Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Más de 32 millones de bolívares le costaría a LUZ incorporar a los tercerizados PDF Imprimir Correo
22-06-2012 a las 09:15:07

530 trabajadores en LUZ podrían considerarse como tercerizados. Las universidades esperan los lineamientos de la Opsu


César Eduardo Pérez

Las esperanzas de un futuro mejor y unas condiciones de trabajo de igualdad son albergadas por los 126 mil tercerizados del sector universitario del país. Para atender tareas como vigilancia y limpieza de áreas verdes, la mayoría de las instituciones contratan a entidades de trabajo externas a la Universidad, lo que transgrede la prohibición de tercerización que se establece en el artículo 48 de la recién promulgada Ley Orgánica del trabajo, los Trabajadores y la Trabajadoras (LOTTT). El texto le otorga a las instituciones un plazo de tres años para regular la situación.

 

 

Ixora Gómez, directora de Recursos Humanos de LUZ.
Foto: Silvia Salas

En el caso de LUZ, para incorporar a nómina a las 530 personas –este grupo abarca solo 11 de las 17 fundaciones y empresas rentales–, se requiere que a su partida anual de gastos de personal se sumen Bs. 32.739.986


Una serie de interrogantes surge ante este escenario: ¿qué ocurrirá con las empresas que tercerizan? ¿Está el Estado en capacidad de asumir las prestaciones sociales generadas? ¿Los trabajadores tercerizados deben ser liquidados de la empresa anterior antes de ingresar a la Universidad y, en consecuencia, perderían el tiempo de antigüedad? 


Para la directora de Recursos Humanos, Ixora Gómez, este tema responde al panorama electoral. “Lo he visto como un tema impreciso, como una oferta electoral, en el proceso político que vive el país para ofrecer una esperanza a un mundo de trabajadores que hay en las instituciones de la administración pública en unas condiciones de desventaja en comparación con aquellos que están en condición de empleados fijos. Es una situación más de oferta electoral que una cosa seriamente estudiada, legalmente asentada y por supuesto que la duda la siguen teniendo las instituciones en cuanto a cómo va a resolver la situación”, señala Gómez.


Hay que considerar la alerta que han hecho los juristas en materia laboral en cuanto a que la tercerización no aparece definida en la propia ley y que solo se dan supuestos de lo que puede considerarse como tal en el artículo 48 donde se establece la prohibición de tercerización y eso representa un aspecto importante para que las instituciones de la administración pública puedan definir lo que tendrán en cuenta como tercerización.


“Cuando hicimos una primera reunión en LUZ para evaluar estos aspectos, el ejemplo que mejor ilustraba esta situación era el caso del personal de limpieza y de vigilancia contratado que trabaja con implementos proporcionados por la Universidad. Sus servicios son de carácter permanente, pasan tiempo en la institución y, en consecuencia, ese personal podría ser considerado como externalizado o tercerizado”, afirma la directora de Recursos Humanos.


Prosigue Gómez: “Funcionarios de la Opsu han dicho que si la Universidad tiene unos trabajadores a los cuales se les paga, no directamente a través de la nómina universitaria, sino mediante una que elabora una empresa rental de la institución; si esos trabajadores ejecutan sus labores en la instancia universitaria –no fuera de ella–; y cumplen una función similar a otra reconocida en el manual de cargos de la Opsu como parte de las funciones que se conocen del personal que labora en la Universidad; todos estos trabajadores, en consecuencia, se pueden considerar como tercerizados”.

Empresas rentales


Con esta orientación, en un primer momento, se podría afirmar que el personal de las empresas rentales Ervetca y Rentagro –donde se tienen nóminas para vigilancia y limpieza de áreas– es tercerizado. Gómez puntualiza: “¿Quiénes están en las fundaciones y en el resto de las empresas rentales también son tercerizados? En este caso debemos recurrir a lo que los expertos plantean: clarificar desde el punto de vista legal el tipo de empresa o entidad de trabajo”.

 

Gómez agrega que hay quienes interpretan que las empresas de servicios no deben ser consideradas como externalizadas. Hasta que esto no se aclare no podríamos saber cuántos trabajadores son. Sin embargo, la última palabra la tiene la Opsu.


Gómez asegura que en este tema LUZ hizo lo correcto. “La Universidad envió los nombres de todo ese personal que está en las fundaciones y empresas rentales a través de su Dirección de Planificación Universitaria. Hay que considerar además aspectos contemplados en las cláusulas de la Normativa Laboral –18 y 50 específicamente en el caso del personal obrero–, donde se prohíbe el uso de empresas rentales, contratistas o fundaciones para realizar funciones previstas en el manual de cargos”, explica.


La preocupación más grande, a juicio de la directora de Recursos Humanos, se centra en conocer de dónde va a recibir LUZ los recursos para atender obligaciones no contempladas en su presupuesto ordinario y en el hecho de que hay aspectos de carácter presupuestario vinculados a los beneficios contractuales previstos en las convenciones colectivas LUZ-Asdeluz y LUZ-Soluz.


La Dirección de Recursos Humanos basó en 4 aspectos su apreciación sobre el personal tercerizado: es personal que cumple funciones en la Universidad, cuyo empleador es una empresa con personería jurídica propia; es personal contratado por la empresa y ofrecen sus servicios a LUZ; son trabajadores que laboran de manera permanente en la institución; y su desempeño es similar al establecido en el manual de cargos de la Opsu.

Cuantificación en LUZ

 

 
Haga clic en la imagen para ampliar.
Infografía: Anthony García

Desde febrero de 2012 una comisión ha venido trabajando en cuantificar el personal que trabaja en las distintas fundaciones y dependencias de LUZ. La directora general de Planificación Universitaria de LUZ, María Coromoto Hill, señala que consignó la data atendiendo a los requerimientos de la Opsu. 


La información solicitada por la Opsu incluye los datos personales, los aportes patronales (Cajas de Ahorro, Fondo de Jubilaciones, Régimen de Prestación al Empleo, Seguro Social Obligatorio, Fondo de Ahorro Obligatorio para la Vivienda), beneficios socioeconómicos (bono vacacional, bono de fin de año, bono de alimentación, otros beneficios), asignaciones (sueldo o salario, primas por hogar, hijo, transporte, bono nocturno, horas extras) y la prestación de antigüedad. Todos estos conceptos debieron calcularse de manera anual.

 

“La Opsu nos solicitó la información con el historial laboral de cada trabajador de las fundaciones y empresas externas a la Universidad. A su vez, nosotros solicitamos la información a cada una de las 17 empresas rentales y fundaciones y solo respondieron 11. Enviamos la data y es la Opsu quien tiene la última palabra sobre la incorporación o no de todo este personal a la nómina regular de LUZ”, precisó Coromoto Hill, Directora de la DGPlaniluz.


Por lo pronto solo queda esperar las indicaciones de la Opsu para concretar o aniquilar las esperanzas de esos trabajadores que esperan condiciones de trabajo distintas a las precarias en las que se encuentran en comparación con el personal universitario.





Última actualización ( 22-06-2012 a las 16:23:44 )
Me gusta

Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

LUZ en los medios


 

 

LUZ Periódico



 

Notas relacionadas

 

 



images/stories/botones/twitter_logo.jpg

 

 

images/stories/botones/logo_facebook.jpg

 

 

 

images/stories/botones/vimeo.jpg

 

 


Conozca más de...

 

Universidad Global


 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir