Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Lolita Aniyar de Castro: "En Venezuela no hay estado de derecho desde hace mucho tiempo" PDF Imprimir Correo
10-03-2014 a las 11:10:21

La solución al conflicto, según la exgobernadora del Zulia, radica en convocar unas elecciones presidenciales adelantadas con poderes imparciales


Roberto Torres Luzardo

De 1993 a 1995, Lolita Aniyar de Castro tuvo en sus manos los destinos del estado Zulia. Su trayectoria en el campo de la criminología, la academia y la política le valieron ser la primera mujer electa para dirigir la Gobernación del estado. Tras casi 20 años desde que concluyó su mandato, le asombra la realidad que el país ha aprendido a ver con una alarmante normalidad.

 

 
Aniyar afirma que en el Zulia ha habido denuncias de violaciones a los derechos humanos. Foto: Cortesía País Portátil  

Le inquieta profundamente el tema económico. “Rafael Ramírez admitió que el país no tiene control sobre las divisas. Es una cosa increíble, fuera de este mundo que alguien reconozca una torpeza así”, dice, en tono de sorpresa. Dibuja a Venezuela como una nación quebrada, endeudada. “Un estado mendingante, sin dinero para sobrevivir”. 


Aniyar, quien apoyó el proyecto que impulsó Hugo Chávez en 1998, admite que no se usó el recurso humano del país en función de la inclusión para todos. A sus 76 años, luego de conocer a profundidad las realidades políticas de la cuarta y la quinta República, señala sin duda alguna que Venezuela ha visto cómo se violentan los derechos de quienes han exigido un cambio político durante el reciente ciclo de protestas que arropa a la nación. 


¿Cuál es su evaluación sobre las denuncias de violaciones a los derechos humanos en el país?


Primero debemos entender que en Venezuela no hay estado de derecho desde hace mucho tiempo. Lo que vivimos se parece a cualquier cosa menos al derecho que hemos conocido y estudiado. Se han violado derechos humanos esenciales como el derecho a la información, a la libre expresión, a la disidencia…

Pacientemente los venezolanos hemos estado sufriendo esto. Parte del problema es que, en algunos sectores de la sociedad, el concepto de los derechos humanos no es bien conocido. Conozco gente que está sorprendida porque solo tienen acceso a televisión básica, así que ni siquiera se han dado cuenta de lo que está pasando en el país, sobre todo en los sectores más desposeídos. Tenemos que lograr que la gente sepa que reclamar no es un delito. 


¿Ve probable que se le aplique alguna medida o sanción internacional a Venezuela por las violaciones a los derechos humanos?


Sí, todo es posible, pero para que eso suceda es necesario que la gente sepa cómo recoger inteligentemente las evidencias de los abusos para poderlas usar en tribunales internacionales. Hay ONG que están actuando en este sentido, pero la gente también necesita saberlo. Por ejemplo, quienes recolectaron cartuchos de gases lacrimógenos vencidos tienen evidencia de un delito sancionado internacionalmente.

 

También sucede que hay oficiales no saben que están violando derechos humanos considerando que en la doctrina legal está establecido que no solo es quien dirige las órdenes de matar, apresar o violar residencias, sino quien las ejecuta.


Hemos visto escenas como la de una guardia nacional golpeando con el casco a una manifestante. ¿Les sorprende esta crisis a las fuerzas de orden público sin el entrenamiento necesario?


No sé si tuvieron el entrenamiento necesario, pero creo que influye el hecho de que pensaban que actos como ese podían quedar impunes porque tienen el poder del Estado de su lado. Se equivocan si piensan que no hay posibilidad de ser juzgados. Existe toda una normativa sobre el uso excesivo de la fuerza, lo cual deben tener claro los miembros de todos los organismos. Deben saber, por ejemplo, que las ofensas y el maltrato psicológico significan una violación a los derechos humanos. 


¿Podemos decir que ha habido violaciones de los derechos humanos en el Zulia?


Por supuesto que sí. Las personas que han acudido al Colegio de Abogados, el Foro Penal Venezolano y el Movimiento en Defensa de los Derechos Humanos así lo han relatado. También sabemos que hay gente que no quiere denunciar lo que ha sucedido por temor, porque el Estado ve en ellos no adversarios sino enemigos. La gente, ante esto, se inhibe de ofrecer las pruebas.
Las protestas de la oposición… ¿en qué terreno de lo legal se encuentran? ¿Cerrar una vía pública constituye un crimen?


Es un delito no grave porque se interfiere la libre circulación, pero no se pueden confrontar estos hechos de la manera en la que se han confrontado y con la violencia que hemos presenciado. Hemos visto que hay muchachos presos por cacerolear. Generalmente los quieren acusar con delitos muy punibles como la delincuencia organizada o terrorismo, cuando su intención no es el odio sino querer hacerse escuchar. Ahora, si hay daños a terceros, eso es inaceptable. Cualquier protesta tiene que ser pacífica.


¿Cuál es su apreciación sobre el proceso legal en el que está inmerso Leopoldo López, dirigente de Voluntad Popular?


Eso no tiene nombre. Él está preso por llamar a la gente a marchar. Lo tienen recluido en un lugar remoto, sin saber por cuánto tiempo estará allí. Si el Gobierno quisiera paz, liberara a los presos políticos. No puedo hacer una proyección sobre qué pasará con él porque nunca se sabe con qué va a salir este gobierno. No creo que hagan de él un rehén porque se trata de una persona de mucho liderazgo. 


¿Qué hace falta para que en el país tengamos paz? 


La gente no cree ni en las mesas de diálogo ni en comisiones de paz. Esto ha pasado varias veces con el Gobierno y cuando se calma todo vuelven a ser lo mismo. Me pregunto cómo un gobierno reprime e insulta a quienes protestan al mismo tiempo que los convoca a una Conferencia por la Paz.

 

Parece que sufrieran de una especie de esquizofrenia política. La solución acá tiene que ser llamar a elecciones adelantadas con poderes imparciales, como ha pasado en otros países. El país tiene el derecho de escoger de nuevo un sistema más confiable. La gente no puede aceptar que esto siga.


¿A qué obedece la parquedad de los Estados latinoamericanos ante la crisis venezolana


Un signo de que los líderes no se quieren ensuciar dándole un apoyo abierto a Maduro es que ninguno de los países de la Unasur haya enviado presidentes ni cancilleres al homenaje a Chávez el pasado 5 de marzo. Hay que entender que los Estados no son los pueblos, sino el poder y quienes lo manejan.

 

Ellos piensan en cómo mantener el poder y en cómo no desestabilizarse, porque piensan que les puede pasar a ellos también. Eso hace que no se enfoquen en todo lo que ha pasado porque tendrían que decir que esto ha sido una catástrofe desde el punto de vista del estado de derecho.

 





Última actualización ( 10-03-2014 a las 11:10:36 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir