Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
"La televisión ha contribuido a desensibilizar a los individuos sobre la violencia" PDF Imprimir Correo
30-05-2013 a las 11:22:01

Rafael Ahumada Barajas, investigador mexicano, afirma que los sujetos están más expuestos a vivir realidades mediáticas que la realidad vivida

 

Roberto Torres Luzardo

 

   
El profesor Ahumada investigará en LUZ durante los próximos 8 meses sobre nuevos escenarios mediáticos. Foto: Eloy Hernández  
Tras 28 años dedicado a la enseñanza de la comunicación en la Universidad Nacional Autónoma de México, al profesor e investigador Rafael Ahumada Barajas le llegó el momento de tomar su año sabático. Con el apoyo del Centro de Investigación de la Comunicación y la Información (CICI) –adscrito a la Facultad de Humanidades y Educación– el profesor pasará 8 meses de este período en Maracaibo desarrollando un proyecto de investigación junto a académicos zulianos.
 

Ahumada, quien dicta el taller de Televisión en la Licenciatura en Comunicación y Periodismo de la universidad mexicana, ostenta más de 40 artículos y 7 libros publicados en torno al estudio de la televisión, la comunicación y la enseñanza en comunicación. Recién llegado a la ciudad –abrumado por el calor marabino– el académico comparte sus visiones sobre la temática que estudia de cara a la vorágine comunicacional de los tiempos que corren. 

 

En su libro del 2005 “La TV y la Educación, una red interconectada” usted escribió: “el hecho de ver las emisiones televisivas implica participar de una realidad reproducida por la imagen televisual”. ¿Seguimos estando tan expuestos a estas reproducciones?
 

—Sí, me parece incluso que se ha ido agudizando más. En la actualidad los sujetos estamos más expuestos a vivir realidades mediáticas más que la realidad vivida. Tenemos más experiencias y conocemos más incluso del entorno mismo a través de los medios que a través de estar nosotros físicamente en algún lugar. Mucho de lo que conocemos del mundo es a través de los medios. 

 

¿Estamos expuestos entonces –a través de las redes– a realidades que otros usuarios construyen? 
 

—Decía Georg Gadamer que entre más anónimas sean las relaciones interpersonales más se tiende al anonimato. Ahora en una red social podemos tener cientos o miles de “amigos”. Son nuevas formas de relacionarse. No quiero decir qué tan bueno o malo pueda llegar a ser este fenómeno, pero el tiempo lo dirá. Algunos sociólogos ponen un poco en entredicho si las nuevas generaciones están teniendo mejores procesos de socialización, siendo que sus relaciones interpersonales son cada vez más mediadas. ¿Entre más instrumentos medien entre un sujeto y otro nos acercamos o alejamos? Eso es lo que está en discusión.

 

¿Cuál debe ser el papel que desempeñen las universidades en estudiar esa red interconectada que propone?
 

—El rol fundamental de las Universidades es preparar a las generaciones para transformar sus realidades, enseñar a pensar. Cuando un individuo tenga la capacidad de análisis, de reflexión y crítica, ese sujeto está en condiciones de transformar su realidad. El gran desafío sigue siendo dotar a las generaciones nuevas de los elementos que les permitan modificar para el bien común la realidad social. En ese sentido, las Universidades deben incorporar estas nuevas modalidades de comunicación y promover su uso crítico. 

 

Venezuela aspira a concretar para el 2020 su sistema de Televisión Digital Abierta. ¿Provee esto un contexto interesante para la interacción entre medios y educación?
 

—Evidentemente, la televisión se ha convertido en la principal fuente de información para algunos sectores. Incluso, llega a ser la única. Se lee poco. La lectura no está a la altura que desearíamos. Los medios audiovisuales son lo que más se consume y, si la TV es el medio a través del cual la mayoría de la gente se informa, dotar a esos medios de espacios en los que realmente se dé una información completa e integral, contribuirá a la educación política. 

 

Nuestro país, y así lo dicen los índices delictivos, convive con la violencia. Muchos trazan líneas directas entre las realidades mediáticas y las expresiones violentas. ¿Qué hay de cierto en esa presunción? 
 

—Este es un tema difícil. Desde el ámbito de la investigación no hay parámetros que nos permitan decir que los altos niveles de violencia se deban a los contenidos que manan de los medios. Es difícil establecer una correlación entre niveles de violencia en TV y en la sociedad. La televisión en lo que sí ha contribuido es en desensibilizar a los individuos con respecto a la violencia. Nos la presentan como algo tan cotidiano y natural que llega un momento en el que los sujetos, cuando vemos un acto de violencia en nuestro entorno lo vemos como algo habitual. 

 

El investigador mexicano Guillermo Orozco postula la necesidad de una educación de las audiencias. ¿Es eso lo que hace falta para ir hacia esa sociedad crítica que mencionaba?
 

—En buena medida, es una buena apreciación. La forma de contrarrestar que la influencia de los medios sea significativa en la mentalidad de los sujetos está proporcionalmente en los niveles de información y conocimiento de los sujetos. Una propuesta es que la escuela se convierta en espacio de resignificación de los contenidos mediáticos. Es decir, que se incluya el estudio de los medios, porque así el sujeto va sabiendo como operan los medios y tendrá una actitud más crítica frente a ellos.

 

Investigación junto al CICI-LUZ
 

Durante su estadía en el país, el investigador Rafael Ahumada se plantea desarrollar, junto a los investigadores del Centro de Investigación de la Comunicación y la Información (CICI), un análisis del nuevo escenario mediático de los niños y los jóvenes. “La generación anterior crecimos con los medios tradicionales: TV, radio, prensa, el cine… pero ahora estamos ante tecnologías que revolucionan este escenario mediático. ¿Qué repercusiones trae este cambio en los medios? ¿Hacia donde vamos? ¿Realmente hacia una transformación que emancipa al sujeto o se está haciendo más fuerte los niveles de control de las formas de pensamiento?”. Ahumada, como investigador de carrera, admite que hay más preguntas que respuestas, pero de eso también se trata el proceso de indagar. 





Última actualización ( 30-05-2013 a las 11:26:08 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir