Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
La inflación condena los salarios de los trabajadores venezolanos PDF Imprimir Correo
13-01-2017 a las 11:02:11

Los profesores titulares a dedicación exclusiva requieren de 4,3 salarios para cubrir la canasta básica familiar calculada en 624.544,78 en noviembre de 2016; mientras que el máximo cargo del personal obrero necesita el salario de más de 10 meses


LUZ Agencia de Noticias

 

En la Gaceta Oficial número 41.070 del 9 de enero de 2017 quedó oficializado el aumento del 50 % del salario mínimo anunciado por el presidente Nicolás Maduro en cadena nacional. En una entrevista para Venezolana de Televisión, Francisco Torrealba, ministro del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo asegura que el aumento salarial «representa la recuperación progresiva del poder adquisitivo del salario»; sin embargo, el índice inflacionario —del que se desconocen las cifras oficiales para 2016— apabulla las posibilidades de los venezolanos de recuperar su poder de compra. 

 

Comida para la inflación
 

  
  Foto: Archivo
A pesar de que el artículo 91 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela dice claramente que el Estado «garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica», hasta diciembre de 2016 el salario mínimo era de 27.091 bolívares, mientras que la última estimación del Centro de Documentación y Análisis Social (Cendas) ubicaba el costo de la canasta básica familiar en 624.544,78 bolívares en noviembre de 2016. Tomando como base el salario mínimo, un trabajador necesitaba percibir al menos 23,1 salarios para cubrir la canasta básica familiar y en la medida del salario mínimo integral —que incluye los 63.720 bolívares del bono de alimentación— eran necesarios 6,9 salarios.
 

Según el Banco Central de Venezuela, el 2015 cerró la inflación en 180,9 % y sobre el 2016 aún no se han publicado las cifras correspondientes, pero las estimaciones del Fondo Monetario Internacional indican que la inflación en Venezuela cerraría sobre el 700 %. Mientras tanto, la realidad golpea a los hogares venezolanos: pérdida rápida de peso, desnutrición, familias pidiendo en las calles o comiendo de la basura son algunos de los escenarios que se observan a diario. 
 

Ángel García Banchs, profesor de la Universidad Católica Andrés Bello y director de Econométrica, explica que el aumento del salario mínimo decretado por el presidente Maduro «toma en cuenta muy poco la evolución de la productividad, de las ventas, del producto por ocupado de los distintos sectores de la economía y significa un proceso inflacionario, porque todo aumento del salario superior al de la productividad va a causar inflación». 
 

El especialista insiste en que el proceso que se vive actualmente en Venezuela es mucho más complejo que la hiperinflación porque no hay indexación salarial: «los salarios han subido por las escaleras de los decretos, mientras que los precios han subido por el ascensor del mercado negro de divisas. Lo que está ocurriendo en Venezuela es mucho más delicado —que la hiperinflación— porque significa el desplome del poder de compra de los hogares». 

 

¿Qué pasará con los universitarios?
 

El aumento del salario mínimo incluyó a los trabajadores de la administración pública, por lo que la Federación de Trabajadores Universitarios de Venezuela (Ftuv) publicó, a través de sus redes sociales, la actualización de las tablas salariales para el personal docente, obrero y administrativo de las diferentes casas de estudio del país. Aunque el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología no ha emitido declaraciones al respecto, con esta actualización, un profesor titular a dedicación exclusiva —máximo escalafón y dedicación— devengará un salario de 153.064 bolívares, lo que se traduce en que los profesores venezolanos que hayan logrado llegar a este escalafón, luego de más de 15 años de carrera docente y un sinnúmero de publicaciones, necesitan 4,3 salarios para comprar la canasta básica familiar calculada por el Cendas en noviembre de 2016.
 

En el caso del personal administrativo, quienes están en la categoría Apoyo I  recibirán 49.992 bolívares, apenas 9.354 bolívares más del salario mínimo. Mientras que el Profesional nivel XV —máxima jerarquía entre el personal administrativo— ganará 92.578. Estos datos se traducen en que el personal con el escalafón Apoyo I necesitan 12,5 salarios parar adquirir la canasta básica familiar y el Profesional nivel XV requiere del sueldo de más de 6 meses. Para el personal obrero es aún más dramática la situación, puesto que los ubicados en el máximo nivel —Obrero grado VII— deben percibir 10,2 salarios para poder comprar la canasta básica familiar. 
 

La situación económica del país impide que los aumentos salariales sirvan para mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores y los empleados del sector universitario no escapan de esa realidad. Las esperanzas del personal docente, obrero y administrativo de las universidades venezolanas están puestas en la discusión de la III Convención Colectiva Única para el Sector Universitario (IIICCU) que debe regir a partir del 2017; sin embargo, hasta el momento solo se ha avanzado con la publicación del anteproyecto de la IIICCU propuesto por parte de la Ftuv. 
 

Con respecto al anteproyecto de la IIICCU, un grupo de profesores del programa de Antropología de la Facultad Experimental de Ciencias de LUZ publicaron un documento intitulado Consideraciones generales sobre la contratación colectiva en el sector universitario, en el que exponen una serie de planteamientos sobre la propuesta de la Ftuv y en los que se incluyen aspectos como la comparación de los salarios de los profesores venezolanos con sus pares en América Latina. Explican que los docentes con el máximo escalafón «tienen un sueldo equivalente a más de 10 salarios mínimos. Por ejemplo, en Ecuador, donde el salario mínimo era de 366 dólares en 2015, un profesor del mayor escalafón gana hasta 4.100 dólares que representan más de 11 salarios mínimos; mientras que un profesor auxiliar de tiempo completo gana hasta 2 mil dólares, equivalentes a 5,5 salarios mínimos».
 

Al extrapolar los salarios percibidos por los profesores ecuatorianos al caso venezolano, aseguran: «En Venezuela, los profesores en el mayor escalafón tenemos un ingreso mensual que apenas se acerca a 2 salarios mínimos (el salario mínimo ‘integral’ actual es de 90.811 Bs. y el de un profesor titular es de 168.303, incluyendo el bono de alimentación)». A su juicio, «las tablas salariales universitarias no aguantan más ‘aplanamiento’ del ya ejecutado en la última década», por lo que alegan la necesidad de «una lucha frontal de los trabajadores universitarios por recuperar la capacidad adquisitiva de nuestro salario».





Última actualización ( 13-01-2017 a las 15:10:47 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir