Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Se necesita juntar el sueldo de 4 profesores titulares para cubrir la cesta básica PDF Imprimir Correo
18-03-2016 a las 10:17:57

Las universidades no cuentan con una oferta salarial que permita la captación de nuevos talentos ni la manutención del personal académico que ya tienen, además de la imposibilidad de permitir el desarrollo académico y profesional del profesorado


Karledys García
 

El salario base de un profesor en el máximo nivel del escalafón universitario –titular a dedicación exclusiva– es de 36.812 bolívares mensuales. Para optar por esta posición, el profesor debe tener no menos de 15 años en la institución, título de doctor, numerosas investigaciones y publicaciones científicas y dedicar 36 horas semanales a labores de docencia, investigación y extensión.
 

  
Foto: Larry Parra Queipo
Luego de la aprobación de la II Convención Colectiva Única para el sector universitario (II CCU), la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv) ha realizado un sinnúmero de protestas en virtud de los ajustes salariales aprobados para los docentes. Con una inflación que cerró en 2015 con el 180,9 %, según cifras del Banco Central de Venezuela, los profesores universitarios deben subsistir con un último aumento de apenas 10 % en septiembre de 2015 y en espera de la aplicación de la cláusula de contingencia estipulada en la II CCU.
 

Entre las principales exigencias de la Fapuv destaca el aumento de sueldo de acuerdo al precio de la canasta básica alimentaria, aspecto en el que aún no han sido escuchados. 
 

No alcanza
 

Según el informe del Centro de Documentación y Análisis Social  (Cendas), para marzo del 2016 el costo de la canasta básica alimentaria ascendió en un 13,3% en relación a diciembre de 2015, ubicándose así en 157.833,30 bolívares. Ante esta cifra, se necesita juntar los salarios de un poco más de 4 profesores con la máxima categoría y dedicación para cubrir la cesta básica.
 

Keta Stephany, profesora de la Universidad Central de Venezuela y secretaria de información de la Fapuv, explica que ningún profesor «gana lo que la Constitución establece que debe ser el salario mínimo. Según la Constitución el salario mínimo se debe definir sobre la base de la canasta básica, de manera que permita al asalariado garantizar la manutención de su familia. En ninguno de los escalafones de los profesores universitarios se cubre ni siquiera un cuarto de la canasta básica en Venezuela».
 

  
Foto: Luis Martinez
Por su parte, Rafael Piña Pérez, profesor jubilado de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de LUZ, plantea que tomando en consideración el salario bruto de un profesor titular a dedicación exclusiva –sin deducciones e incluyendo las primas– apenas puede cubrirse el 28 % de la cesta básica.
 

«Si agregamos al salario bruto de un profesor titular a dedicación exclusiva el promedio mensual del bono vacacional y de fin de año, tendríamos un promedio mensual de 78 mil bolívares. Esos 78 mil bolívares cubren el 49 % de la cesta básica, es decir que ya el total que recibe un profesor en un año, en promedio mensual, apenas cubre el 49 % de la cesta básica actual», manifiesta el también expresidente de la Academia de Ciencias Económicas del estado Zulia.
 

El especialista agrega que el costo de la cesta alimentaria ronda los 115 mil bolívares para una familia de 5 miembros, de manera que «el ingreso total del salario de un profesor durante el año, no cubre la cesta alimentaria y si agregamos la cesta de servicios indiscutiblemente se reduce más la posibilidad de cubrir las necesidades básicas de la familia de un profesor». En este punto, resalta que utiliza solo los datos referidos a los profesores en el máximo escalafón y quienes ostentan el mayor sueldo, lo que representa una situación aún más dramática para los docentes en las categorías y dedicaciones inferiores.
 

En virtud de las políticas en torno a la discusión de la contratación colectiva de los trabajadores universitarios, Stephany insiste en que el gobierno nacional está asfixiando a los universitarios: «el salario de los universitarios no alcanza, nadie come con eso, no es posible cumplir con la jornada de trabajo y todas las actividades con esos salarios».
 

Profesores depauperado
 

Con el decrecimiento del sueldo también disminuye la calidad de vida, el poder de compra y las posibilidades de formación académica de los profesores universitarios. Relata Piña Pérez que los profesores universitarios «fuimos clase media por muchos años, pero desde hace más o menos 7 años para acá, el deterioro del salario es tal que dejamos de ser clase media porque la inflación fue absorbiendo, reduciendo, el poder de compra y hoy los profesores universitarios estamos transitando al segmento D de la población. Este segmento es de pobreza general, que subsiste, sobrevive, pero con muchas limitaciones».
 

«Nuestro salario está absolutamente rezagado. Un profesor titular en otros países puede ganar entre 4 y 6 mil dólares, dependiendo del país, y estoy hablando de países de la región. En Venezuela, los profesores universitarios están por debajo de la línea de pobreza, si la defines a escala internacional, y sobre esos salarios todavía nos quieren quitar impuestos», expresa Stephany. 
 

Entre la crisis que alberga el sector universitario con respecto al funcionamiento de las universidades, la asignación de recursos y las reivindicaciones salariales, Stephany apunta: «A los que producen en las universidades nos están tratando muy mal. No es solamente que no se remunera como debería ese trabajo –la docencia– sino que además se quiere someter a la población universitaria a un nivel de supervivencia extrema, de pobreza extrema».
 

Sin docentes
 

En múltiples ocasiones, las universidades del país han expresado su preocupación sobre las constantes renuncias de profesores y los concursos docentes declarados desiertos. Al respecto, Stephany plantea que como política de personal es necesario tener «una oferta competitiva para mantener el talento que ya tienes y garantizar la captación de nuevos talentos y eso es lo que no tiene la universidad. La universidad no tiene nada que ofrecer a los que se gradúan con menciones honoríficas». 
 

Para Stephany, la labor de las universidades en la captación de la generación de relevo ha descendido ante la imposibilidad de contar con una oferta que permita el desarrollo académico y profesional de los egresados. «Eso solo es posible revertirlo si la universidad puede tener un paquete anual competitivo para ofrecerle al talento que quiere captar y al talento que quiere mantener, mientras eso no exista nosotros vamos a seguir en la situación en la que estamos: perdiendo talentos y perdiendo a nuestra juventud que se va, porque Venezuela está perdiendo a una generación», advierte.





Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir