Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Aplicación de la malla supralingual afecta el sistema metabólico de los pacientes PDF Imprimir Correo
02-12-2016 a las 16:31:59

Aunque los aduladores de la malla supralingual manifiestan que es el mejor método para bajar de peso, especialistas de LUZ afirman que su implementación atenta contra la salud física y psicológica de los pacientes. Su implementación no está avalada por ninguna federación médica


Luis Gerardo Petit
 

Desnutrición, trastornos metabólicos y enfermedades digestivas son algunas de las consecuencias o efectos secundarios que pueden presentarse en pacientes después de la implementación de la malla supralingual, un método no aprobado por las sociedades científicas nacionales e internacionales, que consiste en la fijación de una malla cuadriculada a la lengua, preparada por un «sistema magnético». 
 

  
Foto: Karledys García  
En los sitios de internet que promueven la implementación del método es común leer que, además de la pérdida de peso, la malla supralingual ayuda a mejorar la digestión, a corregir los niveles hormonales, de azúcar en la sangre, colesterol y triglicéridos, el sistema inmune y la presión arterial; sin embargo, Johan Almarza, nutricionista y especialista en metabolismo humano, además, miembro del Centro de Investigaciones Metabólicas Endócrinas de la Universidad del Zulia (Ciem-LUZ), asegura que el paciente puede tener consecuencias metabólicas después de la implementación de la malla. «Como la persona está dejando de ingerir alimentos, se presentan consecuencias como el hígado graso, páncreas graso, que con el tiempo puede producirse en pancreatitis, y cirrosis hepática por la misma infiltración de grasa en el hígado», afirma. 
 

Aunque aduladores del método afirman que es «la forma más sencilla para bajar de peso», Ana Cecilia Herrera, médico internista y colaboradora del Ciem-LUZ, afirma que el método atenta contra la salud de las personas y que no tiene ninguna indicación por alguna sociedad científica. «Las personas la están utilizando para la pérdida de peso, para el tratamiento de la obesidad; sin embargo, eso no tiene ninguna indicación por alguna sociedad científica, inclusive, en los buscadores médicos no aparece información sobre esta malla». Agrega que su implementación se está haciendo en lugares que no están preparados para ello. «A alguien se le ocurrió empíricamente, la empezó a utilizar, pero no hay el aval científico, no hay la prescripción. En algunas oportunidades no la hacen ni siquiera médicos. Vemos como los esteticistas y peluqueros la están colocando; es decir, no lo hace un profesional debidamente preparado para implementarlo».
 

Pese a que no tiene el reconocimiento médico y que se desconoce su origen, la malla supralingual es utilizada como un método  —fijado en la lengua a través de 4 puntos de sutura— para evitar la ingesta de alimentos sólidos y actuar sobre las papilas gustativas. Su objetivo, de acuerdo con el especialista en metabolismo humano, es interferir en el proceso de masticación de manera que el paciente se vea forzado solamente a consumir líquidos mientras tenga la malla colocada. «Es un método 100 % empírico que, en la actualidad, está tomando fuerza dentro del ámbito de la salud. Es una malla con 3 balines que generan una sensación de saciedad para engañar cerebro», expresa Johan Almarza, quien afirma que el paciente puede presentar cuadros infecciosos
 

Además de las enfermedades metabólicas quepueden agravarse con el pasar del tiempo, el árbol digestivo también sería seriamente afectado por los efectos secundarios tras la implementación de la malla supralingual. «Se ha demostrado que las personas que se someten a este tipo de tratamiento, por llamarlo de alguna manera, también sufren de infecciones gastrointestinales porque son floras distintas. Es decir, lo que no puede producir infección en la boca, puede producirla en el estómago, en el intestino delgado o en el colon», explica Johan Almarza. Agrega que esta infección se convertiría en una enteritis —una inflación del intestino, especialmente del delgado— que afectaría a todo el sistema digestivo.
 

Hemorragias y halitosis 
 

De acuerdo con la doctora Ana Cecilia Herrera, el paciente puede sufrir sangramiento al momento de fijar la malla a la lengua con 4 puntos de sutura. «La fijan a la lengua con puntos; es decir, colocan la malla con perforación. Primero, la boca en sí no es un área estéril, todos sabemos que tenemos bacterias, y segundo, no sabemos en qué condiciones de higiene realizan el procedimiento. Uno no sabe si perforan alguna arteria». Agrega que si el paciente «tiene una discrasia sanguínea —una alteración permanente cualitativa o cuantitativamente anormal de la sangre— una enfermedad hematológica que lo haga sangrar por el punto, puede morir».
 

Después de haberse colocado la malla, el paciente no podrá asearla. «En ese espacio, entre la lengua y la malla, se aloja comida. Eso se contamina y produce halitosis, malos olores», explica el especialista en metabolismo humano, Johan Almarza. La colocación de la malla le impide al paciente no solo ingerir alimentos sólidos, sino asear su lengua. «El paciente no podrá cepillar su lengua hasta que le retiren la malla y en algunos casos, se utiliza por meses». 
 

Otros efectos nocivos 
 

La desnutrición es otro de los efectos nocivos de la malla supralingual, según los miembros de la Sociedad Venezolana de Endocrinología y Metabolismo. Aseveran que las personas sí pierden peso. «¿Por qué pierden peso? Porque se están desnutriendo. No le queda otra cosa que dejar de comer. Se pierde el sabor, el degustar los alimentos y peso, pero principalmente masa muscular. En cierta medida es una desnutrición porque el paciente no se alimenta adecuadamente. El paciente pierde mucha masa muscular», manifiesta Ana Cecilia Herrera. 
 

Por su parte, Johan Almarza asegura que, además de la desnutrición, hay otros efectos secundarios como la atrofia en las papilas gustativas, debido a que al retirar la malla percibe los sabores de la misma manera, cambios en el PH bucal y en la secreción enzimática, indispensable para los metabolismos de los nutrientes, y la pérdida del movimiento de la lengua. «La lengua, por ser uno de los órganos más musculosos, pierde tono porque no tiene el movimiento que debería tener de forma adecuada, con la masticación por ejemplo. Al tener un mes la malla, con puntos de sutura, el movimiento es menor del habitual», asegura. 
 

Los especialistas coinciden que las complicaciones después de la implementación de la malla supralingual pueden ser atroces dolor permanente por mala colocación, infección bucal, ruptura de algún punto al tratar de ingerir alimentos sólidos, que puede ocasionar mayor dolor y sangrado. 
 

Efecto rebote 
 

Obesidad en Venezuela
En el 2015, Venezuela se mantuvo como el segundo país de América Latina con mayores casos de obesidad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS),3 de cada 10 venezolanos presenta sobrepeso. En el mundo, la obesidad es uno de los principales problemas de salud pública, de allí que fue calificada como la epidemia del siglo XXII.
Los especialistas del Ciem de la Universidad del Zulia consideran que, como no se ha tratado a la obesidad desde el aspecto emocional y psicológico, el paciente aumenta los kilos que rebajó al cabo de unos meses, lo que se conoce como efecto rebote. «Si no se manejan los problemas psicológicos, cuando se quita la malla, el problema de base persiste y el paciente vuelve a recuperar el peso que ha perdido porque, generalmente, no han aprendido a comer durante ese tiempo», manifiesta la doctora Ana Cecilia Herrera. A su juicio, no hay un proceso de adaptación para un nuevo tipo de alimentación. 
 

Debido a la pérdida degenerativa de masa muscular durante el transcurso que el paciente mantiene colocada la malla supralingual —según Johan Almarza—,  el cuerpo accede a la utilización del músculo como fuente de aminoácidos y empieza el proceso de sarcopenia—pérdida degenerativa de masa muscular y fuerza al envejecer—. «Si el músculo se desgasta, obviamente, se está perdiendo peso y masa muscular, pero cuando el paciente vuelve a comer como antes, aumentará el triple porque ya no tiene la maquinaria muscular, que es la maquinaria metabólica», explica. Asegura que, luego del efecto rebote, el paciente queda psiquiátricamente afectado. «La persona queda con los estragos psiquiátricos que tenía antes de colocarse la malla e inclusive, peor por el efecto rebote». 
 

De acuerdo con la información suministrada en portales web que promueven este método, la malla, al estar en contacto con las papilas gustativas de la lengua, envía una señal hacia «el centro del hambre y la saciedad, disminuyendo el hambre del paciente y la desesperación por comer». Ahora bien, para los especialistas no existe evidencia de que sea cierto, debido a que la aparición de la ansiedad es uno de los efectos secundarios, debido a que puede ocasionar alteraciones psicológicas que conducen al aumento de esta respuesta emocional.
 

Métodos aprobados 
 

Los especialistas aclaran que, a diferencia de la malla supralingual, la banda gástrica —método certificado para bajar de peso—sí tiene indicaciones médicas precisas. «Además de ser aprobado por la Federación Médica Venezolana, se ha comprobado estadísticamente que sus indicaciones y de todas sus variantes, sí tienen sus indicaciones médicas muy precisas y la dieta del paciente es balanceada, no líquida», asegura la internista e endocrinóloga, Ana Cecilia Herrera. 
 

Según el profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad del Zulia, César Oliveros, solo hay 2 maneras para perder peso: en el caso de los pacientes por encima de los 100 kilogramos, se sugiere realizar intervenciones quirúrgicas, mientras que si pesa menos de esa media, se recomienda un plan dietético. Entre los métodos aprobados por las federaciones médicas nacionales e internacionales  para perder peso está el bypass gástrico. «Se reduce el estómago para que haya menos absorción y tenga menos superficie para absorber los alimentos; es decir, se reduce el estómago para que, por ejemplo, en vez de que el paciente se coma diez panes, se coma uno y se llene». Agrega que se reduce la cantidad de intestino para que haya menos absorción de nutrientes. 
 

Oliveros cuestiona que el método de la malla supralingual. A su juicio, no puede ponerse un obstáculo en la boca para que el paciente deje de comer o se le dificulte. «¿Para qué te tienes que poner una malla en la lengua?, ¿para que no comas? Eso es demasiado radical, el cuerpo no está diseñado para eso, está diseñado para comer. Me parece que eso es extremo», opina el profesor de LUZ. 
 

De acuerdo con el profesor, la implementación de la malla no está aprobada ni por cirugía plástica ni por cirugía general. «En ninguna parte, en ningún congreso serio, oyes hablar de la malla supralingual», precisa Oliveros, quien añade que las pastillas chinas, anfetaminas y la inyección de ciertas sustancias en el área abdominal no cuentan con la aprobación de las autoridades nacionales e internacionales pertinentes.
 

Luego de la colocación de la malla, se sugiere seguir una dieta líquida que debe cumplirse mientras el individuo la tenga puesta. Con esta dieta, Oliveros tampoco está de acuerdo y aunque recomendó consultar un nutricionista, precisó que los pacientes deben desarrollar hábitos de vida que sean saludables. «La alimentación balanceada y el ejercicio físico siguen siendo la fórmula mágica para combatir los problemas de peso».





Última actualización ( 02-12-2016 a las 17:38:38 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir