Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Las mujeres son más propensas a postergar la salud bucal PDF Imprimir Correo
29-03-2012 a las 12:25:01

Investigadoras de la Facoluz buscan precisar cómo los hombres y mujeres perciben el proceso de salud bucal para mejorar la atención odontológica


Roberto Torres Luzardo

 

 
Elaborar un correcto plan de atención odontológica parte de la edad, género, etnia y clase social de los pacientes.
Foto: Prensa Odontología
 

Hasta en cómo vemos la salud somos distintos. Las diferencias entre los hombres y las mujeres son un tema eterno de discusión para la humanidad. Sin embargo, las discrepancias sobre cómo vemos el mundo podrían tener un impacto en la salud y, especialmente, en cómo diseñar los programas de atención médica y odontológica.


Con esta motivación, las profesoras Rita Nava y Carmen Julia Álvarez, del Instituto de Investigación de la Facultad de Odontología, comenzaron a finales del año pasado un estudio que busca precisar, entre 50 hombres y 50 mujeres, cómo percibe cada género su salud odontológica.


Según explica la profesora Nava, el diseño de programas educativos y preventivos en odontología debe partir desde una mirada intercultural. “No se puede seguir concibiendo los programas de atención bajo una homogenización de la población sino que deben considerarse factores como la condición socioeconómica, etnia, grupo erario y el género como construcción social”, explica.

 

De acuerdo con perfiles odontológicos previos, las mujeres han presentado un mayor índice de caries que los hombres. “Esta vez les preguntamos, en nuestro proyecto, cuáles son las razones para no acudir a la consulta odontológica y los resultados nos dicen que ellas suelen darle prioridad al cuidado de su hogar y su familia, lo que hace que descuiden su salud en general y, a su vez, la salud bucal”.


Para la investigadora, el impacto de conocer esa diferenciación de género radica en que se aumentará la efectividad de los planes para prevenir y tratar enfermedades en la cavidad bucal diseñados específicamente para mujeres.


Por su parte, la profesora Álvarez ejemplifica de forma precisa el objetivo de la investigación: “La caries bucal es una enfermedad infecto-contagiosa y, si una madre tiene un número significativo de caries en su boca, solo por probar la papilla que le dará a su hijo lo puede contagiar. Mientras esa madre no esté informada, no podremos controlar de forma adecuada esas enfermedades bucales”.


En el caso de los hombres, nuestra naturaleza utilitaria sale a flote: los primeros encuestados expresaron darle más importancia a la función que a la estética en cuanto a la salud bucal. El hombre, afirman las profesoras, tiende a acudir más a la salud correctiva en vez de a la preventiva.
En contraste, la mayoría de las mujeres sabe que está libre de trastornos una vez ha sido examinada por un odontólogo. Los hombres alegan saberlo cuando hay ausencia de dolor. 


A juicio de Álvarez, una mirada sociocultural de la odontología permite ampliar el campo de acción del profesional de la salud bucal, pues están en la capacidad de producir propuestas que impacten sobre la salud en general. “El odontólogo puede formar parte de jornadas preventivas de VIH, sida y diabetes porque tenemos factores de riesgo comunes que tienen impacto en la cavidad bucal”.

Visiones distintas

“Se nos pregunta cuáles elementos deben tener los programas. La respuesta, sin embargo, es muy compleja”, asegura la profesora Rita Nava. Mientras cae la tarde sobre el edificio Ciencia y Salud de la Universidad del Zulia, desde el Instituto de Investigaciones de la Facultad de Odontología asegura que no pueden hacerse programas de atención odontológica de forma aislada, sino de cara a la realidad de cada comunidad o grupo etario.

“La mujer tiene un desempeño en la sociedad. Hemos evaluado lo que significa su triple carga: como productiva, reproductiva y participante en la organización comunitaria. En nuestras investigaciones hemos podido confirmar que es diferente la visión de la salud bucal que tienen hombres y mujeres”, afirma.


En efecto, una caries podría pasar años escondida en el espacio entre 2 piezas dentales –sin causar dolor– hasta el día en que se anuncie con consecuencias mortales. “La gente desconoce que, por la boca, las bacterias podrían viajar hacia el corazón y causar complicaciones severas como la endocarditis bacteriana”, explica la odontóloga.


Para Nava, el impacto más profundo de esta investigación debe recaer sobre quienes se forman en la Facultad de Odontología. “Los proyectos no pueden estar aislados de la docencia, y el enlace entre esta investigación debe ser estrecha con los estudiantes. Necesitamos que esa mirada intercultural se incorpore en la educación de los estudiantes”.


La intención de Álvarez es complementar y fortalecer el aprendizaje de las técnicas preventivas bajo una mirada amplia, con la intención de trascender lo meramente curativo. “Queda de parte de los estudiantes incorporar esa visión en la labor profesional que ejecutarán cuando egresen de la Universidad”. 


A finales de año, las profesoras esperan presentar los resultados definitivos de este proyecto –financiado por el Consejo de Desarrollo Científico, Humanístico y Tecnológico– con el propósito de proveer mejores herramientas para garantizar la salud bucal de hombres y mujeres por igual.





Última actualización ( 29-03-2012 a las 12:25:07 )
Me gusta

Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

LUZ en los medios


 

 

LUZ Periódico



 

Notas relacionadas

 

 



images/stories/botones/twitter_logo.jpg

 

 

images/stories/botones/logo_facebook.jpg

 

 

 

images/stories/botones/vimeo.jpg

 

 


Conozca más de...

 

Universidad Global


 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir