Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Lombardi: "El proyecto democrático del país puede ser retrasado pero retomará su dinámica histórica" PDF Imprimir Correo
31-01-2013 a las 11:52:49

El proceso histórico de Venezuela desde su fundación ha tenido un solo norte: fundar la república civil, democrática, federal y descentralizada, asegura Ángel Lombardi. Condena el regreso del militarismo

 

Jesús Urbina/Johandry Hernández

 

   
Lombardi dice que ningún proyecto ideológico, por mucha continuidad impulsada por un partido, es eterno. Foto: Jesse Hernández  
La historia siempre ha servido para explorar las dinámicas que viven o sufren las sociedades. En momentos de suprema angustia, alivia y ayuda a entender situaciones de incertidumbre. La constante crispación política y el enfrentamiento cotidiano en Venezuela han provocado que se “celebren” o “condenen” algunas fechas.

Por ejemplo, el 23 de enero o el 4 de febrero tienen una simbología, un significado distinto según el sector en el que se milite, pero surge una diatriba: ¿cuál interpretación es real y válida? ¿El 4 de febrero puede considerarse como el inicio de una etapa más democratizadora ?aún cuando haya sido producto de un golpe de Estado? o se convirtió en un antecedente de la alteración del orden constitucional? ¿Qué dice la historia?
 

Si un hombre conoce con propiedad la historiografía de Venezuela es el exrector de LUZ y actual rector de la Universidad Católica Cecilio Acosta, Ángel Lombardi. En una entrevista concedida en el programa Agenda Pública, transmitida en LUZ Radio 102.9 FM, ofreció su lectura sobre la actual situación política nacional.


¿Ha habido una disolución del significado original de la democracia a partir de una interpretación distinta de los hechos históricos?

–La primera víctima de un sistema político es la historia, por eso el primer objetivo de un sistema político es precisamente la historia. Todo sistema político trata de apropiarse de la simbología del sistema histórico y se representan en el discurso historiográfico. Eso se ha potenciado por la gran capacidad de manipulación mediática e ideológica de los regímenes modernos. Lógicamente, el chavismo es un movimiento que no tiene que ver con el ascenso al Gobierno de una sola persona, sino el ascenso de un grupo hegemónico que quiere perpetuarse en el poder. Ellos necesitan reinterpretar el proceso histórico para deslegitimar a los otros y legitimarse ellos. 

 

¿Qué implicaciones ha tenido esta apropiación histórica en la actualidad?

–Tras el 23 de enero de 1958, se instauró la modernidad democrática, la alternabilidad del poder, la escogencia de un presidente cada 5 años. Ese éxito de la sociedad venezolana tiende a ser desdibujado en estos últimos años porque regresa un atavismo como el protagonismo militar y su actividad hegemónica. Si analizamos la nomenclatura del Gobierno actual, la mayoría de los recién electos gobernadores, es de origen militar. Es una estructura que se genera desde las Fuerzas Armadas para que una persona y un proyecto se perpetúen en el poder. Es un proyecto de largo plazo. 
 

La oposición se ha replegado y se reúne en lugares cerrados para evitar la confrontación. ¿Ha perdido espacios? 

–Replegarse como argumento político es válido, porque este es un Gobierno que amenaza permanentemente, a sabiendas de que tiene capacidad represiva y no es inteligente caer en provocaciones. El error es haber abandonado la defensa histórica y lícita de 40 años de historia que no fue mala y encarnó uno de los avances políticos más importantes en el siglo XX. Sin oposición, no hay democracia. Así de sencillo. Se exilia, se pone presa o se extermina. En regímenes totalitarios no hay oposición. La oposición debe tener incluso la posibilidad de llegar al poder, porque no tiene sentido tener una oposición simbólica solo para decir que somos democráticos. El poder electoral es fundamental para garantizar esos equilibrios. 

 

   
“El error ha sido haber abandonado la defensa lícita de 40 años de historia”, afirmó. Foto: Jesse Hernández  
Este intento de revisar la historia y poner significaciones distintas es típico del poder. ¿Cuánto tiempo se puede sostener sin proyecto de largo aliento? 

–Lo que sucede en Venezuela es habitual en la historia de todos los países. Hay un axioma que la historia la escriben los vencedores. ¿Cuánto durará esta tendencia con el chavismo? Hasta que deje el poder. Algún día que ya no estén en el poder, vendrá un proceso de revisión necesaria de la historia. Al final, el concepto de identidad no puede ser manipulado y aprovechado políticamente. Es una realidad compartida del consenso y un patrimonio común. Ignorar tres siglos de herencia española, por ejemplo, es absurdo, no se pueden borrar. Nos estamos expresando en lengua castellana, mantenemos instituciones, esa herencia sigue viva en nosotros. Pero cuando se niega la herencia histórica, se crea esquizofrenia, diversas identidades que no buscan el equilibrio. Somos mestizos, sin negar ningún componente. No se puede negar un componente europeo, ni indígena, ni africano. En el siglo petrolero no podemos negar la época de Gómez. Lo podemos negar como dictador y conculcador de los derechos humanos, pero desde el punto de vista del Estado venezolano y la creación del tesoro nacional es una realidad ?que les guste o no a los historiadores?, la tuvieron que asumir. Gómez en un sentido político es rechazable, pero en sentido de gobernante real de este país es un dato innegable. Nos guste o no, forma parte de nuestra historia. No podemos negar la herencia de los adecos y copeyanos y lo mismo pasará con el chavismo, no podremos negar en el futuro su herencia. Como todo sistema político, encontraremos virtudes y defectos.  

 

¿Cómo interpreta la necesidad de ilustrar, de aclarar y orientar al pueblo ante la incertidumbre?

–Cuando analizamos periodos políticos en muchas sociedades ?periodos difíciles y muchas veces oscuros? parece que el factor fundamental no era tanto el proyecto hegemónico del poder, sino la pasividad, la complicidad y la cobardía de una mayoría. Queremos alertar sobre el riesgo de la pasividad de quedarse callado. Cuando se habla del nazismo en Alemania, se descargan las culpas a Hitler, pero él realmente contó con la complicidad y el silencio de la mayoría alemana. Lo mismo el fascismo italiano, la Unión Soviética. En Venezuela, no podemos permitir que el manto del silencio y la complicidad nos arrope. Porque allí sí estaríamos traicionando todo nuestro proceso histórico (desde la fundación republicana de 1810-1811) que ha tenido un solo norte: fundar la república civil, democrática, federal y descentralizada. 

 

Recientemente usted lideró un comunicado desde la Universidad Cecilio Acosta sobre la defensa democrática.

–Sí, porque hay cosas inaceptables. Pretender construir un proyecto político excluyente, no se puede aceptar. Pretender construir un proyecto político hegemónico que mantiene al sector civil en minoridad, no se puede aceptar. Se trata de tomar posición, no contra un gobierno ni contra un liderazgo determinado, sino de reivindicar nuestros principios. Una política o una vida sin principios evidentemente mercantilizan la vida misma y la política. Al final no puedes jugar al pragmatismo político como la viveza, acomodarse y sobrevivir como sea. En Venezuela hemos avanzado para hacer llamados a la responsabilidad colectiva. No se puede construir un futuro sobre la amenaza, la división y el miedo. La democracia es una cultura, que descansa en instituciones. 

 

¿A dónde puede llegar el concepto original de república ante tan disímiles lecturas ajustadas más a la política del poder?

–Efectivamente no existen leyes de la historia. No podemos interpretar el proceso histórico de manera mecanicista. La libertad no puede ser prevista mecánicamente. Un clásico histórico griego como Tucidides acuñó una frase de una gran sabiduría: “La historia no se repite, pero el ser humano se repite siempre a sí mismo”. Los seres humanos, a pesar de que en términos tecnocientíficos, de hábitos, de costumbres somos diferentes en cada época, en nuestra psicología somos lo mismo. Por eso no se habla de evolución moral, sino de evolución tecnocientífica, económica. Ningún Gobierno es eterno, por la sencilla razón de que los seres humanos somos mortales. Ningún proyecto ideológico, por mucha continuidad en el tiempo impulsada por un partido, es eterno, como pasa con los ciclos de crecimiento y de crisis económica. A pesar de los errores de la historia, siempre hay un futuro. El proyecto democrático en Venezuela puede ser retrasado, pero en algún momento retomará su dinámica histórica. No es plantearse un regreso al pasado, al contrario, debemos seguir alertando y evitar el cultivo de nuestros atavismos anacrónicos (populismo, militarismo, corrupción). Se trata de recuperar la parte positiva de nuestro proceso societario que no le pertenece a ningún hombre, sino que es un mérito colectivo. Este proyecto que hoy se intenta implementar en el país, fracasó en el siglo XX.   

 

Defensa de un legado
 

Si desde 1810, fundar la república civil, democrática, federal y descentralizada ha sido el proyecto político real de nuestra independencia, si ese ha sido el afán de nuestros mejores seres humanos en 200 años, y si en el siglo XX logramos avances significativos como la existencia de los partidos políticos, el pluralismo ideológico, la educación como oportunidad, la sociedad urbana moderna que permitía desarrollar grandes proyectos; nuestro compromiso en el silgo XXI tiene que ser con ese contrato social: seguir desarrollando una república civil, democrática y federal. Ángel Lombardi. 

 

Frases

  • “En Venezuela, no podemos permitir que el manto del silencio y la complicidad nos arrope”.
  • “No podemos negar la herencia de los adecos y copeyanos. Lo mismo pasará con el chavismo, en el futuro no podremos negar su herencia”  
  • "No es volver al pasado, al contrario, hay que evitar el cultivo de nuestros atavismos anacrónicos (populismo, militarismo, corrupción)”.

 

 





Última actualización ( 31-01-2013 a las 11:58:44 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir