Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Américo Gollo: "Ninguna ley puede generar transformación en las Universidades" PDF Imprimir Correo
14-01-2011 a las 11:50:20

En medio de un debate nacional sobre el rol de la academia en la sociedad, el catedrático expresa la necesidad de corregir desviaciones éticas. Asegura que la reforma de 1970  convirtió a la Universidad en una extensión de la política externa


Roberto Torres Luzardo y Jesús Urbina

 

Haga clic en el botón de Reproducir para escuchar al Prof. Américo Gollo en Agenda Pública con Jesús Urbina por LUZ Radio.

 

Américo Gollo
 
Para Gollo, la verdadera fuerza de una universidad radica en la búsqueda de la verdad a través de la producción de conocimientos. Foto: Jesse Hernández

"A la Universidad la nutre y le da vida la libertad, que es -a la par- su condición necesaria y casi suficiente para existir y ser buena". Con estas palabras, en un contundente artículo en octubre de 2010, Américo Gollo -ensayista, profesor y artífice de la Facultad Experimental de Arte de LUZ- reclamaba de las universidades venezolanas un cambio desde los cimientos para representar con fidelidad su papel en la sociedad.

Un par de meses más tarde, la extinta Asamblea Nacional sancionó -de un madrugonazo- una Ley de Educación Universitaria que suponía un amplio control estatal de las casas de estudio. Ante la asonada, Gollo no guardó silencio. "La Universidad se puede salvar. Ha de surgir un movimiento que sea capaz de rechazar la violencia, la insensatez, el carácter totalitario (...) y hacerlo demostrando las inconsistencias de esta ley", dijo en un reciente artículo de opinión.

El profesor aportó al debate nacional sus visiones, en el programa Agenda Pública, por LUZ Radio 102.9 FM.

Politización

De acuerdo con Gollo, el proyecto de Ley de Educación Universitaria (LEU) que se vetó tiene su origen tiempo atrás, desde la reforma que el ex presidente Rafael Caldera introdujo con el objetivo de limitar la autonomía universitaria. "Se deforma porque Caldera introdujo en 1970 una estructura de extensión política del mundo externo a las instituciones. La democracia en la universidad no se puede definir desde la política, ni en términos de votos, mucho menos de poder", asegura.

Varios proyectos de transformación habían sido impulsados antes, pero no le hacían bien a la conceptualización de Universidad, a su juicio. "Le daban beligerancia a los obreros y empleados, tal como si fuera de la misma axiología de la universidad, que está definida como una comunidad de valores para buscar el conocimiento. El valor de los gremios, o más bien, sus intereses, son diametralmente opuestos a los de la academia", expresa.

Comillas
El contenido ético de la palabra Comillasprofesor es muy grande

Gollo tiene una postura firme y, quizás con muchos adversarios, sobre las elecciones internas. Cree que se debe superar la tragedia de haber tomado de la estructura social la forma política, por la cual la elección de decanos, rectores y demás se convierten en elecciones no académicas. "En ese campo hay muchas perversiones y debemos superarlas", asegura.

 

La universidad del siglo XXI

También refiere al documento que produjo la Unesco, en el Congreso Internacional de la Educación Superior 1998 -celebrado en París, Francia- como el trabajo "más monumental en la historia para definir la universidad del siglo XXI". Se produjo en ese documento una redefinición de la universidad con la investigación y el sentido de pertinencia como componente central.

Crisis, motor de cambio

"Santo Tomás de Aquino decía que una universidad siempre tenía que vivir en crisis. Hoy día vemos una crisis ontológica de la universidad: cada descubrimiento se fosiliza y hay que crear una pelea para superarla", comenta y señala otra crisis que debe encarar la universidad: su relación con el Estado. "La universidad tiene un único fin ético y filosófico: la búsqueda de la libertad y su conquista. La sabemos conquistada cuando el conocimiento la amplía más allá". En el tono de voz que acompaña sus palabras finales se siente una nota de esperanza. "Si nosotros logramos corregir las desviaciones éticas -dice Gollo- se puede concebir un proyecto académico que cumpla con un basamento científico sólido y una orientación ética muy pertinente. O mejoramos, o perdemos".

Gollo apunta a una herencia que dejó la célebre reforma de la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina, en 1918), la cual define el rol político de la universidad como alejado de las actividades partidistas. "La visión política es decirle a la sociedad lo que hay que hacer. La sociedad debe escoger si lo toma o no", expresa.

Educación

Las tareas que la academia debe cumplir para representar un papel adecuado ante la sociedad -generación de conocimiento, desarrollo para la sociedad y profundización en el saber- están supeditadas a los actores principales de esa universidad que Gollo resalta: los profesores. "El contenido ético de la palabra profesor es muy grande", dice, al tiempo que recuerda el término "trabajador académico" que la extinta LEU proponía.

"El pedagogicismo partió de una hipótesis macabra: que cualquier persona que tenga la capacidad de enseñar puede enseñar cosas que no sabe. Es una visión tan bastarda, tan vil", dice.

Sobre la masificación de la educación, refiere que la universidad tomó una labor que no le corresponde y que se trata de una falla en la concepción. "Sí estamos calificados para precisar y guiar la educación primaria y secundaria que debe impartirse en la nación, tal como lo establece la Ley de Universidades del 1970, en su artículo 3", refiere.

Apunta también al perjuicio conceptual que significa una reforma universitaria que parta desde la sanción de un órgano jurídico, por vía parlamentaria. "Ninguna Ley puede generar transformación, porque toda ley es para regular. Una ley es una conclusión de un proceso, pero es para regular".

¿Transformación?

Ante un clima de debate y discusión nacional acerca de la modificación del papel que las casas de estudio representan en el país, el ensayista explica que anteriores impulsos de cambio en las universidades habían significado un retroceso. "El cambio se quería para lograr el voto paritario, eso es una aberración y una traslación del problema político externo hacia la universidad", afirma.





Última actualización ( 18-01-2011 a las 12:14:28 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir