Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
El mal almacenamiento del agua permite la proliferación de enfermedades PDF Imprimir Correo
26-02-2016 a las 11:19:01

Especialistas de LUZ recomiendan hervir el agua almacenada en casa para el consumo y así eliminar los agentes patógenos que causan enfermedades


Karledys García
 

En virtud de los problemas de distribución de agua potable, los zulianos deben recurrir a otras fuentes de suministro: camiones cisternas, tanques, pipas, pipotes y botellones de 20 litros son cargados y descargados diariamente en los hogares. Además del costo económico, no queda claro para los usuarios la calidad del agua que consumen y mucho menos su incidencia en la proliferación de enfermedades como producto del mal almacenamiento del agua.
 

 
 Foto: Archivo  
A juicio de Nibis Bracho, profesora jubilada de la Facultad de Ingeniería e investigadora del Centro de Investigación del Agua de LUZ, «somos uno de los pocos países en el mundo en el que todos tenemos uno o más tanques en la casa», por lo que las condiciones del almacenamiento se convierten en otro problema.
 

Almacenamiento peligroso
 

«El cloro del agua que sale de la planta debe durar 24 horas, pero nuestros tanques están almacenados hasta por una semana. Esto quiere decir que después de 24 horas el agua perdió la calidad para el usuario, para la comunidad», manifiesta Bracho.
 

La especialista plantea que el hecho de filtrar el agua en casa no significa que esté apta para el consumo, ya que los filtros sólo hacen el proceso de clarificación y el agua aún conserva las bacterias que se deben eliminar mediante la desinfección. Ante los elevados precios de las plantas de tratamiento caseras, Bracho recomienda echarle 0,5 mililitros de cloro por cada litro de agua, así como lavar frecuentemente los recipientes para almacenarla: «cuando los vacíen, los lavan y esperan 20 minutos antes de usar el agua clorada, en este tiempo es cuando el cloro actúa como un bactericida. Menos de ese tiempo, el cloro no va a actuar», explica.
 

Otro aspecto clave en el almacenamiento del agua consiste en los numerosos establecimientos de venta de agua embotellada de 20 litros que no cuentan con los permisos sanitarios correspondientes. Adicional a esto, Bracho detalla: «generalmente la contaminación está asociada a la calidad del botellón, si el botellón es nuevo no pasa nada, pero el problema de esos botellones es que en una planta se van deteriorando y hay muchas partículas que se quedan adheridas a las paredes, que no salen con el lavado de la botella y ahí se va creando esa contaminación».
 

Según la investigadora, el botellón plástico no debe usarse más de 50 veces, ya que luego de esto «desprende un químico que es precursor cancerígeno, además de los problemas que puede traer de organismos patógenos», asegura Nibis Bracho.
 

Prevención de enfermedades
 

El proceso de potabilización del agua, así como los criterios de almacenamiento contribuyen a mantener la salud de la población. Bracho, considera urgente controlar las enfermedades hídricas, ya que todas son causadas por organismos patógenos: «un país desarrollado se mide por su mortalidad por enfermedades hídricas y yo creo que nosotros estamos ahorita en un número muy alto aunque no reportan las cifras».
 

Adicionalmente, explica que la prevención de enfermedades como dengue, chikunguña, zika y malaria que son transmitidas por los mosquitos comienza con tener la precaución de tapar los recipientes en los que se almacena el agua, ya que «a sus huevos les gusta la superficie del agua». De esta manera, la prevención de enfermedades relacionadas con el agua es una tarea de las instituciones públicas y privadas encargadas del tratamiento y suministro del agua, así como de la población.

Hervir el agua
 

¿Qué hacer en casa para desinfectar el agua? El tratamiento físico menos costoso para los usuarios consiste en hervir el agua. Sobre la obligatoriedad de este paso, la coordinadora del Laboratorio de Investigaciones Ambientales del Núcleo LUZ-COL, Lorena Fuentes, expresa: «si el agua se almacenó en casa, se tiene que hervir para poderla consumir». 
 

Por su parte, la profesora Nibis Bracho explica el procedimiento a seguir: «debemos hervir el agua y cuando ya la burbuja esté grande, la debemos tener hirviendo unos 20 minutos y con eso eliminamos la gama de organismos patógenos que nos pueden afectar», por lo que además recomienda hacerlo en ollas de acero inoxidable.
 

«Después que se hierve, para agregarla en una jarra se debe hacer desde alto para que tenga una turbulencia, porque cuando se hierve se va el oxigeno y esto sirve para que lo recupere», afirma la especialista en relación con el cambio de sabor del agua hervida, que también ocurre como producto de los minerales que se quedan en la olla durante este proceso. 





Última actualización ( 26-02-2016 a las 11:43:05 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir