apure y Amazonas; sin embargo, no se ha creado ningún plan de desarrollo fronterizo. «Han trascurrido 18 años sin que sea posible haber establecido asignaciones económicas exclusivas para los estados fronterizos. No existe un plan nacional de fronteras y no existen planes de ordenamiento para las áreas bajo régimen especial que se encuentran en la zona de frontera», asegura Rocío San Miguel, quien manifiesta que el presidente Nicolás Maduro está en mora en los términos de que no ha dictado el Reglamento de la Ley Orgánica de Fronteras. «No se han actualizado los planes de ordenamiento y reglamento del uso de las áreas bajo administración especial; es decir, hay un desinterés sobre la frontera».
 

Presencia militar vs. grupos armados
 

¿Por qué existiendo los recursos legales y las unidades militares en la frontera no se terminan de producir resultados positivos de seguridad y defensa para la nación? El artículo 327 de la carta magna señala que la atención de las fronteras es prioritaria en el cumplimiento y aplicación de los principios de seguridad de la Nación. Asimismo, la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana le establece una función—entre tantas otras— a la Fuerza Armada Nacional: asegurar la soberanía plena y la jurisdicción de la República. «Esto es evitar el ingreso de factores exógenos de toda naturaleza, llámese guerrilleros, paramilitares o grupos armados al margen de la ley. La única institución facultada en Venezuela para retener esos grupos, apresarlos y procesarlos penalmente es la Fuerza Armada Nacional, y eso claramente no está ocurriendo en Venezuela al punto que la presencia de grupos armados al margen de la ley está aumentando cada vez más en el país», afirma Rocío San Miguel. 
 

  
«La frontera es tierra de nadie. Ahí no hay Estado venezolano. Todo está bajo el control de grupos paramilitares», Lusbi Portillo 
Foto: Archivo
 
Lusbi Portillo, antropólogo y profesor jubilado de la Facultad Experimental de Ciencias de la Universidad del Zulia (LUZ), considera que la frontera colombo venezolana siempre ha estado desasistida por el Estado venezolano, con el agravante de que se ha acentuado la situación de abandono y se ha incrementado la presencia de grupos armados en la zona durante los últimos años. «La frontera venezolana siempre ha sido mal cuidada; es muy débil la presencia del Estado venezolano. Desde hace 4 años, podemos decir que no hay Estado en la frontera, ni siquiera en los pueblos del Tocuco, Toromo —ubicados en la Sierra de Perijá— y en el resto de los pueblos indígenas de esa zona». Agrega que se ha acrecentado la presencia de grupos armados en la frontera. «Hay grupos armados colombianos delinquiendo, quienes tienen el control absoluto y perimétrico de todo lo que allí ocurre».
 

Desde la creación de las Zonas Operativas de Defensa Integral (Zodi) y las Regiones Estratégicas de Desarrollo Integral (Redi), la presencia permanente de unidades militares ha disminuido en los estados fronterizos, lo que ha agravado —según la presidenta de Control Ciudadano— la situación de inseguridad en el estado. «Uno de los grandes dramas que enfrenta la nueva reorganización militar venezolana es que tenemos unas nuevas unidades caracterizadas por la denominación de Regiones Estratégicas de Defensa Integral y Zonas Estratégicas de Defensa Integral. Esta nueva reorganización militar creo que no está rindiendo sus frutos con respecto a los problemas fronterizos. La realidad es que estas Redi y estas Zodi han disminuido la presencia permanente de las unidades militares en los estados donde tienen que hacer su patrullaje y solamente se despliegan con elementos móviles que ocasionalmente realizan estas circunstancias con alcabalas móviles».
 

De acuerdo con Rocío San Miguel, quien considera que las rutas móviles militares no garantizan la integridad territorial, «la fórmula que privaba anteriormente —de reorganización militar—, especialmente con la presencia de destacamentos de la Guardia Nacional a lo largo y ancho de todo el territorio nacional, situaban al estado Zulia y a otros estados fronterizos, como el estado Bolívar, con más unidades de destacamentos de la Guardia Nacional. Estos lamentablemente se han venido desmantelando para ir a la ruta de unidades móviles que no siempre están allí para cumplir el rol de preservar la integridad territorial de la República», advierte. 
 

  
  «Ningún Estado de la historia republicana de Venezuela ha logrado alterar la composición demográfica de la frontera», Juan Romero
Foto: Archivo
Por su parte, Juan Romero, profesor adscrito al Departamento de Historia de la Facultad de Humanidades y Educación de LUZ, afirma que, pese al incremento de actores militares en la frontera, no se ha logrado controlar la presencia de grupos paramilitares en la zona. «Si bien se ha aumentado el número de militares, no ha significado que efectivamente se haya logrado desmontar en su totalidad el proceso de penetración, que no es nuevo, de paramilitares en la zona. Desde mediados de la década de los 90, desde que se inició el Plan Colombia en el vecino país, ha habido una progresiva penetración paramilitar, y esa penetración paramilitar se ha mimetizado con elementos de actividad agrícola, comercial y agropecuaria de la zona. Eso ha impedido, de alguna manera, el ejercicio de labores efectivas de inteligencia porque en términos reales la penetración paramilitar ha logrado controlar sectores sumamente importantes de la frontera colombo venezolana». 
 

A juicio del profesor Juan Romero, las características demográficas de la frontera occidental dificultan el control por parte de la Fanb de la zona; además, asegura que el conocimiento que se tiene de la frontera colombo venezolana es limitado. «El problema esencial es que los límites fronterizos de los 2219 kilómetros que hay en la frontera entre Venezuela y Colombia tienen enormes contrastes en términos de organización de ese espacio geográfico. Tenemos espacios con densidades muy escasas de población que van desde La Guajira hasta el estado Amazonas, y eso dificulta, por más que se incremente el número de efectivos de la Fuerza Armada Nacional, el control de esa zona». 
 

La seguridad y defensa de la frontera está siendo afectada —según el profesor de la Facultad de Humanidades y Educación de LUZ— porque no se ha alternado la ocupación de los límites fronterizos. «Hay un incremento de la presencia militar, pero ese enfoque no es suficiente. Esa es una prueba de que el Estado no ha abandonado la supervisión que por ley le corresponde de la frontera, pero lo que ningún Estado de la historia republicana de Venezuela ha logrado es alterar la composición demográfica de la frontera. Eso facilita la inestabilidad y desarrollo en esos espacios». Agrega que es necesaria una organización diversa, tanto demográfica como de las actividades productivas, que se desarrollan en el eje fronterizo.

 

  
  Haga clic en la imagen para ampliar
Infografia: Anthony García

Tráfico fronterizo internacional 
 

Narcotráfico, extracción de combustible, minerales, de alimentos y ganado son algunas de las actividades ilícitas que se han vuelto cotidianas en la línea divisora entre Venezuela y Colombia. Ahora bien, ¿cómo se incrementa el tráfico fronterizo cuando el Estado venezolano ha duplicado la presencia militar en la zona? De acuerdo con Rocío San Miguel, mientras exista vinculación de la Fuerza Armada Nacional con los delitos fronterizos no habrá fórmula legal ni práctica para resolver la problemática fronteriza. «Venezuela ha tratado por distintas vías desde las Zonas de Seguridad, la creación de Distritos Militares Fronterizos, la reorganización de la estructura militara través de la Redi y de la Zodi, y todavía persiste el delito fronterizo de tráficos internacionales, yo diría aún más, se están agravando los tráficos ilícitos internacionales a través de la frontera venezolana, y esto no puede tener otra explicación sino la vinculación de efectivos militares con el delito transfronterizo». 
 

Asimismo, el profesor Lusbi Portillo asegura que hay una relación entre la delincuencia, los militares y los ganaderos de la zona. «En la frontera se mueve una gran cantidad de dinero. Hay una economía paralela que sustituye la economía del Estado venezolano, y eso muy grave». Denuncia que en toda la frontera del estado Zulia hay tráfico de ganado. «Miles de vacas salen todas las semanas por la frontera del Zulia del municipio Machiques de Perijá y del municipio Guajira y Mara. Las vacas que son subsidiadas por el Estado venezolano son llevadas a Colombia para su venta bajo la mirada complaciente de los militares».
 

Abandono fronterizo
 

«El tema fronterizo forma parte del conocimiento y de la propia realidad de las funciones militares. El problema es el abandono al que ha estado sometida la frontera venezolana», así lo asegura Rocío San Miguel, quien considera que los mandatarios nacionales han olvidado la frontera. De acuerdo con la activista de derechos humanos, el Estado venezolano debe realizar una evaluación sistémica del problema de la seguridad fronteriza que garantice el resguardo la frontera, pero también los derechos sociales de sus habitantes. 
 

Desde su punto de vista, la seguridad fronteriza no tiene que ser vista solamente como un elemento de fuerza militar. «Es imposible hablar de seguridad fronteriza sin la conjunción de derechos sociales de los habitantes de fronteras; es decir, las unidades militares deben cumplir su labor de patrullaje, pero también tienen que haber condiciones de derechos sociales para los habitantes de fronteras se sientan resguardados en sus derechos; es decir, debe operar la plena garantía del ejercicio de derechos civiles en materia de integridad, del debido proceso, que existirán condiciones legales justas para las dilemáticas que se encuentran en la frontera». 
 

Hasta el momento, estas circunstancias no han podido construirse en la frontera venezolana. «Ha sido muy tristemente frecuente que, por ejemplo, comunidades indígenas e incluso habitantes fronterizos terminan siendo detenidos, procesados injustamente o con afectaciones a su integridad personal. En algunos casos ha habido denuncias de tortura y en otros, aún más lamentable, se ha llegado inclusive a la denuncia de las ejecuciones contra estos habitantes», aclara San Miguel. 
 

Las medidas recientes del presidente Nicolás Maduro de activar 8 casas de cambio en la frontera, el establecimiento de estaciones de servicio para la venta de gasolina en pesos y la posibilidad de vender bolsas Clap a los colombianos denotan «un profundo desconocimiento de la realidad fronteriza», según Rocío San Miguel. A su juicio, el Ejecutivo nacional se está ocupando de aspectos puntuales de la frontera y no de una política integral de los espacios fronterizos





Última actualización ( 30-01-2017 a las 09:19:59 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir