Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Imelda Rincón Finol, exrectora de LUZ: "Merecemos que declaren a LUZ como Patrimonio Nacional" PDF Imprimir Correo
16-09-2011 a las 13:00:51

La única mujer en haber ocupado el cargo de rectora de LUZ cree necesario afianzar la formación ética e inclusión social. Apuesta por una integración Universidad-Estado más cercana


Roberto Torres Luzardo

 

Imelda Rincón Finol
La profesora e investigadora Imelda Rincón Finol fue rectora de LUZ entre 1988 y 1992. Foto: Juan Cabrera

El mediodía la sorprende en una sala de reuniones de Fundadesarrollo, conversando animosamente sobre proyectos venideros. Hacen ya 19 años desde que dejó de ocupar el escritorio de rectora (fue la primera mujer en sentarse allí) pero sigue activa en los espacios de la Universidad del Zulia.  “Ha sido una gran parte de mi vida”, dice la profesora e investigadora Imelda Rincón Finol, rectora entre 1988 y 1992.

Mientras gesticula, deja ver el escudo institucional que, por descuido, se estampó en la mano derecha con un sello de tinta negra. “Mira, incluso aquí la tengo”, comenta desde una pequeña oficina en la sede de Fundadesarrollo, ente que dirigió hasta hace pocos años. Durante la conversación muestra con orgullo textos que recogen lo que fue, en sus palabras, toda una experiencia: el centenario de la Universidad.

20 años más tarde, LUZ se vuelve a vestir de celebración con motivo de sus 120 años de fundación pero, más allá de las ofrendas florales y los festejos, el momento es ideal para la introspección y autoanálisis. Al preguntarle a la profesora por lo que debe venir luego de los 120 años, por el porvenir universitario y el camino que ha de tomarse, rápidamente se refugia en las páginas de la historia para recordar el camino ya andado.

“Cuando LUZ nace, se conceptualiza el día de su instalación como un día de fiesta para la ciencia. La Universidad se crea tomando como orientación general su alcance científico. Eso se explica cuando Francisco Eugenio Bustamante crea el periódico la Universidad del Zulia como un órgano de difusión de la ciencia, fundamentalmente”, explica.

La intención fue, desde el principio, que la Universidad llevase la ciencia que se creaba en las aulas hacia la sociedad, por medio de las generaciones que se formaban, y  especialmente que esta formación profesional estuviese atada, indivisiblemente, a un sentido ético del ejercicio profesional. Según indica la exrectora, luego de que la universidad fuese cerrada y que se diera la anhelada reapertura, Jesús Enrique Lossada se convirtió en el hombre-institución.

“Fue él quien agrupó a sectores diversos de la sociedad marabina en pos de esa reapertura y, cuando se reabre, el Ejecutivo Regional declara ese día como Día de la cultura. Vemos cómo la ciencia y la cultura se hermanan para potenciar el liderazgo de LUZ”, afirma.

No fue unísono el grito de reapertura. Sectores conservadores del Zulia pensaban que la provincia no requería una Universidad. En esas mismas voces hizo eco el ministro Eduardo Blanco para firmar el decreto de cierre en 1904. “Allí se expresaba que la Universidad era excluyente porque, para ser de excelencia, necesitaba alumnos y profesores muy bien educados y de los más altos sectores”, asegura.

A dónde vamos



Imelda Rincón Finol

La exrectora afirma que LUZ debe que afianzar su liderazgo social. Foto: Juan Cabrera

La profesora regresa su análisis al 2011, a la luz de esta historia que ha hilvanado. “Vemos hoy que hemos superado todas estas antinomias. LUZ hoy es un centro educativo, científico y cultural. Ha generado todo el desarrollo universitario del occidente del país porque, de todos los estudios universitarios que se han generado, LUZ ha sido la pionera”, dice con aplomo.

La profesora explica que, durante la celebración de los 120 años de la fundación y los 65 años de la reapertura, el Ejecutivo Regional debería declarar a la Universidad del Zulia como Patrimonio Académico de la región. “También merecemos que nos declaren, en el contexto del bicentenario, Patrimonio Nacional, porque esta es la primera universidad republicana”. 


Para Rincón, la Universidad del Zulia constituye la principal fuerza modernizadora del estado, pese a las dificultades. No demora en establecer un diagnóstico: a su juicio, urge un mayor énfasis en la formación ética de los profesionales. “Hay que afianzar la formación en los valores de equidad, solidaridad e inclusión social. Hay que  más respetuosos de la divergencia, porque ésta siempre ha formado parte de la dinámica de la Universidad”.

Apuesta por una integración Universidad-Estado más cercana. Le parecen probables acercamientos con funcionarios de estado para que el gobierno avance en materias claves como la vivienda y el agro. De acuerdo con su visión, el Consejo Nacional de Universidades serviría de escenario para esta interacción, y beneficiaría el desarrollo creativo de las Universidades.

La Universidad, explica, ha sido pionera en la municipalización de la educación. De hecho, durante su gestión, los Núcleos de Cabimas y Punto Fijo adquirieron el estatus de Decanatos. Insiste en la importancia de que germinen nuevos focos académicos en las diferentes regiones del Zulia, tal como sucede con el Núcleo del Sur del Lago.

Rincón tiene muy claro el camino que le queda por delante a la universidad. Antes de que concluya la pregunta, lo espeta: “Tenemos que afianzar nuestro liderazgo social. Pero antes de hacer eso requerimos un cambio sustantivo en las estructuras académicas. Seguimos prácticamente con los mismos programas y necesitamos crear nuevos. Que haya más interdisciplinariedad. El esquema de las facultades como feudos es totalmente infuncional”.

Comillas

Estoy preparando a mis nietos para que me representen en los actos del bicentenario de la UniversidadComillas


 

Para transformar a la Universidad, la profesora apunta hacia un cambio sustantivo en las estructuras, mayor interdisciplinariedad y la proyección de los avances. “Debemos integrarnos internamente desde el punto de vista académico”, resalta. 


Durante los actos protocolares del 120 aniversario, la exrectora recordó aquella extensa memorable celebración del centenario, en el que los girasoles constituyeron la principal decoración, en homenaje al poemario “El reloj de los girasoles” que escribió Jesús Enrique Lossada. “Ahora, cada vez que veo un girasol me emociono”, dice sonriendo.

 

“La polarización siempre ha existido, pero tenemos que vencerla con el diálogo”


Imelda Rincón Finol
Rincón sostiene que hay que luchar por un presupuesto justo, pero también que la universidad debe interpelarse y buscar una mayor racionalidad. Foto: Juan Cabrera

Nuestro país vive una era de gran confrontación y polarización. ¿Qué puede hacer la academia para afrontar esa situación?


-Decir que la polarización es nueva es falso. Hay que recordar, por ejemplo, el decreto de Rómulo Betancourt en el que ordenaba la exclusión de todos los maestros con ideología de izquierda. Hay que recordar que la pugna entre el catolicismo y el positivismo, que determinó la expulsión o retiro de profesores. Esa polarización siempre ha existido pero tenemos que vencerla con el diálogo. Sigue viva, pero no es de ahora. La de hoy, estemos claros, es una lucha entre el capitalismo y el socialismo; entre izquierda y derecha. Sin embargo, la voz del diálogo debe prevalecer, al igual que el análisis y la investigación. El acuerdo y el encuentro tienen que darse a través del estudio y los valores. Deben ser nuestros instrumentos para superar las divergencias.


Usted fue la primera mujer en ser electa como rectora de LUZ. ¿Qué diagnóstico hace sobre el rol de la mujer en la sociedad de hoy en día?


-Evidentemente que el desarrollo de la mujer es continuo. En el país y en la Universidad, que ha sido pionera en este tema. En LUZ se graduaron las primeras mujeres maestras, por ejemplo, y se ha caracterizado por darle oportunidades a la mujer para asumir posiciones de la más alta gerencia. Sin embargo, la confrontación sigue impactando el desarrollo de la mujer. Recientemente hice un discurso con motivo del bicentenario que fue publicado en la página de Aporrea, y todavía sigo recibiendo correos electrónicos irrespetuosos para mi condición de mujer. Veo que hay un ascenso del rol de la mujer, pero hay fuerzas conservadoras que tratan de opacarlo al usar viejas concepciones que relacionan la vida de la mujer con lo más superficial.


¿Cómo podría la Universidad contribuir con ese ascenso?


-LUZ también fue pionera en este tema al abrir la cátedra libre de estudios de la mujer. Hay que acrecentar esos estudios y seguir valorando y contribuyendo a que la formación de las mujeres sea cada vez mejor, y que estén debidamente preparadas para su rol como profesionales y también como la pieza fundamental de la familia.


¿Le parece que vivimos en una sociedad matriarcal?


-Lamentablemente sí, porque vemos todavía muchas madres solteras que deben levantar solas a sus hijos, pero tenemos un avance constitucional: se reconoce a la madre y el padre como responsables del núcleo familiar. Existe ahí una superación porque los viejos estilos constitucionales veían en la mujer el soporte único de la responsabilidad familiar. Ahora, la mujer soltera, a través de los exámenes de ADN puede incluso identificar al padre para hacerlo responsable.


¿Hay alguna cosa que cambiaría sobre su gestión?


-No, estoy muy satisfecha. En ese momento se proyectó la Universidad nacional e internacionalmente. Hubo un apoyo inolvidable de los medios de comunicación y se acuñó el término de la Universidad Centenaria. Claro, hubo muchas limitaciones e ingobernabilidad. Fui una de los primeros rectores que reconoció la ingobernabilidad de la universidad. Lo importante es reconocer las dificultades y tratar de trascenderlas.


¿Cómo ve el asunto del presupuesto universitario hoy en día?


-Hay que seguir luchando por un presupuesto justo, eso ha sido una línea continua de lucha, pero también le corresponde a la universidad debe interpelarse y buscar una mayor racionalidad. Debe verse como una inversión y no como un gasto. La falta de integración académica contribuye a que el presupuesto se haga más insuficiente. Creo en la honradez de la Universidad en el manejo de sus finanzas. De buena fe.


Celebramos 120 años de la instalación de la Universidad. En el año 2091, cuando se celebre su bicentenario, ¿cómo le gustaría ver a LUZ?


Como una universidad totalmente distinta académicamente. Integrada, apoyada en la tecnología para que sus saberes y haceres lleguen de forma directa a toda la población. Estoy preparando a mis nietos para que me representen en los actos del bicentenario de la Universidad (risas). La celebración del centenario fue la línea matriz de mi gestión, entonces aprecio mucho la historia de la Universidad y creo que ahí está nuestro eje principal en el camino hacia el futuro.

 





Última actualización ( 16-09-2011 a las 13:23:49 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Notas relacionadas
Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir