Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Aumenta la deserción escolar en La Guajira PDF Imprimir Correo
23-06-2016 a las 14:14:53

La ausencia de alimentos en los colegios de la región ha incrementado la deserción escolar. Profesores de la Escuela de Nutrición de LUZ consideran que el plato de comida suministrado por el PAE en las escuelas no es balanceado


Luis Gerardo Petit 
 

«Todo niño tiene derecho a la educación». La Convención Sobre los Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas obliga a los Estados a asegurar la educación primaria «gratuita y obligatoria» a todos los niños; así como a adoptar las medidas necesarias para fomentar la asistencia regular en las escuelas y reducir las tasas de deserción escolar». Asimismo, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece que el Estado «creará y sostendrá instituciones y servicios suficientemente dotados para asegurar el acceso, permanencia y culminación en el sistema educativo». 
 

En 2015, según la memoria y cuenta presentada por el Ministerio del Poder Popular para la Educación ante la Asamblea Nacional, 266.917 niños y adolescentes dejaron de asistir a las escuelas en todo el país. Con respecto al estado Zulia, 6.910 niños de educación primaria y 26.782 adolescentes de educación media y diversificada también abandonaron las aulas de clases. Para ese entonces, María de Queipo, autoridad única de educación en el Zulia, informó que la deserción en el estado alcanzó el 6,4 %. 
 

Aunque no se tienen cifras actualizadas sobre los niveles de deserción escolar durante el primer cuatrimestre del 2016, organizaciones no gubernamentales y activistas de derechos humanos han denunciado que se ha incrementado debido a la situación socioeconómica del país y a las fallas en el suministro de alimentación por parte del Programa de Alimentación Escolar (PAE), siendo los niños de la subregión Guajira —integrada por los municipios Guajira, Mara y Almirante Padilla— los más afectados. 
 

Ausentismo escolar en La Guajira
 

Según la Fundación Bengoa para la Alimentación y Nutrición, 1 de cada 4 niños abandonó el sistema escolar entre 2014 y 2015 por la imposibilidad de acceder a los alimentos para su sustento diario. José David González, coordinador del Comité de Derechos Humanos de La Guajira, afirma que, según el Sistema de Protección del Niño, Niña y Adolescente de la región, se está «minimizando la presencia de los niños en las aulas de clases». 
 

   Ausentismo escolar en La Guajira
  Haga clic en la imagen para ampliar
Infografia: Anthony García
El Comité de Derechos Humanos de La Guajira registra 110 casos de niños que han sido retirados de las escuelas venezolanas por parte de sus representantes, para inscribirlos en instituciones colombianas. El coordinador del comité manifiesta que, debido a las fallas en el suministro del Programa de Alimentación Escolar en la subregión, los representantes están inscribiendo a sus niños en colegios del departamento de La Guajira colombiana para garantizarles la alimentación. «Hay aproximadamente 110 niños que se han ido de Venezuela a Colombia para estudiar porque allá se les brindan todas las garantías a sus derechos». 
 

De acuerdo con el Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos (Cesa) de la Universidad del Zulia, el nivel educativo promedio en los municipios Mara y Almirante Padilla es de educación primaria incompleta, mientras que el abandono educativo de las personas mayores a 15 años es generalizado. A través de esta investigación, los profesores del Cesa llegaron a la conclusión que las comunidades de estas zonas viven en condiciones de pobreza estructural. 
 

La Lopna —en su artículo 60— señala que el Estado debe garantizar a los niños y adolescentes indígenas planes y programas de educación que promuevan el respeto y la conservación de su vida cultural; además, establece que el Estado «debe garantizar recursos financieros suficientes que permitan cumplir con esta obligación». José David González asegura que el Gobierno colombiano le facilita a los niños venezolanos la movilización, debido a que la frontera está parcialmente cerrada. «El transporte llega por las trochas para buscar a los niños de este lado (Venezuela) y llevarlos a las escuelas en Colombia». Además de facilitar el transporte, el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos —según declaraciones del activista wayúu— le garantiza el programa de alimentación en las escuelas y becas a los estudiantes. 
 

Con respecto al suministro de alimentos por parte del PAE, el director del Comité de Derechos Humanos de La Guajira denuncia que no se está realizando en los colegios de la subregión. «Los alimentos no están llegando en las escuelas bolivarianas», además, denuncia que, los estudiantes de la escuela Grupo Escolar Guajira, ubicada en la parroquia Alta Guajira han presentado problemas de salud por la falta de alimentos. «La mayoría de los jóvenes se acuestan sin comer, se levantan en la mañana y se van a la escuela sin desayuno». 
 

Déficit alimentario en las escuelas
 

El departamento de Ciencias Aplicadas a la Alimentación y Nutrición de la Universidad del Zulia —a través de trabajos de campo— ha constatado que la alimentación de los niños en los colegios, actualmente, no es la más adecuada en cuando a la calidad y cantidad. «No se está tomando en cuenta las 4 leyes de la alimentación: cantidad, calidad, armónica y que sea adecuada», manifiesta Hendrik Márquez, nutricionista y profesor de la cátedra Salud Pública en la Escuela de Nutrición de la Universidad del Zulia. Asegura que en los análisis aplicados a la bandeja servida, se ha constatado que los colegios no tienen un menú nutricional.
 

«Se dice que el PAE debería suministrar un 40 % de las calorías totales, más las meriendas, un 75 %. El otro 25 % lo deben consumir los niños en sus casas, esa es la idea del programa, pero hemos constatado que la bandeja servida solo tiene sopa o un contorno (arroz o ensalada), mientras que el plato proteico (carne o pollo) solo se suministra una vez a la semana». En cuanto a la cantidad y consumo, Márquez explica que lo normal serían 5 platos al día; sin embargo, solo se suministran 2 con alimentos ricos en alta densidad energética. «No se tienen medidas estandarizadas. Me refiero a cuántas cucharadas de arroz se le va a agregar. A veces se le da mucha cantidad de arroz para que el niño no tenga necesidad de decir que quedó con hambre, pero no se está alimentando». 
 

Para la pediatra y profesora de la Escuela de Nutrición de LUZ, Noema Torres, la dieta suministrada por el Programa de Alimentación Escolar es a base de «muchos carbohidratos y pocas proteínas, no es una dieta balanceada». Manifiesta, además, que anteriormente se daba el vaso de leche, «pero todo eso ha mermado de manera considerable, según el reporte de las madres». Advierte que se les está calmando el hambre a los niños, «pero no se están nutriendo, no se están alimentando de forma adecuada».  
 

Desnutrición en pueblos wayúu 
 

«Las familias wayúu no se están alimentando bien», afirma José David González, quien manifiesta que la realidad en La Guajira es «bastante alarmante» porque la situación ha empeorado. «Ante el alto costo de la vida, la mayoría de las familias no tienen cómo adquirir los alimentos». Denuncia que un kilo de azúcar tiene un costo de 1.500 bolívares en el casco central de Paraguaipoa, sede de la parroquia Guajira.  
 

Asimismo, denuncia que los sectores de la parroquia Alta Guajira son las más afectadas. «Todas las comunidades de la parroquia Alta Guajira y cercanas a la frontera son los caseríos más vulnerables en este momento porque no hay alimentos. Los hermanos wayúu manifiestan que dependen del programa de alimentación Mercal Casa por Casa, pero ya hace más de un mes que dejaron de suministrar la bolsa de comida». Gónzalez también manifesta que los niños están ingiriendo agua sucia porque «no están llegando los camiones cisternas con agua portable a las comunidades de La Guajira». 
 

El 4 de junio de 2016, 2 niños de la etnia wayúu fallecieron tras presentar neumonía y un edema por la falta de ingesta de alimentos en el Hospital Adolfo Pons de Maracaibo. Según la abuela —comenta el activista de derechos humanos—, los niños se alimentaban con harina y sal para aplacar el hambre. «Se deshidrataron y murieron». 





Última actualización ( 04-07-2016 a las 15:40:36 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir