Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Cómo tratar el trauma psicosocial de los venezolanos PDF Imprimir Correo
31-03-2014 a las 15:46:52

En lugar de medicalizar el sufrimiento de la gente, hay que atender la carga emocional colectiva

 

Grissel Montiel

 

Para el psicólogo y director del Instituto de Criminología de LUZ, Jesús Párraga, el trauma psicosocial se expresa en individuos con relaciones sociales basadas en la violencia, la polarización social y creencias estereotipadas. La desesperanza, la desconexión cognitiva (atención, lenguaje, percepción...), las conductas evitativas, el abuso de sustancias tóxicas, entre otros síntomas, evidencian un clima social dominado por el miedo, el odio y la ansiedad. “La pérdida de autoestima, la desesperanza y la sensación de injusticia de las víctimas pueden facilitar la perpetuación de la violencia”, advierte.

Ofrece como salida dos grandes premisas: por un lado el apoyo social (redes afectivas) como paliativo frente al impacto de los estresores y el cansancio emocional ocasionado por la experiencia traumática; y por otro, “un gobierno que provea, inste y propicie la realización del potencial individual y colectivo, sin distinciones, sin sectarismo y sin odios generados por la condición social o por ideas políticas diversas”.

Compartir las experiencias es una forma de enfrentar los hechos traumáticos; contribuye a validar, a reconocer, a entender, a darles significado. Cuando la gente comparte el hecho, pasa del nivel individual al colectivo, a verlo como un problema que comparten otras personas, que refieren a situaciones objetivas, con lo cual se mejora la imagen deteriorada de sí mismo, lo que puede tener efectos positivos para las víctimas”, expone Párraga.

Coincide con Leticia Prieto, psicóloga social de LUZ, en que la polarización “genera un estrechamiento en la percepción de dos bandos: nosotros y ellos. Una dinámica muy rígida donde no hay espacio para matices, es blanco o negro donde uno se apunta con una fuerte carga emocional y donde no hay lugar para poder trasladar toda esta carga desde un espacio de empatía, comprensión y reconocimiento”.

Ante la respuesta social de las personas al conflicto, admite: “No se puede convertir el país en una clínica, no se puede ir con un modelo clínico individualista a tratar de atender un problema colectivo, una dinámica social, porque se corre el riesgo de medicalizar el sufrimiento de la gente, psiquiatrizar el sufrimiento en lugar de ver cómo esos modelos ayudan a entender las respuestas y saber qué formas de ayuda son útiles y cuáles no”.

Pese a que la paz, la salud emocional y física del venezolano abrumado que disiente no depende exclusivamente de su voluntad, en tanto que la situación político-histórica que atraviesa el país, según Párraga, ha conmocionado las bases de lo que se consideraba libertad, seguridad, ascenso socioeconómico, protección del Estado y respeto al estado de derecho, detonantes estos que le corresponde al Gobierno revisar, ambos expertos motivan a la ciudadanía a sobreponerse, a ser resilentes, proactivos en la búsqueda de su paz interna y en la reducción de los niveles de ansiedad que presenten a través de terapias autorregulatorias o mediante ayuda profesional, si se considera incapaz de recuperarse por sí mismo. Empecemos por autoafirmar: “Me sentiré bien y en paz a pesar de…”.

 





Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir