Agencia de noticias de la Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
Rigoberto Lanz: "La ideologización contraría el concepto de Universidad" PDF Imprimir Correo
07-01-2011 a las 11:46:53

Insiste en que el cambio en la universidad debe nacer desde adentro. Para este intelectual, los gobiernos, por sí solos, cualquiera sea su signo o ideología, son pésimos para transformar: “Cuando un gobierno intenta reformar la universidad ocurre una catástrofe”


Jesús Urbina / Johandry Hernández

En 2003, el reconocido académico venezolano Rigoberto Lanz -de amplio prestigio internacional- debatía en Brasil que las agendas de transformación universitaria estaban muy bien posicionadas en América Latina y aseguraba que el éxito de este tipo de proyectos solo podía ser viable y real si se desarrollaba por los actores que forman parte de las mismas universidades. “Nadie mejor que profesores, estudiantes y personal sabe cuáles son las debilidades y fortalezas de sus instituciones”, decía.

 

 
  Lanz resaltó que lo más importante es vencer la apatía y lograr la participación real de los universitarios.
Foto: archivo

Su autoridad en el tema de la transformación universitaria se basa, quizás, en que pocos investigadores como él conocen la dinámica de las instituciones de educación superior en Venezuela, al punto que ha sido responsable de impulsar reflexiones sobre reformas para el Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC), adscrita a la Organización de Naciones Unidas (ONU). 


Hoy, cuando el debate ha cobrado una mayor fuerza nacional, ofrece varias pistas para reflexionar sobre la universidad que tenemos y la que debemos comenzar a construir. Lanz conversó con el profesor de LUZ y conductor del programa Agenda Pública, en LUZ Radio, 102.9 FM.  A continuación encontrará parte de sus planteamientos.

¿Son los gobiernos los que deben impulsar una reforma universitaria?


Los gobiernos, cualquiera sea su signo o ideología, son pésimos para transformar. No hacen nada, son indeseables dentro de las universidades y cuando eso ocurre el intento de reforma se convierte en una catástrofe. Miremos el caso de Chile cuando la época de Augusto Pinochet, que fue aberrante. Ese gobierno intentó impulsar un cambio en las universidades y llegaron al punto de quemar y destrozar libros con carátulas rojas solo porque era el color del comunismo. Ocurren cosas absurdas. Si tenemos un gobierno que tiene voluntad de transformar, es malo, allí no hay garantía, porque no tienen la condición para liderar esta transformación. Es cierto que a la universidad por sí misma le cuesta mucho cambiar, necesita una fuerza ética e intelectual para hacer su propia transformación, pero debe salir de los mismos integrantes que por años han luchado y hecho propuestas para un cambio real en las universidades.

Se habla desde hace años de una crisis, pero no hay certeza de lo que se debe transformar. ¿Cuál debe ser el objetivo de un cambio real?


—Yo diría que no hay espacio en el que no haga falta una transformación en nuestras universidades. Todo su quehacer interno requiere un cambio y no se trata únicamente del anacronismo de las clases en el aula, donde predominan los espacios horribles, los pupitres roídos o de si hay mucha matrícula y no se tiene capacidad para atenderlos. ¡No! Esos son aspectos menores, secundarios. Se trata de que el concepto de educación es anacrónico en la posmodernidad. No hay ámbito que pueda salvarse o resguardarse, pues se agotaron los paradigmas. Es una tendencia en el mundo entero. Miremos, por ejemplo, el caso de Europa, que lo máximo que pudo hacer fue movilizar y dinamizar el tránsito de estudiantes, a través del Plan Bolonia. Se ha creído, por otra parte, que la universidad de hoy debe acoplarse al mundo empresarial y mejorar la relación con las industrias. Ese camino liquida la vida de la universidad como centro de gestión del conocimiento, de sensibilidad ciudadana, de adquisición de destreza. También se habrá perdido la batalla si se limita a la acreditación de títulos, pues ya hay empresas que tienen sus propias universidades, como el caso de Toyota. Esa tendencia se ha multiplicado año a año. Se trata de refundar y reivindicar el concepto y la misión misma de la educación.

ComillasNo puede existir una universidad católica, ni chavista, ni marxistaComillas


Sin embargo, hay un arduo trabajo adelantado para propiciar una reforma…


—En la última conferencia mundial sobre educación superior, en Cartagena, nos dimos cuenta de que hay un estupendo escenario para una discusión amplia que nos permita construir una agenda mínima. Creo que todos estamos de acuerdo en que hace falta una reforma profunda, porque tenemos una verdadera crisis del pensamiento: el amigo Cristovam Buarque, ex ministro de educación de Brasil, ha dicho que las universidades en el mundo tienen mil años haciendo lo mismo

¿La humanidad percibe como urgente que el modelo de universidad está en crisis? 


—Irónicamente no. La ignorancia no está en crisis. Los 6 mil millones de habitantes de este planeta se enrumban hacia un abismo y están como en el Titanic, bailan en una habitación divinamente mientras el barco se hunde. Si seguimos así, pasarán siglos y siglos y no ocurrirá nada.

Venezuela y su reforma universitaria

El país parece no estar dispuesto a aceptar imposiciones en las universidades, tal como lo planteaba la Ley de Educación Universitaria.

ComillasNo hay espacio en el que no haga falta una transformación en nuestras universidadesComillas


Una ley por sí sola no promoverá una transformación en las universidades nacionales. Habría que acotar que los cuerpos normativos sirven para crear un marco jurídico, establecer unos parámetros mínimos de funcionamiento y ayuda para que los actores definan los rumbos. Ahora, no debe privar únicamente la visión de cierta gente. Es verdad que nunca habrá acuerdos plenos, pero se puede hacer un esfuerzo mayor entre los sectores en discordia.

Hay mucho temor sobre una ideologización de la educación universitaria en Venezuela… 


—Lo que se requiere de una ley es que tenga una visión transdisciplinaria, compleja, que proponga otros paradigmas de hacer ciencia y podamos superar el modelo positivista, que no ha logrado dar bienestar real a la humanidad. La ideologización contraría el concepto de universidad, no puede haber denominaciones adjetivas e ideológicas para la educación, eso es una aberración. No puede existir una universidad católica, ni chavista, ni marxista. La universidad es un espacio público, le pertenece a toda la sociedad, no debe negar la existencia del disentimiento

¿Esta situación que vivimos en el país puede provocar un cambio real?


—Tenemos que apostar a la sensibilidad. No se trata de un conflicto político entre el Gobierno y la oposición. Tenemos que evitar los triunfalismos y trabajar, tal como lo hace día a día gente muy valiosa en todo el país, por una universidad de calidad, en apostar por una reforma real. Soy optimista, hay mucha gente decepcionada, pero tenemos que lograr que todos estos esfuerzos encuentren eco para que haya una disposición a mejorar la universidad. Hay que vencer la apatía y recordar que no se trata de un proyecto de corto plazo.

LUZ comprometida con la reforma


Durante su intervención, Lanz resaltó que en su trabajo por la transformación y cambios de paradigmas en las universidades venezolanas, auspiciado por la Unesco, ha contado con investigadores muy valiosos y comprometidos en LUZ. “Tenemos un equipo de gente muy activa y trabajadora en el Zulia, liderado por la profesora Ana Julia Bozo. Eso nos demuestra que no se trata de un problema de Caracas, sino que hay todo un país involucrado realmente en una reforma”, expresó.





Última actualización ( 07-01-2011 a las 13:09:20 )
Me gusta


Archivo de noticias
Universidad
Academia
Comunidad
Economía
Salud
Ciencia y tecnología
Deporte
Cultura

Otras secciones
Entrevistas
Encuestas
LUZ Periódico
Especiales LUZ AdN
Boletines LUZ AdN
Informes de gestión
LUZ en los medios
Opinión

 

 


 

 

 

 

LUZ en los medios

 

Conozca más de...

 

 

 

Especiales LUZ AdN

 


  Entrevistas en LUZ AdN

 


 

 

 

 LUZ Periódico

 


 

Teveluz

 

LUZ Web

 

LUZ Radio

^ Subir