Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Héctor Manrique: "Al teatro zuliano le falta más patacón" PDF Imprimir Correo
29-06-2012 a las 09:12:56

“La formación actoral debe ser vibrante, activa, viva y eso está faltando en los pensa de las diferentes escuelas que funcionan en el país”, expresa Manrique

 

Harrys Rondón

 

 
  Héctor Manrique: “La formación de un actor no termina nunca”.
Foto. Silvia Salas

Héctor Manrique se jacta –en el mejor sentido de la palabra– de haber sido amigo de José Ignacio Cabrujas, Fausto Verdial, Enrique Porte, Carlos Giménez y Juan Carlos Gené, sin duda la crema y nata del teatro venezolano. Tiene en su haber el récord de mantener las salas de teatro del país repletas de gente, escuchando a un grupo de interesantes mujeres hablar de sus intimidades en Los monólogos de la vagina, No seré feliz pero tengo marido, Confesiones de mujeres de 30, y Brujas, su último montaje dedicado a la temática de la mujer. 


Es un hombre de cine, televisión y fundamentalmente de las tablas. Por estos días, Héctor Manrique se encuentra en Maracaibo, dictando un taller intensivo de actuación en la Escuela de Artes Escénicas de la Facultad Experimental de Arte (Feda) de LUZ. 


“Han sido 3 días para mí fantásticos e intensos, donde creo que la mejor parte me la llevo yo, porque al tener 40 alumnos en el taller uno aprende mucho de ellos, además estos muchachos han mostrado una energía y disponibilidad envidiable, algo que es fundamental en todo artista: la posibilidad de expresarse, la necesidad de cambiar lo que le rodea, hacerlo más habitable, más hermoso, más cercano a la belleza humana, y la verdad es que desde que llegué a la Feda han sido para mí tres días aleccionadores”, expresa el director del legendario Grupo Actoral 80. 


"Por otra parte –prosigue– me conmueve profundamente y me preocupa que personas que ya están a punto de graduarse, jóvenes que tienen la energía de su vida puesta en la creación, vean que en esta ciudad las posibilidades para desarrollarse son muy limitadas. En ese caso yo, como hombre de teatro, siento la responsabilidad de prestar mayor atención y sobre todo aprovechar esta ocasión  para exigir una política a todos los niveles de Gobierno, de mayor estímulo y sobre todo de respeto al hombre de cultura.

–¿En qué términos se forma un actor a la luz de la academia?

 

–Primero, la formación de un actor no termina nunca. La academia aporta a la actuación el hecho de que jerarquiza la formación teatral, pero debo decir que si la idea es dar 2 horas de actuación a la semana, estamos haciendo poco o nada, por eso creo que debe haber una evaluación de los pensa y adaptarlos a los métodos de estudios de gente que ha sido muy exitosa formando actores en el país, como por ejemplo el maestro Levy Rossel, un señor que ha formado a actores tan interesantes como Guillermo Dávila, Carlos Mata, Alejo Felipe y Juan Manuel Montesinos, entre otros. La formación actoral debe ser vibrante, activa, viva y eso creo que está faltando en los pensa de las diferentes escuelas que funcionan en el país amparadas por institutos de educación superior y universidades.

Cabrujas, Verdial y Gené


Confiesa: “Cuando me presentan como el discípulo de estos 3 grandes (Cabrujas, Verdial y Gené), siento una gran responsabilidad porque mi admiración por ellos ha sido fundamental en lo que hago. Por otra parte, siento una gran tristeza porque de los 3 fui gran amigo. Juan Carlos Gené fue mi maestro, con él compartí muchísimos años montando espectáculos. Lo mismo Fausto Verdial, una persona con la que trabajé durante 10 años intensamente, sus primeras obras Los hombros de América y Todos los hombres son mortales y las mujeres también fueron piezas en las que yo actué”.


Cuando Manrique quiso entrar al mundo del teatro, Cabrujas fue la persona con la que habló. “Recuerdo claramente cuando me dijo que debía estudiar mucho con el maestro Gené y ese fue un momento definitorio en mi vida porque si hubiese estudiado con una persona distinta, probablemente no estuviera aquí sentado conversando contigo”, afirma.


“Con José Ignacio me pasa lo que piensan muchos. ¿Cómo llenamos los venezolanos el espacio que ha dejado José Ignacio Cabrujas? Fue un espléndido actor, director, escritor y sobre todo clarificador de la realidad social en nuestro país. Lo primero que yo hacia los sábados era comprar el Nacional y el Diario de Caracas porque yo sentía que solo Cabrujas –con una claridad tremenda– nos explicaba el país.

 

 
40 jóvenes actores se nutrieron de la riqueza del experimentado Manrique.
Foto: Silvia Salas

 

“De Cabrujas –prosigue el actor y director– me fascina lo incisivo que era, por ser una persona que entendió el rol del hombre de cultura y desde el punto de vista más íntimo uno echa de menos la tertulia alrededor de una copa, de una buena comida, esas rondas son simplemente inolvidables”.

Década triste


Cuenta Manrique que los 90 fueron 10 años de dolor y de inmensas pérdidas muy difíciles de superar. En 1990 muere su primer maestro, Enrique Porte, y de ahí en adelante se van despidiendo de este mundo figuras como Mariano Álvarez, Héctor Mayerston, Carlos Giménez, Fausto Verdial y José Ignacio Cabrujas. 


“Murió tanta gente de teatro –dice– que yo de tanta pérdida decidí irme de los brindis y las fiestas sin despedirme y me di cuenta cuando varios amigos me lo reclamaban y mi respuesta fue: 'ya no me quiero despedir más porque esos años para mí fueron de intenso y profundo dolor'”.


El grupo Rajatabla también suma pérdidas. “Es una organización a la que yo le tengo una enorme estima y ellos, como casi todos los grupos, están resistiendo y por otro lado están atravesando por un momento muy desgarrador. En menos de un año han desaparecido figuras emblemáticas como Paco Alfaro, director del grupo, luego de la lamentable muerte de Carlos Giménez y hace apenas unos meses murió el extraordinario actor Germán Mendieta”, precisa. 


Teatro zuliano 


Lamentablemente no ha podido ver Señoras de Maracaibo –admite–, pero amigos y críticos le han dicho que es una maravillosa puesta en escena. “Se ha hecho célebre porque habla del zuliano y de su cotidianidad y eso es lo que tiene que hacer el hombre de teatro que vive en provincia”.


Al teatro zuliano hay que meterle más patacón y ser menos belga, por citar una ciudad de Europa. Hablen de ustedes, que eso al final es lo que nos enamora en otras zonas del país. El zuliano tiene una rica cultura que tiene que explotar y qué mejor ventana que el teatro para hacerlo”, plantea Héctor Manrique.

–¿Tiene usted tanto dominio sobre la mujer que la pone a hablar en público de sus intimidades?


–Es exactamente lo contrario. En el año 2000 nació mi hija mayor Maura, una niña muy deseada porque antes de su nacimiento habíamos tenido varias pérdidas, una vez que llega ella a nuestras vidas comencé a hacerme preguntas sobre la mujer que antes no me hacía. La vagina para mí era un lugar agradable donde yo iba a jugar, a pasarla bien y como yo lo único que tengo es el teatro, a partir de ahí comencé a investigar sobre obras que hablaran de las mujeres desde un punto de vista profundo, lo que me ha llevado a montar todas estas obras que tantas satisfacciones me han traído en el campo afectivo y profesional.

Cultura y polarización política


Este año se celebró en Caracas el Festival Internacional de Teatro, cuyo presidente del comité organizador fue Héctor Manrique junto a Carmen Ramia, pero también se realizó el Festival de Teatro de Caracas. El primero, patrocinado por las alcaldías de Chacao, Baruta, Sucre y el Hatillo; el segundo, financiado por la Alcaldía de Caracas y el Gobierno del Distrito Capital.

 

3 días de magia
En un esfuerzo académico digno de todo mérito, estudiantes de Teatro de la Feda recibieron 3 días de entrenamiento con una de las figuras más exitosas de la actuación teatral en Venezuela. “Si la idea es dar 2 horas de actuación a la semana, estamos haciendo poco o nada, por eso creo que debe haber una evaluación de los pensa y adaptarlos a los métodos de estudios de gente que ha sido exitosa formando actores en el país”, plantea Héctor Manrique.

A la idea de que estos eventos dividieron en 2 bloques el sector cultural de Caracas, Manrique señala: “Un festival debe hacerse desde una mirada inclusiva, y el que tuve el privilegio de organizar nació de la necesidad de darle espacio a la gente joven. De hecho, por antecedentes como el despojo de sedes a instituciones como El Ateneo de Caracas, la eliminación de subsidios y la dificultad de acceder a centros culturales habituales decidimos no solicitar apoyo a entes del Estado nacional porque sabíamos que nos iban a tirar la puerta en la cara. Lo que sí hicimos fue solicitar permisos para hacer espectáculos de calle en el municipio Libertador y nos fueron negados”, recuerda. 


"Yo celebré el Festival de Caracas y si no estuvo el Grupo Actoral 80 es porque he intentado ejercer con libertad lo que pienso. No soy de los que se autocensuran como hacen muchos en el teatro venezolano. Mientras hay gente que calla, yo he dicho lo que pienso, y por ello me han tildado desde desestabilizador del sector cultural hasta pernicioso, que no es poca cosa", agrega.





Última actualización ( 29-06-2012 a las 09:13:05 )
Me gusta

Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

LUZ en los medios

 

 

 

LUZ Periódico



 

 

 



images/stories/botones/twitter_logo.jpg

 

 

images/stories/botones/logo_facebook.jpg

 

 

 

images/stories/botones/vimeo.jpg

 

 


Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir