Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Mejoramiento académico es posible a pesar de los estragos presupuestarios PDF Imprimir Correo
12-05-2016 a las 15:37:10

A juicio de la exdecana de Odontología y acreditarora internacional, Alexis Morón Borjas, la Universidad debe hacer su autoevaluación para reinventar y redimensionar sus fortalezas en todas las áreas del conocimiento


Luis E. Martínez / Isabel Negrette / Hugo Delgado
 

«La Universidad del Zulia, a pesar de sus limitaciones presupuestarias, puede desarrollar la fase de autoevaluación de forma interna para mejorar su calidad, a pesar de las fuertes limitaciones físicas y tecnológicas, porque cuenta con un personal académico capacitado, para conformar un equipo serio que oriente a las facultades, y apoye a los decanos para que lideren esta primera fase de una acreditación que comprende la realización de un diagnóstico, y un plan de mejora, basado en su realidad, porque no se le va a exigir algo que no pueda realizar», explicó la acreditadora internacional, Alexis Morón.
 

  
Foto: Larry Parra Queipo  
En la última década, agrega Morón, ninguna universidad venezolana se ha sometido a ningún proceso de evaluación y acreditación internacional, «solo han seguido la rutina de acreditar su posgrado porque eso es normativo. Las universidades nacionales no tienen como implementar esos procesos de evaluación por qué no cuentan con el sistema de acreditación nacional y cabe destacar que si se busca la acreditación internacional eso tiene un alto costo económico, debido a que se deben traer investigadores del exterior que estén en la institución por lo menos una semana para evaluar los complejos procesos y las condiciones físicas y tecnológicas».
 

Respuesta autóctona 
 

Para Morón, vivir en un mundo globalizado, donde la tecnología permite mantener una constante conexión entre pares académicos, representa un elemento fundamental para medir y visualizar hasta dónde se avanza en los conocimientos y en la educación que imparten las universidades.
 

«La Red Internacional de Evaluadores (Riev) es un órgano adscrito a la Unión de Universidades de América Latina (Udual), tiene como propósito formar en las universidades de América Latina el talento humano que permita formar una estructura operativa evaluadora de la calidad de la enseñanza, impartida en las instituciones de educación universitaria básicamente públicas, aunque las privadas no están excluidas», indicó Morón, actualmente adscrita a esa instancia.
 

Señala, además, que en el proceso de formación de evaluadores se imparte una nueva metodología para diagnosticar las universidades latinoamericanas con patrones autóctonos y no foráneos, como tradicionalmente se hacía. Por esta razón, la propuesta de la Riev es diseñar y aplicar un modelo ajustado al escenario regional universitario que examine los propios planes de desarrollo de las instituciones.
 

«La calidad se debe evaluar en términos de lo que se dice que se va hacer y lo que realmente haces, también se deben determinar las condiciones que están incidiendo sobre el cumplimiento o no, de las metas definidas en los planes de desarrollo», precisó.
 

Sin descalificación
 

«La intención no es crear un modelo que nos clasifique como universidades buenas, regulares o malas. El objetivo es hacer que las universidades se comprometan a partir de una situación que autodefine o identifique a su propia comunidad a través de una autoevaluación que es verificable por pares externos, que avalan lo que la institución detecta y que al contrastar ambas posiciones y recomendaciones, las autoridades se comprometen a desarrollar en un año un plan de mejoramiento a mediano y largo plazo», puntualizó la evaluadora. 
 

Por ejemplo, la tendencia que se maneja para América Latina refiere a la movilidad académica. Sin embargo, explicó que si no hay una universidad que tenga y demuestre un certificado de calidad de sus procesos, el intercambio no se efectúa, «porque ninguna institución de educación superior enviará, por ejemplo, un docente a una institución que no produce conocimiento científico y no maneje modelos de calidad en términos de enseñanza y aprendizaje».
 

  
Foto: Armando Rosales  
Para Morón, la importancia de la acreditación es que los egresados de una universidad acreditada cuentan con el reconocimiento de organizaciones como el Mercosur, la cual permite que sus profesionales puedan desplazarse hacia otros países, mediante los convenios internacionales suscritos entre instituciones de educación superior, que cumplan con procesos de autoevaluación y mejoren permanentemente su calidad. 
 

Evaluación integrada
 

Igualmente y en entrevista realizada al presidente de la Red internacional de Evaluadores Externos (Riev) Jorge González González, durante una visita realizada en 2010 a la Universidad del Zulia, destacó la infraestructura es «fundamental para la acreditación internacional, porque la calidad con que egresa el estudiante, tiene que ver con el entorno donde se desenvuelve; las bibliotecas y laboratorios deben estar en buenas condiciones, porque allí se sustenta lo académico». 
 

González señaló en esa oportunidad que se debe entrar en un proceso integrado de evaluación, para conocer su infraestructura (recursos, mobiliarios, materiales, de equipo, de servicio, financiero, y condiciones de trabajo). «Es decir, conocer cuál es la identidad que posee la institución y saber cuáles son las referentes de calidad, que solamente se mide con la autoevaluación en sus egresados, la esencia del trabajo en las universidades es la parte académica», dijo González. 

 

Por su parte, Morón precisa que para formar investigadores de primera línea, que compitan con los estándares internacionales, es fundamental la infraestructura, la tecnología de punta, los equipos de diagnóstico altamente calificados, que avalen un resultado concreto para que pueda ser evaluado externamente. 
  

Rechazo adverso
 

En el caso particular de Venezuela, explicó Morón, se propuso trabajar con metodologías para hacer la evaluación de las universidades con lineamientos que se ajustaban a las tendencias presentes en el contexto de América Latina y Europa, básicamente de España, pero ese planteamiento no gustó al gobierno venezolano y no se aplicó. 
 

Actualmente Venezuela solo acredita sus posgrados a través de una metodología que definió la Oficina de Planificación del Sector Universitario (Opsu), pero hay países, como por ejemplo Colombia, en donde la acreditación es obligatoria, incluso construyeron organismos acreditadores a nivel internacional, específicamente para América Latina; es decir, «no se conforman con autoevaluarse, sino que también evalúan y acreditan a otras universidades».
 

También, la Riev ha trabajado con la Universidad Nacional Mayor de San Marco en el Perú y la Universidad Santo Domingo en República Dominicana, de las instituciones autónomas más antiguas del continente. 





Última actualización ( 19-05-2016 a las 09:05:57 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir