Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Escasez de antirretrovirales imposibilita el control del VIH PDF Imprimir Correo
08-12-2016 a las 13:30:07

Alrededor de 15 mil venezolanos se ven afectados por las interrupciones en el suministro de 10 antirretrovirales y de los reactivos para realizar las pruebas de seguimiento del VIH. Activistas de DDHH consideran que se está afectando el derecho a la salud

 

Luis Gerardo Petit 
 

De acuerdo con cifras del programa conjunto de las Naciones Unidas, Onusida, solo un 55 % de los 2 millones de personas que viven con VIH en América Latina tienen acceso a  la cobertura de terapias antirretrovirales. En Venezuela, hasta diciembre de 2013 —según el último informe presentado por el Estado venezolano ante la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el Sida en el 2014—, se habían notificado 101.871 casos de VIH/Sida en todo el territorio nacional, de los cuales, solo 43.071 recibían tratamiento. 
 

Aunque en el país no se tienen cifras oficiales desde el 2014, según Onusida, alrededor de 99 y 120 mil venezolanos viven con el virus, y se desconoce cuántos reciben tratamiento. Lo cierto es que durante el 2016, la escasez de medicamentos, insumos y personal médico en el sistema de salud público y privado han afectado a este grupo de la población. De acuerdo con la Sociedad Venezolana de Infectología, durante el 2016 se ha agudizado el grave problema de abastecimiento de aproximadamente 10 medicamentos antirretrovirales para pacientes con VIH que ponen en peligro la vida de los pacientes por las interrupciones y cambios no programados del esquema terapéutico.
 

Deterioro de la salud
En el país, 11 personas necesitan Fusion, un antirretroviral suministrado a los pacientes cuando han tenido varios fracasos terapéuticos. «Ese medicamento es la única opción para esos pacientes, no hay otra. Hay otros medicamentos como el Viraday que lo toman 15 mil personas, que también tuvo sus episodios de desabastecimiento, y afectó a una gran cantidad de personas», denuncia, Johan León, presidente de Azul Positivo VIH Zulia.

Además de la escasez de antirretrovirales, la ausencia de las fórmulas infantiles durante el primer año de vida, la falta de medicamentos para tratar infecciones y los reactivos para las pruebas de diagnóstico y seguimiento del VIH, también imposibilita el control de la epidemia en el país, lo que dificulta el control de la transmisión del virus de la madre a sus hijos y en la población en general. «En los actuales momentos, Venezuela no cuenta con ninguno de los tratamientos para el VIH considerados de primera línea por las guías internacionales, lo que impide a los pacientes tener acceso a los avances de la ciencia y tecnología médica disponible en el mundo».  
 

La actual situación de escasez —según las organizaciones no gubernamentales— limita la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 que Venezuela suscribió en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el Sida. Feliciano Reyna, presidente de la Acción Solidaria, considera que, a pesar de que el VIH tiene elementos de respuesta global a través de Onusida, «dentro de un marco general de afectación al derecho a la salud, de deterioro de la infraestructura hospitalaria, de la falta de insumos y reactivos, de personal médico y, además, de medicamentos, no podía el ámbito del VIH escapar de esa realidad». 
 

Agrega que Venezuela, en materia de VIH, tiene acceso a medicamentos a un precio menor a través de la Organización Panamericana de la Salud; sin embargo, cuestiona que por problemas, tanto presupuestarios como de una gestión deficiente, hayan fallas que afectan a toda la población venezolana que vive con el virus. «Hubo 3 meses sin un producto llamado Atazanavir, que lo toman 14 mil personas en el país, por un retraso en la compra. Previo a eso, hubo otro momento de un producto para unas 1.550 personas, que también falló y eso también tuvo que ver con un retraso en la gestión de compra». 
 

Por su parte, Johan León, director de Azul Positivo VIH Zulia, considera que la escasez de antirretrovirales de debe a que el Ministerio del Poder Popular para la Salud está realizando las compras de manera improvisada. «La situación es grave. Para el 2016, se debieron hacer las compras en 2015, y la ministra actual, Luisana Melo, no realizó las compras correspondientes». Agrega que los medicamentos que se entregaron los primeros meses del año ya estaban en el país porque se compraron en el 2014. «Lo que se entregó a principios de año fue lo que quedaba de los medicamentos que se compraron en 2014; sin embargo, no hubo una compra a tiempo. Las han ido haciendo de manera improvisada y esto ha llevado a que pacientes, a lo largo de todo el año, hayan tenido deficiencia en el suministro de medicamentos antirretrovirales». 
 

En materia de reactivos, el presidente de Acción Solidaria denuncia que desde noviembre de 2015 hasta junio de 2016, los pacientes no tuvieron la posibilidad de hacerse las pruebas de carga viral. «En algunos momentos, ni siquiera la prueba de Células de cuatro, que permite al médico hacer un seguimiento adecuado del proceso de infección y ver si hay que cambiar el tratamiento o no». Para contextualizar, Feliciano Reyna indica que el estado Carabobo es una de las entidades mejor atendidas en materia de VIH, pero que, al final, muestra lo que está ocurriendo en todo el país. «Un año y 2 meses sin reactivos para realizar la carga viral, 3 meses sin otra prueba que es fundamental para seguimiento que se llama Recuento linfocitario, y  un año y 3 meses sin fórmulas para darle a las madres que en un momento dado no pueden amamantar a sus bebes. Con esto ya estamos viendo el tamaño del problema que hay, y que tiene como base la falta de planificación y después por unos problemas de gestión que han sido gravísimos».  
 

Sin campañas de prevención
 

  
Foto: Tito Gutíerrez  
Johan León considera que la situación del país en materia de VIH ha sido la más cruda y difícil desde el inicio de la epidemia. «Venezuela tuvo un programa de VIH bastante avanzado, de hecho, era ejemplo en Latinoamérica, su funcionamiento, su campaña de prevención, pero posteriormente se fue desmejorando. Los últimos 4 años han sido bastante difíciles en esta materia. No ha habido campaña de prevención. Las pocas que se han hecho ha sido por parte de las organizaciones no gubernamentales, pero el Ministerio del Poder Popular para la Salud no está implementando campaña, y eso está llevando a una cantidad de nuevas infecciones porque los adolescente se inician sexualmente más temprano».  
 

Por su parte, Feliciano Reyna, manifiesta que desde 1982 —cuando se diagnosticó el primer caso de VIH en el país— hay deficiencias para tratar el virus en Venezuela. «Todavía tenemos deficiencias muy graves en las respuestas nacionales. Siempre hemos abogado porque el programa del propio Ministerio para la Salud se fortalezca en personal y en tecnología; pero eso no ha ocurrido, y por eso estamos en esta situación tan delicada». Enfatiza que el VIH no escapa del deterioro del sistema de salud nacional. «Afecta a personas con VIH, pero también a todo tipo de personas en condiciones de salud crónica. Estamos hablando de una situación gravísima de afectación al derecho a la salud, como también al derecho a la alimentación, y esa relación que hay entre mala alimentación con deterioro de la salud; pero, además, que es lo más grave, la imposibilidad de responder por parte del Gobierno».  
 

Desde Acción Solidaria no se lleva un registro de personas con VIH fallecidas por la falta de medicamentos; sin embargo, sí contabilizan sus donaciones. «Lo que sí estamos constatando, porque tenemos un banco de donaciones, son esos momentos donde no hay medicamentos, y aumenta el número de donaciones que hacemos», manifiesta su presidente, el activista de derechos humanos, Feliciano Reyna, quien añade que la actual crisis hospitalaria pone en riesgo la vida de los pacientes con VIH. «La afectación física sin duda a su condición porque hay personas que cuando llegan ya a tratarse, precisamente porque no hay la campaña que promueve hacerse la prueba, pueden estar en un estado algo avanzado dentro de la infección por VIH, pero además, es todo el tema emocional; es decir, cuando a los pacientes les dicen que no hay insumos, eso produce una afectación emocional severa». 





Última actualización ( 13-12-2016 a las 15:40:36 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir