Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Jaime Requena: "El Gobierno debe acercarse a las universidades para mejorar el PEII" PDF Imprimir Correo
14-10-2011 a las 21:18:01

Advierte que investigadores consolidados, de gran trayectoria, quedaron por fuera. Pese a sus críticas al programa, reconoce que un acercamiento con el sector es fundamental

 

 


Haga clic en Reproducir para escuchar la entrevista


Jesús Urbina y Johandry A. Hernández

En 2008, el profesor Jaime Requena –investigador de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic)- divulgó un polémico trabajo sobre el estado de la ciencia en el país. Los hallazgos fueron reveladores: la producción científica venezolana era la más baja en los últimos 25 años.

 



Requena: “El Gobierno quiere una ciencia al estilo cubano o soviético, en la que todo el mundo sea igual, sin méritos”.
Foto: archivo

Según Requena, de los 5.222 investigadores acreditados en el extinto Programa de Promoción al Investigador del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación; solo se publicaron 1.189 trabajos en 2007. “A pesar del aumento de investigadores acreditados, disminuyó la cantidad de trabajos”, alertó.

 

Este reconocido académico escudriñó en la base de datos del Instituto para la Información Científica (una de las más grandes, con 8.500 revistas acreditadas y cerca de 1,3 millones de artículos) y encontró los artículos de venezolanos publicados desde 1983 hasta la actualidad. El diagnóstico: los investigadores no tenían ni una publicación anual. 


“La baja indica que esas personas que hacían ciencia se han ido del país o se han jubilado, mientras que la baja solo indica que no hay gente joven entrando en el programa. El alza en número de investigadores representa el financiamiento para un trabajo de investigación sin continuidad”, advirtió Requena hace 3 años.


Participó en el programa Agenda Pública, de LUZ Radio 102.9 FM y habló sobre su diagnóstico del actual Programa de Estímulo al Investigador e Innovador.

 

Participó solo para hacer críticas desde su propia experiencia y de entrada aclara: “No es un programa académico, presenta trabas para fatigar y desestimular”. Hace algunos meses dirigió sendas preguntas al Gobierno: “¿Dónde quedan las obligaciones que adquirió el Estado Venezolano con los Investigadores del PPI? ¿Cómo explica la paradoja que siendo Venezuela el país del mundo que más dinero invierte en investigación científica y desarrollo tecnológico sea, a su vez, el país con la más baja productividad en artículos publicados y en patentes otorgadas?”.

Ha dicho que en el PEII lo académico es secundario y denuncia que es un mecanismo sesgado por lo ideológico. ¿Ratifica esta postura?


-Una vez que uno pudo sortear todas las trabas técnicas y los mecanismos perversos para registrarse, puede uno comprobar que el investigador con un amplio currículo tenía el trabajo más difícil. Yo tengo más de 100 publicaciones acreditadas, tenía que ver el tiempo que me tomaba a mí hacer eso. Estamos hablando de horas, de días. La gran sorpresa es el baremo que utilizaron y que no se conocía porque no fue discutido. Nadie aclaró cuántos puntos tenía un doctorado, una licenciatura, un libro. Había uno grises sobre lo “la aplicación social de la ciencia” y unas comisiones de evaluación de dudosa reputación. Todo es un misterio y por la intervención de la política aparece un cambio de señas cada 5 minutos.

¿Qué critica usted de esas comisiones de evaluación?

 

  

Requena denuncia que el financiamiento de una investigación sin continuidad no tiene sentido para el Estado.
Foto: Jesse Hernández Luzardo

-Su composición, el historial de los integrantes evaluadores. Participó muy poca gente, en contraste con las comisiones del extinto del PPI, que eran más numerosas y con las credenciales del más alto nivel, evidenciaban una mayor experiencia como evaluadores. En este caso eran personas que no estaban en el PPI, que no tenían experiencia y lo peor: el 85% de las personas de las comisiones pertenecían a la UCV. ¡No había nadie de LUZ! ¿Cómo solo personas de Caracas iban a evaluar lo que estaba ocurriendo en Maracaibo, por ejemplo? Este criterio habla de la poca disposición al pluralismo. No puede ser que para evaluar ciencias sociales, solo se consideraron a antropólogos. Es muy difícil cuando en una comisión hay dos antropólogos y un político que tiene un programa de televisión en el que se dedica a despotricar en contra de los demás y resalta las virtudes del Partido Socialista Unido de Venezuela. Esas comisiones no tienen méritos para evaluar a nadie, están mal dotadas en términos de capital humano.

Hubo muchos investigadores de renombre en la actividad científica nacional que no quedaron. ¿Qué pasó?


-Esta fue otra gran sorpresa. Hubo gente que en primera instancia no ingresó al programa y están en la categoría tipo A como innovadores. Tenemos el caso célebre de alguien que no tiene 18 años, un muchacho de un liceo de Biruaca, Apure y por decir que conectó celdas fotoeléctricas a un motor se convirtió en un innovador y lo ingresan como tipo A y no sabemos si está en una Universidad. Según los datos, en el PEII hay 260 tecnólogos. El problema radica en que metemos en el mismo saco a personas con experiencia y sin experiencia. Es injusto. Un ex director del IVIC, con amplia trayectoria en física, lo bajaron de categoría, por ejemplo.

Muchos renunciaron por esos criterios de injusticia a la trayectoria académica...


-Yo no fui el único en renunciar. El profesor José Luis Paz, de la Universidad Simón Bolívar, también lo hizo. No importó que fuera de los pocos que en Venezuela trabaja con óptica cuántica teórica, que tuviera más de 100 publicaciones: quedó en la categoría A, igual que uno de sus propios estudiantes. No hay respeto ni reconocimiento a la jerarquía, a los años de trabajo. A los eméritos los pusieron en nivel C, es decir, los rebajaron de categoría.

¿A qué se debe ese desprecio por la experiencia?


-Siempre se dijo desde el Gobierno que ellos querían un programa plano, al estilo cubano o de la Unión Soviética que todo el mundo es igual, querían un PEII con una sola categoría, que no hubiera nadie que pudiera sobresalir, perder el nominalismo de la ciencia.

Después del esfuerzo del Gobierno por diferenciar al PPI y al PEII, ¿cuál es la diferencia real?


-Quedamos en lo mismo. De hecho, se ha reforzado ese concepto de que lo importante es que van a pagar y se obvia lo académico. Por eso, el PEII tiene una orientación populista, política y engañosa. Es un programa de improvisación, está politizado. Nosotros todavía estamos viviendo la nostalgia de la Unión Soviética y del posmodernismo. Es la política que nos tratan de imponer. Cuando vieron que tenían los mismos investigadores que tenían en el PPI, llamaron al populismo: les daré dinero para ganarme la voluntad de ustedes los investigadores. Anunciaron que pagarían y que ya no se necesitaba tener investigación.

¿Qué se puede rescatar del PEII?


-El Gobierno debe acercarse a las universidades para mejorar el PEII a escuchar las propuestas de los Consejos de Desarrollo Científico de las universidades del país, pues allí se concentra toda una trayectoria de rigurosidad científica y de atención a las principales urgencias nacionales. Se deben superar los problemas técnicos e instrumentales del sistema, pero también reconocer el nominalismo de la ciencia. Hay que luchar por un programa que incorpore a todos los investigadores, muchos de gran prestigio quedaron por fuera.

 





Última actualización ( 14-10-2011 a las 21:29:29 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

LUZ en los medios

 

Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir