Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Estudiantes de LUZ pierden participación en competencia internacional por falta de financiamiento PDF Imprimir Correo
04-11-2016 a las 10:46:51

A pesar del aporte económico que recibieron de la Gobernación del Zulia a último minuto, el equipo de Aero Design LUZ no logró llevar su prototipo de aeronave a la competencia SAE Brasil 2016


Karledys García

 

En abril de 2016 los estudiantes de la asociación Aero Design LUZ trabajaban en el diseño y construcción de un prototipo de aeronave no tripulada con miras a participar en la competencia internacional SAE Brasil 2016 realizada entre el 3 y el 6 de noviembre de 2016. Luego de que el 9 de julio de 2016 el equipo logró conseguir un lugar en la SAE Brasil 2016 gracias al triunfo en la competencia nacional organizada por SAE Aero Design Venezuela, los estudiantes comenzaron a trabajar en lo que sería su participación en una de las competencias estudiantiles más importantes del mundo en el área de la aeronáutica. 
 

  
Foto: Archivo  
Luis Cabrera, estudiante de Ingeniería Mecánica y capitán del equipo de SAE Aero Design LUZ, explica que para la competencia nacional «hicimos 7 informes técnicos que equivalen a artículos científicos. Luego de la competencia nos entregaron las correcciones y nos dijeron: «muchachos, hay que corregir esto porque ahora ustedes son los representantes de Venezuela y estamos apostando todo en ustedes». 

 

Cambio de prototipo
 

A partir de las correcciones que les hizo el equipo de SAE Aero Design Venezuela, los 9 estudiantes de LUZ comenzaron a buscar alternativas para mejorar el diseño del Relámpago de LUZ 1.0, su primer prototipo. Cabrera relata que a mediados de julio «intentamos volar el prototipo, pero tuvimos fallas en el tren de aterrizaje y el avión en tierra no despegó. Fue difícil, pero recogimos todo y nos fuimos a trabajar».
 

«En vista de los errores que tuvimos con el primer prototipo, nosotros no nos enfocamos en corregir los detalles sino en diseñar un avión nuevo en un mes y en desarrollar todos los informes para ese prototipo, que es el 2.0», explica Luis Villarroel, estudiante de Ingeniería Mecánica y miembro de SAE Aero Design LUZ. Con la fecha de entrega de los informes técnicos a cuestas, asegura que durante julio y hasta el 21 de agosto de 2016 «estuvimos trabajando en la parte teórica y de diseño, y un día antes de la fecha tope de entrega logramos enviar los informes» para participar en el evento SAE Brasil 2016.
 

En apenas un mes el equipo de Aero Design LUZ logró diseñar su segundo prototipo de aeronave: el Relámpago de LUZ 2.0. Cabrera detalla que tuvieron que trabajar día y noche para hacer los informes necesarios para la competencia: «fue un sacrificio bastante grande porque era desarrollar 7 informes en el área de la aeronáutica y nosotros somos estudiantes de Ingeniería Mecánica. Además de que no tenemos la asesoría básica o un tutor de esa área porque el nuestro es de Mecánica de fluidos, pero no abarca todo lo que es el diseño de una aeronave». 
 

Ante la oleada de situaciones que enfrentaron los 9 estudiantes de LUZ, Villarroel añade: «no solo era realizar los informes, los cálculos, los ensayos, las simulaciones, el nuevo diseño; sino traducirlos al inglés o al portugués». 

 

Búsqueda de financiamiento
 

  
Foto: Archivo  
Materializar el prototipo de aeronave no tripulada representó otro reto para los jóvenes estudiantes. Cabrera asegura que en la búsqueda de dinero para la compra de los materiales necesarios para la construcción de la aeronave tocaron las puertas de 54 instituciones —entre públicas y privadas— y recibieron respuestas positivas de 22 de ellas. «Logramos conseguir, entre donaciones e inversión a la investigación, más de 2 millones de bolívares para concretar el proyecto en Venezuela, sin contar lo que es la inscripción del proyecto y las membrecías obtenidas por la competencia internacional», explica.
 

Polinter, Propilven, Maderas Araguaney, Pi Dimension y Meinmaca fueron algunas de las empresas que apoyaron la construcción de la aeronave diseñada por Aero Design LUZ. Gracias a esta iniciativa, el 1 de octubre de 2016 el equipo estudiantil vio al Relámpago de LUZ 2.0 alzar el vuelo: «Ese fue un día que nos marcó, un día muy bonito en la pista de vuelo de Parque Sur. Nosotros vivimos una experiencia que jamás vamos a olvidar porque nuestro avión, que es único a nivel mundial porque es un diseño hecho por nosotros mediante una normativa y unas especificaciones dadas por la SAE International, obtuvo los resultados que esperábamos. Nosotros queríamos que volara y lo logramos».
 

A la par de la construcción y las pruebas a la aeronave, el equipo se encargó de buscar patrocinantes para poder costear el viaje a Brasil. «Fuimos hasta Caracas, al ministerio de Ciencia y Tecnología y llevamos todos los requisitos que exige la Ofaes (Oficina de Atención Integral al Estudiante Universitario) para proyectos de investigación presentados en el extranjero, pero a mediados de octubre recibimos la noticia de que la petición fue denegada», manifiesta Cabrera.
 

Adalberto Parra, ingeniero mecánico y asesor de SAE Aero Design LUZ, asegura que pese a la negativa de instituciones como el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología «decidimos no desistir, se tocaron todas las puertas hasta el último minuto para poder tener los recursos para viajar. Lamentablemente se llegó a la etapa de que no se consiguieron los recursos para llevar aunque sea 2 representantes de nuestro equipo a la competencia».
 

Luego de «bajar la santamaría» ante la imposibilidad de viajar a Brasil, 2 días antes del inicio de la competencia recibieron una llamada de parte de la Gobernación del estado Zulia para ofrecerles el financiamiento del viaje. Emocionado por la esperanza de lograr su meta, el equipo de SAE Aero Design LUZ se reunió con el gobernador Arias Cárdenas: «Él fue muy receptivo y ya sabía de nuestro trabajo cuando nos reunimos. Nos dio un aporte de Bs. 1.2000.000, pero ya era muy tarde y no nos alcanzaba para pagar los pasajes y los viáticos de al menos 2 miembros del equipo. Por eso decidimos utilizar ese dinero en el prototipo de 2017 y el gobernador dejó las puertas abiertas para apoyarnos con antelación en la competencia del año que viene», explica Villarroel.
 

Con el sufrimiento que les ha tocado vivir en búsqueda de financiamiento, Cabrera manifiesta: «Para el 2017 vamos a continuar trabajando en este proyecto y queremos que las autoridades de la universidad, sin hacer énfasis porque yo sé que muchos se preocupan y tratan de aportar su granito de arena, pero queremos que valoren más el trabajo que hacemos muchos grupos de investigación e innovación. Necesitamos más atención, más receptividad de las comisiones o los entes encargados tanto de la universidad como de las instituciones públicas. Nosotros no estamos diseñando un juguetico, diseñamos un avión que tiene un costo y es el futuro de Venezuela. Hacemos esto porque representamos el futuro del país».
 

A juicio de Cabrera, «más allá de financiamiento, porque sabemos que la universidad está pasando por una etapa muy crítica, pedimos que nos hicieran las gestiones ante las empresas externas y se facilitara más el trabajo para nosotros. Estoy seguro de que ellos iban tener más posibilidad de conseguir los 4 mil dólares o casi 4 millones de bolívares para que 4 de nosotros fuesen a la competencia». Por su parte, Villarroel añade que en medio de todas las gestiones que les tocó hacer descubrieron que «no es lo mismo que un grupo de estudiantes que tiene año y medio de formado vaya a tocar las puertas en una institución o una empresa a que vaya la Universidad del Zulia, con 125 años de fundada, a solicitar apoyo para un grupo de estudiantes».

 

En espera de resultados
 

Aunque este año les tocó quedarse en Venezuela durante la SAE Brasil 2016, los estudiantes de Aero Design LUZ están a la espera de los resultados de la ponderación de los informes técnicos que enviaron a la competencia en agosto de 2016. Al respecto, Cabrera aclara que no están fuera de la competencia «porque logramos conseguir, a través de una de las autoridades de la universidad, el financiamiento para la inscripción y la membrecía de los miembros del equipo, que era un gasto bastante grande también. Nosotros estamos inscritos, pero la prueba oral y la prueba de vuelo en San José dos Campos no la podremos hacer y eso será un descuento en la puntuación general. Sólo nos evaluarán los informes técnicos que presentamos y ese será el único puntaje. Sabemos que lamentablemente no vamos a clasificar pero esperamos los resultados de la evaluación del diseño».
 

Para Adalberto Parra, el mayor triunfo del equipo reside en que «se logró construir un prototipo que alzó vuelo, tuvo su tiempo en vuelo y aterrizó sin ningún inconveniente, eso demuestra que todo ese sacrificio valió la pena. Se tiene el potencial, se tienen las herramientas para llegar a una meta, pero hay cosas que se escapan de nuestras manos para poder dar un resultado final que es competir».
 

Por su parte, Cabrera concluyó que pese a la obsolescencia del pensum de Ingeniería Mecánica y a la ausencia de un departamento o carrera universitaria especializada en aeronáutica en LUZ, «este proyecto se hizo con las uñas y por eso nos sentimos orgullosos. Aunque no fuimos a Brasil, que era nuestra meta, en este corto tiempo incursionamos en un área que ni la Universidad del Zulia dicta profesionalmente, y lo logramos».





Última actualización ( 04-11-2016 a las 13:17:08 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir