Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Presupuesto 2017 generará mayor inflación en el país PDF Imprimir Correo
21-10-2016 a las 10:51:32

El proyecto de presupuesto para el año fiscal 2017 —presentado por el Ejecutivo ante la Sala Constitucional del TSJ— es mayor al circulante monetario del país. El monto supera en un 400 % al presupuesto 2016 

 

Luis Gerardo Petit

 

    Presupuesto nacional 2017
  Foto: Telesur
El presupuesto para el año fiscal 2017 —aprobado por el presidente Nicolás Maduro y presentado ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) por decisión de la Sala Constitucional— se ubica en 8 billones 479 mil 807 millones de bolívares. El monto supera en un 400 % al autorizado por la antigua Asamblea Nacional para el año fiscal en curso, que sumó 1 billón 548 mil 574 millones de bolívares. 

 

De acuerdo con el director de la Escuela de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad del Zulia, Eddy Aguirre, el presupuesto 2017 está por encima del circulante monetario del país, lo que podría generar consecuencias desde el punto de vista inflacionario. A su juicio, el Gobierno ha tenido que ser más cauto en no exceder la liquidez monetaria. «El Estado hubiese visualizado el incremento de la recaudación interna y del comportamiento internacional del precio del petróleo para luego aprobar los ajustes del presupuesto, y no haberlo hecho de una manera tan por encima del nivel del circulante nacional», sugiere. 

 

El incremento del nivel del presupuesto 2017 es de un 400 % aproximadamente con respectoal presupuesto del año en curso. Este aumento —explica Alberto Castellano, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de LUZ— se debe a un reconocimiento por parte del Estado de un importante proceso de inflación, que según predicciones del Fondo Monetario Internacional, será de 1600 % para finales de 2017. «Eso significa que parte del presupuesto está creciendo por una inflación galopante que está viviendo Venezuela en estos momentos. Estamos hablando de dinero sin respaldo en reservas internacionales y sin respaldo en producción y productividad, por lo tanto, este tipo de presupuestos genera mayores presiones inflacionarias», afirma Castellano. 

 

En la misma línea discursiva, Gustavo Machado, quien también es profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de LUZ, interpreta el nivel de gasto del presupuesto 2017 como «un reconocimiento por parte de las autoridades del importante proceso inflacionario que ha tocado a la economía venezolana durante el 2016 y, si se mantienen las actuales orientaciones económicas, se mantendrá en el 2017». Agrega que, para el bienestar de la economía nacional, es necesario nuevas divisas. «Para el 2017 es fundamental que Venezuela pueda contar con el acceso a las divisas, para iniciar el proceso de recuperación, pero eso, de acuerdo con la información que han suministrado las autoridades, no está claro dentro del presupuesto». 

 

Junto a la aprobación del presupuesto, también se debe aprobar la Ley de Endeudamiento para el año fiscal. Gustavo Machado manifiesta que para ello es esencial que la República tenga una estrategia de endeudamiento con el exterior. «Eso permitirá cumplir con los compromisos pautados para el 2017, pero además dotar el aparato productivo con las divisas necesarias para que empiece a recuperarse».

 

Por su parte, Ada Quezada, profesora de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de LUZ, considera que las consecuencias económicas hubiesen sido mayores si el Ejecutivo no recurre a la Sala Constitucional del TSJ para la aprobación del presupuesto. «Económicamente sería un desastre para el país. Ha sido un grave error de los miembros de la Asamblea Nacional decir públicamente 'no te voy a aprobar el presupuesto’ porque eso no tiene sentido en ningún país, como también hubiese sido un grave error del Ejecutivo someterse a eso». Agrega que la actitud de los miembros del Parlamento ha generado y le ha dado piso al Ejecutivo para cambiar la política fiscal.  

 

Recaudación de impuestos 
 

Al igual que en el presupuesto 2016, la recaudación tributaria representa la mayor fuente de ingreso corriente de la administración pública. De los 8.479.807.000.000 bolívares, más de 7 billones serán aportados por la recaudación de impuestos, lo que significa un 83 %. De acuerdo con declaraciones del presidente Nicolás Maduro y de los ministros que integran el área económica, un 11,9 % (1.009.097.033.000) se financiará con los dividendos de las empresas y bancas del Estado, mientras que PDVSA —con las ganancias de la venta del petróleo— aportará 221.353.824.000 bolívares, un 3,2 % del presupuesto.

 

«La mayor parte del presupuesto está respaldado por el pago de impuestos, lo que significa que será muy volátil, sobre todo en un contexto de recesión económica, y sin duda, en el 2017 seguiremos bajo una economía contractiva», asegura Alberto Castellano, quien recomienda al Gobierno analizar la posibilidad de que se puedan recaudar los impuestos bajo este escenario. Agrega que, para las personas jurídicas será muy difícil planificar en un entorno de incertidumbre. «El presupuesto debería servir para la planificación general del sector privado, pero bajo estas condiciones, donde normalmente no se cumplen las premisas y siempre hay impuestos reconducidos o créditos adicionales, se generará mayor incertidumbre». 

 

Por su parte, el profesor Eddy Aguirre considera que la recaudación interna dará un alivio a la nación porque no se dependerá del comportamiento del mercado externo. «Se está adaptando a la realidad y deslastrándose de la volatilidad que pueda presentarse en el mercado petrolero. En este caso, no depender de los ingresos petroleros para efectos del presupuesto, nos hace bastante optimista, en el sentido de que realmente fue planificado para ser cubierto con los recursos ordinarios y no con recursos extraordinarios tan volátiles como los petroleros». 
 

Sin embargo, agrega que la recaudación fiscal no debe dirigirse al consumidor final, sino que debe manejarse de una manera estratégica. «Si la recaudación de impuestos se va a fundamentar en la creación de nuevos impuestos, podría ser positivo en el sentido de no perjudicar más al consumidor y a la familia venezolana porque ya es suficiente lo que estamos pagando por la inflación». Desde su punto de vista, es necesario que haya una reforma en el cálculo del Impuesto del Valor Agregado. «Es importante que se hagan unos ajustes hacia la baja para algunos bienes sensibles. El Estado tiene que ser creativo en lo que corresponde a la carga fiscal», asegura. 
 

El incremento de la recaudación fiscal para el presupuesto 2017, según el profesor Gustavo Machado, es justificable porque también aumentó el nivel de gasto; sin embargo, explica que —de acuerdo con la literatura económica— las recaudaciones fiscales pueden ocurrir por 2 razones: aumento de la producción y alza de los precios. «En el caso de la economía venezolana, si se mantienen las políticas económicas, fundamentalmente el incremento de recaudación hay que asociarlo al aumento de precios». 

 

Además del incremento de la recaudación, también habrá nuevos impuestos, explica la profesora Ada Quezada. A su juicio, el incremento de la recaudación fiscal es necesario para soportar el presupuesto en un proceso inflacionario. «Debe haber un incremento porque apenas voy a soportar un 3 % del presupuesto con las divisas, por lo tanto, vamos a tener nuevos impuestos e incrementos».

 

Realidad económica


El presupuesto 2017 se elaboró sobre la base de 30 dólares por barril de petróleo, mientras que para el presupuesto 2016, el promedio fue de 40 dólares por barril. La cifra es «conservadora», según declaró Nicolás Maduro al momento de aprobar el presupuesto en el denominado Congreso de la Patria. 

 

La premisa del barril petrolero es un «elemento razonable» por la caída de los precios del crudo, explica el profesor Alberto Castellano; sin embargo, advierte que cualquier precio por encima de lo planificado no entrará dentro del presupuesto, sino al circulante de la economía, a través de créditos adicionales. Asegura que la estimación del precio del barril petrolero castiga a las gobernaciones y alcaldías porque no recibirán un presupuesto estimado al precio del petróleo si supera los 30 dólares en el mercado. «Eso es solo si los precios van a estar por encima de 30 dólares». 

 

Además, Alberto Castellano interpreta que PDVSA solo vaya a aportar un 3,2 % de la totalidad del presupuesto 2017 más allá de la caída de los precios del petróleo. «Es un reconocimiento de la caída de la producción petrolera. Definitivamente es por el debilitamiento desde el punto de vista del sector petrolero». 





Última actualización ( 25-10-2016 a las 10:51:05 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir