Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Las comunidades indígenas son más vulnerables al VIH PDF Imprimir Correo
10-12-2015 a las 16:56:25

El municipio insular Almirante Padilla, donde habita el pueblo añú, tiene la tasa más alta de incidencia de casos de VIH del estado Zulia


Karledys García
 

Con una estimación de 110 mil casos en 2012, Venezuela se ubicó en el cuarto lugar entre los países de América Latina con más infecciones del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). Ese mismo año, el VIH se situó como una de las 25 primeras causas de muerte del país, ocupando el puesto número 13. Unos 2.161 venezolanos murieron por esta causa y la cifra más alta de decesos (250 casos) se ubicó en varones con edades que oscilan entre los 36 y 39 años.
 

    
Foto: Minerva Vitti  
Según el Informe nacional relativo a los avances en la implementación de la Declaración de Compromisos sobre VIH/Sida (2001) y la Declaración Política VIH/Sida (2011) publicado por el Ministerio del Poder Popular para la Salud en el 2014, hasta diciembre de 2013 se habían notificado 135.332 casos de VIH/Sida, el 76% corresponden al sexo masculino. 
 

En este informe, se detalla que para el 2013 fueron atendidos 81 pacientes indígenas con VIH en las oficinas de los Servicios de Salud Indígena en hospitales que existen en 7 estados en el país. De igual manera, expone que en las políticas del Estado venezolano, los indígenas están incluidos en un listado de poblaciones prioritarias para recibir atención en materia de prevención y tratamiento, puesto que éstas “han sido identificadas como poblaciones con gran riesgo de contraer la infección del VIH”.
 

Para el 2015, no hay cifras oficiales en relación a las nuevas infecciones de VIH, la entrega de los antirretrovirales ni la cantidad de muertes por esta causa. En el caso de las comunidades indígenas –consideradas más vulnerables– se agrava aún más la inexistencia de información al respecto debido a las dificultades en el acceso a servicios médico asistenciales y al traslado hacia sus comunidades.
 

Entre los warao
 

Recientemente, la periodista y defensora de derechos humanos, Minerva Vitti, publicó una serie de reportajes de investigación en los que detalla la situación de los warao, pueblo indígena que habita principalmente en las orillas del Delta del Orinoco y que enfrenta una de las más difíciles epidemias de esta enfermedad. 
 

En la primera entrega de la serie, Vitti explica que en un estudio reciente realizado a 666 indígenas warao, con edades comprendidas entre los 15 y los 50 años, se encontraron 48 casos de VIH, lo que representa el 7 % de la población y que supera los índices del virus en Venezuela y otras partes del mundo. De 15 comunidades estudiadas, Jobure de Guayo, Usidu y San Francisco de Guayo son las que tienen mayor prevalencia de infecciones de VIH, mientras que los picos más altos corresponden a personas –en su mayoría, hombres– entre los 15 y 24 años de edad. 
 

También señala que en un segundo trabajo realizado en 11 comunidades más, con una población total de 361 personas, sólo se encontraron 6 casos de la enfermedad, lo que arroja una prevalencia de VIH del 1,69 % en esa zona. Asimismo, resaltó que a pesar de que la cantidad de enfermos es menor que en las primeras 15 comunidades estudiadas, sigue siendo un resultado significativo, “tomando en cuenta que se trata de comunidades más alejadas y que habían estado aparentemente sin ningún caso hasta 2012”.
 

  
  Foto: Minerva Vitti
El virus se acerca
 

El coordinador general de la Asociación Zuliana por la Vida (Azul Positivo), Johan León Reyes, informa que se estima que unos 7.400 zulianos viven con VIH y la mayor parte de los infectados están en los municipios Maracaibo, San Francisco y Cabimas. Sin embargo, muestra su preocupación por los repuntes de la enfermedad en los municipios Mara, Guajira y Almirante Padilla en los que habitan predominantemente indígenas wayúu y añú. 
 

Almirante Padilla es el municipio que tiene la incidencia más alta de casos de VIH en el estado Zulia si se compara la cantidad de habitantes con el número de infectados. A juicio de León Reyes, esto obedece a muchos factores, entre ellos, a la actividad turística en las islas Toas, San Carlos y Zapara, ya que se aprovecha también para “hacer turismo sexual y muchísimas veces las personas de la localidad quedan infectadas tanto de VIH, como de papiloma, hepatitis, etcétera”.
 

“Tenemos una altísima incidencia en comunidades wayúu de los municipios Mara y Guajira, hasta el punto de que se decidió abrir, hace aproximadamente 2 semanas, una consulta de VIH en el hospital de Sinamaica. Esa consulta se había cerrado y ahora se volvió a abrir”, expresa León Reyes en relación a los casos de VIH en las comunidades wayúu.
 

En Perijá
 

El estudio de la presencia del VIH en Machiques de Perijá, hábitat de los pueblos yukpa, barí y japreria, ha sido escaso y casi ausente. En una investigación realizada en el 2014 por la Facultad de Medicina de LUZ con financiamiento del Fondo Nacional de Ciencia y Tecnología (Fonacit), no se detectó ningún caso de VIH entre los barí y los yukpa. Sin embargo, los investigadores destacaron la poca información que existe en las comunidades sobre la enfermedad y sus formas de transmisión.
 

No pasa lo mismo entre los japreria. El coordinador de Azul Positivo expresa que de las comunidades indígenas de la subregión Perijá, la más afectada por el VIH corresponde a los japreria. A pesar de que aún no se ha trasladado hacia la zona donde habita este pueblo, ha recibido reportes de los médicos del lugar y “nos han manifestado que existe un índice bastante alto de VIH, de hepatitis B, C y una hepatitis que es autóctona de la zona y que es transmisible por vías sexuales”, dice León Reyes.
 

En la proliferación del VIH en las comunidades indígenas intervienen varios factores: las particularidades en la concepción de la salud y la enfermedad, las formas de organización familiar, la inexistencia del VIH en su cultura al ser introducida por el contacto con los criollos y, por supuesto, la ausencia de tratamientos y prácticas curativas propias para superar la enfermedad. Para León Reyes, ciertos aspectos socioculturales “facilitan las condiciones para que haya una transmisión mucho más acelerada de las enfermedades de transmisión sexual: la endogamia, tener más de una pareja sexual, negarse a los métodos de prevención y también el poco acceso a éstos”.





Última actualización ( 14-12-2015 a las 10:02:12 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir